eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"El seguro de desempleo tiene que ser europeo"

El economista Jonás Fernández publica 'Una alternativa progresista', un libro en el que revisa la crisis desde una perspectiva socialdemócrata

- PUBLICIDAD -
El economista Jonás Fernández. FOTO: Luis Camacho

El economista Jonás Fernández, autor de 'Una alternativa progresista'. Foto: Luis Camacho.

En los últimos cinco años, políticos de uno y otro signo y economistas y empresarios no han parado de repetir la frase “para salir de la crisis hay que reformar ...”. Sustitúyanse los puntos suspensivos por el sistema financiero, el mercado laboral o la Administración Pública, y obtendremos una amplia variedad de recetas para salir del abismo. No obstante, a pesar de las propuestas y de las reformas llevadas a cabo, todavía quedan cambios por hacer.

Al menos esto es lo que opina Jonás Fernández, que acaba de publicar Una alternativa progresista (Ediciones Deusto), donde las ideas que plantea tienen un denominador común: se basan en una inspiración socialdemócrata. Fernández es economista y director del servicio de estudios de Solchaga Recio & Asociados. ¿Cómo surge la idea de la publicación? “La situación del país es complicada. Había libros sobre la crisis desde un punto de vista económico, pero no un libro con un perfil socialdemócrata que tratara de abarcar otras, no solo la económica”, explica su autor.

Para hablar de la crisis que sufre España, y de las posibles salidas, hay que tener en cuenta el entorno internacional y, sobre todo, el marco europeo. Durante estos años se ha llegado a temer en varias ocasiones por la supervivencia de la moneda común y las declaraciones de políticos de uno u otro país han evidenciado las diferencias dentro de la unión. “El euro es el primer paso hacia la unión económica; sin embargo, hubo unos años en los que se dejó de percibir como una necesidad completar la unión económica porque había otras cuestiones políticas importantes –matiza Fernández–. Una vez que la crisis estalla, la crisis europea es endógena. La caída de Lehman Brothers adelantó la situación”.

En este sentido enlaza con mayo de 2010, cuando el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó en el Congreso un durísimo paquete de recortes entre los que redujo el salario de los funcionarios, recortó las pensiones y frenó las ayudas sociales. Lo ocurrido en mayo de 2010 es una imposición del diseño institucional de la Unión Europea, apunta Fernández. Pero añade que sí hay alternativas y que pasan por acelerar la unión monetaria y convertirla en económica. “En los últimos años se ha reorientado el proceso de integración económico pero tiene que ser más rápido para tratar de no hacer ajustes draconianos. Para simular la política de Obama necesitamos una economía subyacente más integrada”.

Fernández considera que es necesaria una mayor integración, por ejemplo, en el sistema bancario, pero también en materia fiscal y en temas sociales. “El seguro de desempleo tiene que ser europeo”. Y se muestra rotundo al señalar que la Unión Europea que salga de esta crisis ha de estar más integrada. “Los socialdemócratas tenemos que defender que las pensiones, el desempleo o la fiscalidad tienen que ser europeos”.

Al hablar de la senda que debería tomar España, este economista asegura que la reforma fiscal es la más urgente para salir de la crisis con un Estado de bienestar. España recauda un 36% de impuestos, nueve puntos por debajo de la media europea, y, aunque el gasto público también está por debajo de la UE, "la transformación de la normativa fiscal es necesaria". Reformar el Impuesto de Sociedades, revisar las deducciones fiscales del IRPF o prestar especial atención al fraude son algunos de los pasos que habría que dar. “No es razonable que las grandes empresas paguen un 8 o un 9% de impuestos gracias a las deducciones y que las pymes paguen un 25%”.

Cambios en los contratos

El mercado laboral es otro de los frentes que habría que atacar. Respecto a la última reforma laboral llevada a cabo, nuestro entrevistado señala que facilita la contratación, pero a costa de reducir los trabajadores indefinidos y con la posibilidad de romper la negociación colectiva. Su propuesta es crear dos tipos de contratos. Por un lado, desarrollar un tipo único temporal con costes de despido crecientes hasta que en un periodo dado las condiciones laborales sean las mismas que las del indefinido. Esto sin eliminar la existencia de un contrato indefinido porque en su opinión siempre podrá haber una incorporación al mercado laboral a través de este.

A la crisis económica, se le suma una faceta política. Fernández plantea que para salir de la primera es importante una reflexión sobre los partidos. “No hay democracia sin partidos”. Y sobre este punto advierte que existe una “distanciamiento notable” entre los electores y los elegidos y que esta desconfianza es un problema. “No se trata de desarrollar partidos nuevos, ni de echar a los que ya están, sino de cambiar las reglas con las que funcionan los partidos. Es necesario reinventar los partidos”.

Una alternativa progresista es un libro para leer casi tomando apuntes porque en él detalla su autor las reformas necesarias, además de en materia fiscal y laboral, en el sector financiero o en cuestión energética. A esto añade que son precisas una nueva política industrial y una reforma empresarial que fomenten la competencia. “La economía necesita una reforma empresarial vinculada al impulso de la competencia en los mercados de bienes y especialmente de servicios, así como una revisión del funcionamiento del sistema judicial”, sostiene en su libro. Reformas políticas y económicas para salir de una crisis que se ha enquistado en el tiempo, todo desde una perspectiva socialdemócrata en la que el autor confía.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha