eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La UE avanza con su plan de inversiones, con Grecia como telón de fondo

- PUBLICIDAD -

La Unión de Europea (UE) dio hoy un nuevo paso adelante dentro de su "plan Juncker" de inversiones para relanzar el crecimiento, al anunciar que las pymes podrán recibir financiación ya a partir de mayo, mientras trata de minimizar la inquietud que genera la situación sobre el rescate a Grecia.

La Comisión Europea (CE) que preside el conservador Jean-Claude Juncker informó hoy de que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) comenzará a financiar a pymes cuatro meses antes de lo esperado con parte de los 5.000 millones de euros que va a aportar al plan europeo de inversiones estratégica y con el que se pretende movilizar 315.000 millones en tres años.

Para ello, el BEI ofrecerá a las pymes efectivo, no garantías, a través del Fondo Europeo de Inversiones, de manera que la institución asumirá el "riesgo" de comenzar estas operaciones antes de que esté constituido el núcleo duro del "plan Juncker", el conocido como Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI).

Este, que en principio estará listo en septiembre, ha sido el principal punto de discusión en la reunión de hoy entre los titulares de Economía y Finanzas de los veintiocho países de la UE.

Los ministros mostraron su preferencia mayoritaria por que ningún Estado contribuya con aportaciones directas al EFSI, lo que permitirá al socio contribuyente sentarse en el directorio del fondo, y se inclinaron por participar a través de sus bancos nacionales de promoción, como el Instituto de Crédito Oficial (ICO) español.

Estos bancos no pueden aportar capital al fondo, sino que podrían destinarlo a plataformas de inversión paralelas al mismo o a proyectos concretos, lo que supone que los países no lograrían representación en el consejo de dirección.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, saludó la idea de reunir a todos los ICO, también para promover inversiones en proyectos transfronterizos, como en la energía.

Varios socios, como Polonia y Lituania, pidieron que las contribuciones que se hagan a través de los bancos nacionales de promoción cuenten con las mismas ventajas que las aportaciones directas al fondo en términos contables.

Esto supondría que las aportaciones no computen a la hora de evaluar el cumplimiento de un país del objetivo de mantener el déficit por debajo del 3 %.

La discusión de los Veintiocho incluyó otros asuntos como la situación macroeconómica y, en los márgenes, estuvo marcada por el fracaso la víspera de las negociaciones entre Grecia y los otros dieciocho socios del euro en el Eurogrupo, que no logró despejar las incertidumbres sobre el futuro de la ayuda financiera a Atenas.

Tras un confuso cruce de declaraciones sobre la existencia o no de una primera propuesta más cercana a la posición helena que habría impulsado el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, y que fue finalmente sustituida por un texto más duro por el Eurogrupo, la CE pidió a Grecia que no haga descarrilar los esfuerzos hechos ya para volver a crecer.

"Es importante para Grecia que construya sobre este logro, que no lo revierta y no recaiga en la inestabilidad financiera porque eso tendría ciertamente consecuencias económicas y sociales muy negativas", sostuvo el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, afirmó que, de no finalizarse el programa actual de manera ordenada, "se generaría una situación difícil" para Grecia y la eurozona, pero no quiso especular sobre qué pasaría.

De Guindos, por su parte, mostró su esperanza en que "todo el mundo recapacite, especialmente el Gobierno griego", y éste solicite finalmente una prórroga del programa actual, antes de que venza el próximo día 28, al tiempo que se refirió a la compleja situación de liquidez de ese país.

"La situación es extremadamente compleja porque las dos fuentes fundamentales son el programa y los bancos, a través del programa de adquisición de letras del tesoro griegas", dijo el ministro español.

El Banco Central Europeo (BCE) decidió la semana pasada no aceptar los bonos griegos como garantía en sus operaciones de refinanciación, por lo que ahora las entidades financieras griegas tienen que recurrir al mecanismo urgente de provisión de liquidez (ELA), que tiene unos mayores tipos de interés.

El BCE se reúne de nuevo mañana para decidir, como debe hacer cada semana, si prolonga o finaliza el acceso de Grecia al ELA.

En Atenas, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó que su Gobierno se mantiene "firme" en las negociaciones con los socios europeos y subrayó que no busca "una ruptura" con la Unión.

Tsipras aseguró que su gabinete "está comprometido con una solución viable", durante un discurso ante el grupo parlamentario de su movimiento izquierdista Syriza, en el que avanzó que "no dará marcha atrás" y que, a partir del jueves, presentará en el Parlamento las primeras medidas prometidas a los griegos durante la campaña electoral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha