eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los becarios españoles, los que menos pueden vivir en la UE con lo que cobran

- PUBLICIDAD -

El 70 % de los españoles que realizan prácticas en una empresa u organización afirman que no pueden costearse los gastos básicos con la remuneración que reciben, lo que les sitúa como los becarios que menos pueden cubrir sus necesidades en la Unión Europea, según un eurobarómetro publicado hoy.

La encuesta publicada por la Comisión Europea (CE) muestra que una de cada tres personas que realizan prácticas considera que sus condiciones de trabajo podrían mejorarse y que su aprendizaje en esa situación es insuficiente.

En la UE, cerca la mitad (46 %) de las personas encuestadas afirmó haber hecho prácticas alguna vez, aunque casi seis de cada diez (59 %) no recibió ninguna compensación financiera por ello (una proporción similar en España, el 58 %).

Entre los que sí fueron remunerados, menos de la mitad consideró que la paga era suficiente para cubrir los costes básicos de la vida, como la comida o el alquiler de la vivienda.

En España, el 70 % de los becarios encuestados respondieron que la remuneración que reciben por las prácticas no es suficiente para cubrir los gastos básicos, lo que los coloca a la cabeza de la UE en esa clasificación.

Por otra parte, la encuesta puso de manifiesto que cuatro de cada diez becarios no poseían ningún contrato o acuerdo por escrito con la empresa u organización en la que hicieron sus prácticas (en España, tres de cada diez).

Una cuarta parte de los encuestados afirmaron además que sus condiciones de trabajo eran diferentes a las de los empleados, y un 20 % señaló que durante ese periodo no aprendieron nada útil a nivel profesional.

Asimismo, las prácticas en otros países de la UE sólo representaron un 9 % del total (un 5 % en el caso de los españoles).

A la luz de estos datos, la Comisión concluyó que hay una relación significativa entre la calidad de las prácticas y los resultados a la hora de encontrar trabajo, ya que las personas que completaron un periodo de prácticas de calidad inferior tenían menos probabilidades de encontrar después un empleo.

La semana próxima la CE presentará una propuesta de recomendación a los Estados miembros sobre las prácticas en el marco de la estrategia de la "garantía juvenil" para reducir el paro entre los menores de 25 años y para que puedan acceder a empleos de calidad o a una formación continuada a los cuatro meses de quedarse en el paro o concluir una educación formal.

Con esa propuesta, la Comisión pretende fomentar unas prácticas de calidad y condiciones de trabajo adecuadas, sin que se conviertan en un "sustituto barato" de un puesto de trabajo normal.

El portavoz comunitario de Empleo y Asuntos Sociales, Jonathan Todd, declaró en la rueda de prensa diaria de la CE: "No tenemos una base legal para pedir a los Estados miembros que las prácticas sean remuneradas, pero lo mejor que podemos hacer es garantizar la transparencia".

"Que al menos, antes de empezar las prácticas, estas personas sepan si van a ser pagadas por ello y cuánto", indicó en referencia a la propuesta que Bruselas desvelará previsiblemente la próxima semana.

El portavoz recordó el caso de un becario que murió en Londres en agosto pasado por trabajar demasiado, y señaló que "ése es el tipo de situaciones que la CE quiere que los Estados miembros afronten".

Todd se mostró convencido de que las prácticas en empresas, cada vez más extendidas, "pueden ayudar a cubrir el espacio entre la educación y el mundo del trabajo, dando a la gente experiencia y formación relevante para conseguir un empleo permanente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha