eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El consumo energético de la UE cayó en 2013 a niveles de los noventa

- PUBLICIDAD -

El consumo energético de la Unión Europea (UE) cayó en 2013 a niveles de la década de los noventa, hasta los 1.666 millones de toneladas de equivalente de petróleo (Mtoe), según los datos publicados hoy por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Este umbral supone un retroceso del 9,1 % en comparación con el nivel más alto de consumo de 1.832 Mtoe, registrado en 2006, y deja la tasa de dependencia comunitaria de las importaciones energéticas en el 53 % del consumo.

Del total de energía consumida en 2013 en los Veintiocho, el 29 % fue energía nuclear, frente al 24 % de renovables, el 20 % de combustibles sólidos, el 17 % de gas, 9 % de petróleo y el 1 % de desechos no renovables.

En España, las 34,2 Mtoe de producción primaria se distribuyeron en el 5,1 % de combustibles sólidos, 1,1 % de petróleo, 0,1 % de gas, 42,7 % de nuclear, 50,5 % de renovables y 0,4 % de desechos no renovables.

Estonia (11,9 %) y Dinamarca (12,3 %) fueron los países menos dependientes de las importaciones de energía, mientras que los más dependientes fueron Malta (104 %) y Luxemburgo (96,9 %).

Entre los cinco países que consumen más energía, los menos dependientes fueron el Reino Unido (46,4 %) y Francia (47,9 %), y por contra los más dependientes fueron Alemania (62,7 %), España (70,5 %) e Italia (76,9 %).

El mayor productor de energía fue Francia, con 135 Mtoe, lo que equivale a un 17 % de la producción total de la UE, seguida de Alemania (121 Mtoe, 15 %), Reino Unido (110 Mtoe, 14 %), Polonia (71 Mtoe, 9 %) y Holanda (70 Mtoe, 9 %).

La producción total de estos cinco países supuso dos tercios del total de la UE, destaca Eurostat.

En 13 Estados miembros, el 70 % o más de la energía procede de una sola fuente.

Después de Chipre y Malta (100 %, ambos), las cuotas más elevadas de producción energética procedente de renovables se registraron en Letonia (99,7 %), Portugal (97,5 %), Lituania (91,1 %), Austria (78,2 %) y Luxemburgo (76,4 %).

Los combustibles solidos, en cambio, fueron predominantes en Polonia (80,5 %), Estonia (78,3 %) y Grecia (72,3 %), mientras que Francia (80,9 %) y Bélgica (75,2 %) fueron los más dependientes de la producción de energía nuclear.

Con un 88,7 %, el gas fue la principal fuente de suministro en Holanda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha