eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La paralización de carga internacional en El Salvador deja pérdidas millonarias

- PUBLICIDAD -
La paralización de carga internacional en El Salvador deja pérdidas millonarias

La paralización de carga internacional en El Salvador deja pérdidas millonarias

El paro del transporte de carga internacional en las fronteras de El Salvador, por el cobro que hace este país en ellas, causa pérdidas millonarias, según afirman los gremios empresariales, por lo que el Gobierno ha empezado a ceder hoy en la aplicación de esa medida.

Al agravarse el aislamiento comercial del país por vía terrestre, que se prolonga desde la semana pasada, el Gobierno del presidente salvadoreño, Mauricio Funes, pidió hoy a la Asamblea Legislativa suspender por 180 días la conflictiva tasa de 18 dólares por la denominada inspección no intrusiva de cargamentos en las fronteras.

Sin embargo, las inspecciones, que se hacen mediante rayos X, se mantendrán, aunque el Parlamento levante el cobro, declaró a los periodistas el ministro salvadoreño de Hacienda, Carlos Cáceres, tras presentar el proyecto de decreto en la Asamblea.

La medida, aprobada hace varios meses por el Parlamento, se aplica desde el pasado día 6, pero el cobro es rechazado por los transportistas internacionales porque no les corresponde a ellos, sino a los importadores y exportadores, que son los dueños de los cargamentos.

Cáceres reconoció que "es un sistema que tienen que pagar los empresarios y no los transportistas", y dijo que espera que la Asamblea apruebe la suspensión mañana jueves.

Advirtió que a los empresarios "sí se les va a cobrar" por la inspección, que en los primeros días permitió comprobar que "los más grandes empresarios" salvadoreños "dicen que traen una cosa y pasan otra" en sus cargamentos.

Cientos de camiones articulados se mantienen estacionados en las principales aduanas de El Salvador con Guatemala y Honduras, y las hileras alcanzan varios kilómetros en ambos lados de las fronteras.

La situación más grave se vive en La Hachadura, en la frontera de El Salvador con Guatemala, donde desde el pasado viernes no hay tránsito de carga, transporte de pasajeros ni de vehículos particulares.

En El Amatillo, en la frontera de El Salvador con Honduras, hoy se interrumpió también el paso de particulares y autobuses, y el de carga lleva parado desde el domingo.

La protesta llega también a la aduana de San Cristóbal, en la frontera con Guatemala, mientras que en otros dos pasos fronterizos los problemas son menores.

El paro afecta la carga con origen y destino en El Salvador, así como a la que pasa por este país por el corredor centroamericano entre Panamá y México, y ha generado preocupación en los gremios empresariales de la región.

Cargamentos de productos perecederos, como frutas y hortalizas, ya se han echado a perder en las fronteras, mientras escasean y se encarecen en los mercados locales, según diversas fuentes.

Para los transportistas, "las pérdidas se reflejan (en) casi cinco millones de dólares diarios, que pueden ser más porque la pérdida no solamente es para el país, sino para toda Centroamérica", dijo a los periodistas el presidente de la Asociación Salvadoreña de Empresarios de Transporte de Carga (ASETCA), Nelson Vanegas.

El presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales, Javier Simán, informó a los medios locales que el paro afecta "el comercio de El Salvador, que es de 45 millones de dólares diarios, tanto en importaciones como exportaciones".

Simán aclaró que no se han cuantificado pérdidas y que ese monto diario "no toma en cuenta el comercio regional que transita por El Salvador para ir a otros países".

La Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica y República Dominicana expresó el martes en un comunicado "su preocupación" porque el conflicto "ha generado un obstáculo grave al comercio", que "implica cuantiosas pérdidas económicas".

Para el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de El Salvador, Luis Cardenal, el conflicto "debe solucionarse al más corto plazo posible para evitar mayores consecuencias a la economía en un momento crítico, en medio de un período electoral", pues el país celebrará comicios presidenciales el próximo 2 de febrero.

El presidente de la ASETCA subrayó que el problema "no solamente es el cobro, realmente, sino la violación a la integración centroamericana", ya que la medida obstaculiza el comercio.

Vanegas consideró que, cuando se suspenda el cobro, será necesario "un plan de contingencia para poder evacuar" los centenares de camiones que están parados en las fronteras.

Luis Alfredo Martínez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha