eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El agua potable empezará a llegar a los indígenas panameños

- PUBLICIDAD -
El agua potable empezará a llegar a los indígenas panameños

El agua potable empezará a llegar a los indígenas panameños

Varias comunidades indígenas panameñas de las comarcas Madugandí, Guna Yala, Wargandí y Emeberá Wounaan empezarán a tener agua potable dentro de meses gracias a un programa lanzado hoy por el gobierno del país centroamericano y la cooperación española.

"Esto es un plan integral, no solo es agua potable (...) Se calcula que una comunidad que no tiene sanidad básica acude al médico un 30 % más que una que sí tiene", indicó a periodistas el ministro panameño de Salud, Francisco Javier Terrientes, durante el lanzamiento del programa en la comunidad Akua Yala.

En este poblado de la comarca Madugandí, situado a orillas del Lago Bayano y a 150 kilómetros al este de la capital panameña, viven medio millar de indígenas de la etnia Guna, una de las más grandes del país.

"Antes usábamos el agua del lago, pero está sucia y tiene enfermedades. El Gobierno ahora nos trae tanques de agua, pero no alcanza para todos. En mi familia nos tenemos que duchar una vez cada diez días", declaró a Efe Yamillet Ortega, madre de cinco niños de entre uno y diez años.

El "Programa de Agua Potable y Saneamiento Rural e Indígena", que beneficiará a más de 30.000 personas, cuenta con un presupuesto de 14 millones de dólares, aportados principalmente por el Gobierno panameño, la Agencia Española para la Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Siempre hemos estado olvidados. Los pueblos indígenas también tenemos derecho a tomar agua potable", denunció el representante del Congreso General Wargandí, Evelio Jiménez.

El acceso a agua potable disminuye "la pobreza extrema, la mortalidad infantil, mejora la salud materna e incrementa el aprendizaje", explicó el director de operaciones del BID en Panamá, Antonio Goncalves.

También contribuye a mejorar la autonomía de las mujeres "porque les permite reducir el tiempo que hoy emplean en las tareas relacionadas con la recolección y purificación de agua, y en las enfermedades familiares", puntualizó el representante del BID.

La mayoría las comunidades indígenas que se beneficiarán de este programa se encuentran a dos horas en coche de la capital panameña, una ciudad abarrotada de rascacielos y de lujo, que se jacta de ser la Miami latinoamericana.

"El no tener agua potable provoca problemas gastrointestinales y problemas de la piel, como la escabiosis o la sarna", contó a Efe Dilma Samaniego, una de las enfermeras de la comunidad Akua Yala, al este de ciudad de Panamá.

Aunque Panamá ha liderado en los últimos años el crecimiento económico de la región, con unas tasas por encima del 6 %, lo cierto es que tiene uno de los índices de desigualdad más altos de Latinoamérica y prominentes tasas de pobreza extrema, principalmente entre la población indígena.

"Es la consecuencia de cierto modelo de desarrollo que ha habido en muchos países latinoamericanos, donde hay unos contrastes y unas desigualdades tremendas", dijo en declaraciones a Efe el embajador de España en Panamá, Ramón Santos, presente en el acto de lanzamiento.

Según el Banco Mundial, el país centroamericano registró en 2013 un coeficiente de Gini del 0,51. Este indicador, entre 0 y 1, mide la desigualdad en los ingresos, siendo el 0 la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y el 1 la desigualdad absoluta (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

Panamá es "un país puntero en crecimiento económico en América Latina, pero le falta ser puntero en el tema de distribución de riqueza", añadió el diplomático español.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha