eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se mantienen las diferencias entre países en torno al presupuesto de la UE

- PUBLICIDAD -

Las diferencias que permanecen en torno al próximo presupuesto plurianual de la UE entre dos grupos de Estados miembros, los amigos de la cohesión y los que abogan por mejorar el gasto y por recortes generalizados, ha impedido hoy avanzar en las negociaciones del marco para los próximos siete años.

El viceministro chipriota para Asuntos Europeos, Andreas Mavroyiannis, ha admitido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Asuntos Generales que los países miembros no han aceptado todos los elementos de la nueva "caja de negociaciones" que ha presentado la presidencia chipriota de turno y que aún no incluye cifras para intentar lograr antes un acuerdo sobre las líneas generales.

"Sabemos lo difícil que es alcanzar un acuerdo equilibrado teniendo en cuenta las divergencias entre los Estados miembros y todos los actores implicados", dijo el representante chipriota, quien aseguró, no obstante, que "todos los países aceptaron la revisada caja de negociaciones en base a más trabajo y están comprometidos a lograr un consenso en la cumbre extraordinaria" de los días 22 y 23 de noviembre.

"Trabajamos todos en ello y entendemos la importancia de que haya un acuerdo, teniendo en cuenta las circunstancias actuales y el uso de este instrumento único para promover el crecimiento y los empleos", sostuvo Mavroyiannis, quien recalcó que también es importante demostrar al mundo que Europa puede tomar importantes decisiones al respecto con celeridad.

El viceministro chipriota indicó que los recortes que defienden varios países, sobre todo los contribuyentes netos, deben acometerse de manera enfocada en "todas las partidas", también en las rúbricas que se encuentran fuera del presupuesto plurianual.

En las negociaciones se enfrentan todavía dos grupos: los llamados "amigos de la cohesión" y los "amigos de mejorar el gasto".

Los primeros están compuestos por Bulgaria, República Checa, Estonia, Grecia, España, Hungría, Croacia, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia y Eslovaquia.

Los segundos son Austria, Alemania, Finlandia, Francia, Italia, Holanda y Suecia.

De hecho, Suecia llegó a afirmar durante el debate público sobre el presupuesto que se requieren recortes en todas las rúbricas, lo que significa para los pagos -que es el monto anual máximo de desembolsos que se derivan de compromisos actuales y pasados que deben efectuarse- una disminución de 100.000 millones de euros.

Para los compromisos -que se refieren al importe máximo de pagos futuros a los que se puede comprometer la UE- el recorte debe ser superior incluso, de 150.000 millones de euros, alegó la ministra sueca de Asuntos Europeos, Birgitta Ohlsson, quien tampoco apoyó las regiones transitorias al afirmar que el foco debería estar ahora en las menos desarrolladas.

En el caso de España esa propuesta sobre regiones transitorias beneficiaría a Castilla-La Mancha, Galicia, Andalucía y Murcia.

El ministro danés de Asuntos Europeos, Nikolai Wammen, abogó por reubicar fondos para impulsar el crecimiento y los empleos, pero para ello defendió la necesidad de pasar recursos a políticas que fomenten la productividad y la competitividad, como en áreas de investigación e innovación.

Pero para ello habría que reducir "significativamente el gasto en las más importantes partidas y en administración", indicó el ministro, quien también calificó de "razonable" que la presidencia chipriota sugiera una reducción del apoyo a las regiones más ricas para garantizar la solidaridad con las más pobres.

La propuesta de la Comisión Europea calcula un techo para los compromisos de 1,033 billones de euros, y los pagos se situarán en 987.599 millones de euros, lo que supone el 1,08 % y el 1,03 % de la renta nacional bruta de la UE, respectivamente.

Los países contribuyentes netos exigen que se limiten los pagos estrictamente al 1,0 % de la renta nacional bruta.

El secretario de Estado español para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, detalló hoy "las líneas rojas" de España que pasan por no aceptar recortes en las partidas de Agricultura y de Cohesión.

La presidencia chipriota presentará una nueva caja de negociaciones, ya con cifras, después de la cumbre europea de los días 18 y 19 octubre, tras lo cual el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, iniciará contactos bilaterales para actualizar el contenido de cara la cita extraordinaria de noviembre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha