eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Popular: "En pocas semanas podremos contestar las preguntas del mercado"

- PUBLICIDAD -
La AEB pide que se deje trabajar al nuevo equipo directivo del Banco Popular

La AEB pide que se deje trabajar al nuevo equipo directivo del Banco Popular

El consejero delegado del Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, ha dicho hoy que en pocas semanas la entidad será capaz de contestar las preguntas que se hace el mercado, que son cuánto tiene que dotar para desinvertir sus activos improductivos rápidamente, y cuánto genera su negocio principal.

Sánchez-Asiaín ha explicado que en las últimas sesiones bursátiles Popular ha generado "poca confianza" en el mercado, que, tal y como ha criticado, no ha sabido distinguir con claridad sus dos negocios, que son el tradicional y el inmobiliario.

No obstante, ha reconocido que el banco tampoco ha sido capaz de explicar "de forma coherente" a los inversores sus dos "realidades", ni contestar a las preguntas que se hace el mercado, que son el dinero necesario para una rápida desinversión de los activos inmobiliarios, y cuánto genera su actividad principal.

En este sentido, y en la que ha sido su primera intervención desde que fue nombrado "número dos" del banco el pasado 10 de abril, Sánchez-Asiaín ha recordado que el Popular decidió en septiembre separar su negocio tradicional del inmobiliario.

No obstante, hasta hace unos días el banco no ha tenido disponible la segregación contable de ambos negocios, en la que se detallan sus ingresos, sus costes o sus provisiones.

Así, tal y como ha dicho, "a partir de ahora seremos capaces de responder esas dos preguntas", y "una vez se de esa información al mercado, será el mercado quien dirá cuál es el equilibrio entre uno y otro negocio y pondrá valor al Popular".

A pesar de esta realidad, el nuevo consejero delegado ha defendido que la entidad cuenta con una posición de ventaja competitiva, un valor tangible actual, y un modelo de gestión probado.

Pese a ello, ha reconocido que el problema del banco es que no ha terminado de digerir el riesgo inmobiliario, y ello pese al esfuerzo hecho.

"Quizás no hicimos lo que otros tuvieron la oportunidad de hacer", ha dicho el consejero delegado del Popular en relación a las ayudas públicas que recibieron algunas entidades, que además pudieron segregar sus activos inmobiliarios a Sareb.

A pesar de haber provisionado 25.000 millones de euros, lo que supone "un esfuerzo tremendo", "seguimos teniendo un problema de digestión de los activos", ha dicho el consejero delegado, que ha insistido en que el objetivo del banco es desinvertir de forma rápida en el negocio inmobiliario y centrarse en su negocio tradicional.

Sánchez-Asiaín, que ha intervenido hoy en el XXIV Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte, ABC y la Sociedad de Tasación, también ha destacado que el Popular es capaz de generar capital de forma orgánica y que incluso cuenta actualmente con más que al inicio de la crisis, y que no consigue dirigir sus activos improductivos ante las crecientes exigencias regulatorias.

De esta manera, el equilibrio entre los dos negocios -tradicional y inmobiliario-, y las exigencias regulatorias serán los factores que marcarán el tiempo del banco, y ello dentro de sus alternativas de acción posible, que son la generación orgánica de capital, las desinversiones, el acceso al mercado -ampliación de capital- o una operación corporativa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha