eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El azafrán iraní busca su lugar en el mundo tras la llegada del acuerdo nuclear

- PUBLICIDAD -
El azafrán iraní busca su lugar en el mundo tras la llegada del acuerdo nuclear

El azafrán iraní busca su lugar en el mundo tras la llegada del acuerdo nuclear

El azafrán iraní, tras años de comercializarse en el exterior a través de intermediarios y con marcas de terceros países donde fue empaquetado, está buscando recuperar su lugar y prestigio en el mundo tras el acuerdo nuclear que permitirá al país liberarse de las sanciones sobre su economía.

Irán, el mayor productor mundial de esta codiciada especia, está buscando liberarse al calor del pacto alcanzado por su país con las potencias del Grupo 5+1 (EEUU, Francia, el Reino Unido, Rusia, China y Alemania) de la enorme cantidad de intermediarios que pasan entre su producto y los mercados mundiales.

La idea en Irán, según explicó a Efe el director de la oficina de Desarrollo Agrícola del Ministerio de Agricultura, Mohamad Rostamí, es aprovechar la situación creada tras el pacto nuclear para desarrollar la "exportación directa" del azafrán y no depender de la red de personas que hasta la fecha se hacían cargo de llevar el azafrán iraní al resto del mundo.

El funcionario explicó que los productores de azafrán iraníes perdieron mucho "con la intensificación de las sanciones en los últimos años", que causó que el azafrán iraní llegue "sin marca y en casi un 90%" al mercado europeo a través de Arabia Saudí y Emiratos Árabes", que a su vez se lo venden a compañías españolas que lo hacen llegar a los países europeos"

"Los españoles dicen que el azafrán iraní no tiene la calidad suficiente, pero son ellos mismos los que compran a terceros el iraní y lo venden bajo sus propias marcas. Lo que queremos es vender nosotros directamente", apuntó.

En ese sentido, Rostamí indicó que los productores locales quieren ahora "inversión y colaboración de empresas extranjeras" para obtener los certificados de calidad exigidos por la UE para poder ofrecer el azafrán directamente a los países europeos, tal y como recientemente han conseguido con una compañía de capital alemán.

La región de Torbate Heidarie, ubicada a unos 160 kilómetros de la ciudad santa iraní de Mashhad, en el noroeste del país, cultiva unas 11.000 hectáreas de azafrán.

Allí, mientras el resto de árboles y las plantas hibernan en el inicio de la temporada invernal, las flores de color malva del azafrán brillan en mitad del desierto y perfuman la ciudad, los autos y las humildes casas de los habitantes dedicados a la recolección de la sensible planta.

Rasul Bolbol, agricultor y propietario de 14 hectáreas de terreno donde cultiva azafrán en Zave, en el corazón de Torbate Heidarie, es uno de los muchos campesinos que clama contra el gran número de intermediarios que causan "que el mejor y más deseable azafrán del mundo" que producen "llegue a manos de los consumidores a un precio multiplicado".

"El beneficio principal de este negocio lo obtienen los intermediarios. Nosotros afrontamos los problemas del alto coste de la mano de obra y su escasez. Esperamos que las autoridades tomen las medidas necesarias para eliminar estos problemas y que el beneficio llegue a manos de los que realmente se esfuerzan", dijo Bobol a Efe.

Amir Asgharzadeh, otro productor de azafrán, consideró que este año, con la presencia directa de productores de azafrán iraní en el festival BioFach 2015, que se celebra cada año en Alemania, mejore su situación.

El año pasado Irán exportó doscientas toneladas de azafrán mientras este año según Rostamí espera poder elevar su exportación "al menos a 250 toneladas y sin terceros para que el beneficio principal de este producto valioso llegue a las manos de los principales trabajadores del sector".

En los campos iraníes, la recolección del azafrán comenzó hace unos días, en un proceso de intenso trabajo manual donde las manos expertas recogen los pistilos de la planta durante los escasos 25 días al año que florecen.

En Zavé, todos se sienten orgullos de la producción de esta planta, a la que todo el mundo está vinculado de alguna forma, ya sea por poseer campos, o por encargarse de la labor de la cosecha, o por su venta.

Incluso todo el mundo también parece encargado de explicar los beneficios "anticancerigenos y embriagadores" del azafrán.

Todo esto lo hacen con su ropa folclórica y mientras canturrean sus canciones típicas en honor del "oro rojo" iraní.

Artemis Razmipour

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha