eldiario.es

Menú

Ford Tourneo Courier, ahora con acabado Sport para familias con marcha

Por 13.500 euros se ofrece este vehículo pensado especialmente para pequeñas familias, parejas con mascotas o profesionales autónomos

- PUBLICIDAD -
Ford Tourneo Courier Sport.

Ford Tourneo Courier Sport.

Hubo un día, no muy lejano, en que cualquiera que buscara un coche nuevo y tuvieras ciertas necesidades de espacio ponía sus ojos en un monovolumen y no en un SUV, como ahora parece obligado. Para aquellos que se mantienen fieles a aquel patrón existen modelos como el Ford Tourneo Courier, un híbrido entre vehículo comercial y monovolumen que presenta su aspecto más vistoso en el acabado Sport.

Por 13.500 euros se ofrece este vehículo pensado para pequeñas familias, parejas con mascotas o amantes de deportes que precisan transportar mucha impedimenta y profesionales autónomos que disponen de un solo vehículo para uso profesional y personal. También resulta ideal para taxistas, repartidores, flotas de pequeñas y medianas empresas, y para personas con movilidad reducida, gracias a las facilidades que presenta para realizar las adaptaciones necesarias.

Lo que distingue al Tourneo Courier de otros monovolúmenes y del propio Ford B-Max, con el que comparte estructura, es la gran altura disponible hasta el techo, lo que otorga una sensación de amplitud extraordinaria. Como además la posición al volante es alta, el conductor disfruta de una perfecta visibilidad de lo que le circunda.

En las plazas traseras no sobra el espacio para las piernas (no en balde nos encontramos ante un coche de solo 4,16 metros). Sí se dispone, como queda dicho, de una altura imbatible, así como de dos puertas correderas que facilitan mucho el acceso y la salida, y de bandejas en los respaldos de los asientos delanteros.

Interior del Ford Tourneo Courier Sport.

Interior del Ford Tourneo Courier Sport.

En cuanto a la capacidad de carga, es de 395 litros, muy notable para un vehículo tan corto y superior en 77 litros a la del B-Max. Abatiendo la segunda fila si se precisa cargar objetos muy voluminosos, a lo que ayuda en gran medida un plano de carga muy cercano al suelo, alcanza los 1.656 litros.

Desde el punto de vista dinámico, lo mejor que cabe decir del Tourneo Courier es que se conduce como si se tratase de un turismo. Obedece igual a los cambios de dirección, no acusa inercias y, debido a su tamaño reducido, se mueve con agilidad por ciudad.

Dado que es también un modelo ligero (pesa menos de 1.300 kilos), el motor de la unidad de pruebas, el reconocido motor de gasolina EcoBoost de un litro de cilindrada y 100 caballos, resulta más que capaz de dotarlo de unas prestaciones satisfactorias, en buena parte gracias a la elección de unos desarrollos del cambio –manual de cinco marchas– acertados a la hora de evitar caídas excesivas del régimen de giro del motor.

La guinda a este conjunto la ponen, cómo no, los atractivos detalles distintivos de este acabado Sport: las franjas verticales en el frontal y la zaga, llantas de aleación de 16 pulgadas pintadas en color Gris Magnetic, raíles de techo, cristales traseros tintados, ambos paragolpes en el color de la carrocería y el distintivo Sport Courier en los laterales.

Todos ellos son ornamentos añadidos a un equipamiento que comprende climatizador, asientos parcialmente en cuero, radio MyConnection y faros antiniebla, entre otros elementos.

- PUBLICIDAD -