eldiario.es

Menú

Gama SUV de Honda: ¿HR-V o CR-V?

Integrada por los modelos HR-V y CR-V, la gama SUV de Honda destaca por los elementos tecnológicos que incorpora.

- PUBLICIDAD -
Desde su lanzamiento en 1997, el CR-V ha vendido millones de unidades.

Desde su lanzamiento en 1997, el CR-V ha vendido millones de unidades.

La gama SUV de Honda se caracteriza por poner la innovación tecnológica al servicio de una meta principal: facilitar la vida al usuario. Y como cada cliente tiene sus propias necesidades de espacio, Honda propone dos opciones: un modelo compacto, el juvenil HR-V, de 4,3 metros; y un modelo grande, el CR-V, que mide 4,6 metros.

El primero llegó al mercado con un espíritu de conquista de nuevos compradores que antes se decantaban por monovolúmenes y vehículos del segmento C. El segundo es ya un histórico con cifras de venta casi millonarias desde su lanzamiento en 1997.

Con su estética de coupé bien combinada con el aspecto poderoso de un SUV, el HR-V se ofrece con dos motores pertenecientes a la serie Earth Dreams Technology de Honda. Por un lado, el propulsor diésel i-DTEC de 1,6 litros y 120 caballos, asociado a un cambio manual de seis velocidades. Por otro, un motor de gasolina i-VTEC de 1,5 litros y 130 caballos que puede llevar transmisión manual de seis marchas o una automática de tipo CVT (variador continuo) de nuevo desarrollo.

Del interior del modelo japonés destaca el espacio, gracias en gran medida a la nueva ubicación del depósito de combustible en posición central, y que sobresale especialmente en las plazas traseras. La versatilidad se acrecienta con el sistema Honda Magic Seats, que permite tres maneras de colocar los asientos: funcional, vertical y horizontal.

El HR-V ofrece dos motores: un diésel de 1,6 litros y 120 CV y un gasolina de 1,5 litros y 130 CV.

El HR-V ofrece dos motores: un diésel de 1,6 litros y 120 CV y un gasolina de 1,5 litros y 130 CV.

La capacidad de carga del HR-V es de 470 litros con los asientos traseros en posición vertical y de hasta 1.533 con ellos abatidos, cifras ambas extraordinarias para un SUV de dimensiones contenidas.

A partir del acabado Elegance, el vehículo dispone de un sistema multimedia (Honda Connect) con pantalla de 7 pulgadas, conectividad mediante USB, HDMI o WiFi y función Mirrorlink, que replica nuestro smartphone u dispositivo compatible conectado.

Todos los HR-V incorporan de serie freno de estacionamiento eléctrico, asistente de frenada en ciudad, climatizador bizona y conexión Bluetooth para el móvil. Son numerosos sus sistemas de seguridad, que incluyen avisador de colisión frontal, lector de señales de tráfico, advertencia por cambio involuntario de carril, cambio automático de luces cortas y largas y limitador de velocidad inteligente.

Por su parte, el Honda CR-V se encuentra ya en su cuarta generación, actualizada además con mejoras sustanciales en suspensión, nivel de ruido y vibraciones, conectividad, tecnologías de seguridad y apartado mecánico, todo ello con el fin de aumentar su grado de refinamiento.

A los motores existentes hasta la fecha (un diésel de 120 caballos y un gasolina de 155), se ha sumado un nuevo propulsor diésel i-DTEC de 1,6 litros y 160 caballos que está disponible para las versiones 4x4 del CR-V junto con una nueva transmisión automática de nueve velocidades sumamente eficiente.

En este caso, el sistema Honda Connect, con pantalla táctil de 7 pulgadas y compatible con Android Auto, agrupa funciones de infoentretenimiento, conectividad y otras orientadas a la comodidad y seguridad del usuario como la cámara de visión trasera para estacionar.

Su extensa dotación de seguridad comprende la frenada de emergencia en ciudad y, según versiones, un paquete compuesto por estos dispositivos: aviso de colisión frontal, alerta por cambio de carril, detección de vehículos en el ángulo muerto y en la parte posterior del coche al salir marcha atrás, lector de señales de tráfico y conexión automática de luces largas.

Las versiones altas del CR-V pueden optar además a las sofisticadas tecnologías del sistema Honda Sensing. Este incluye mejoras en los dispositivos que alertan de una colisión frontal y de la salida involuntaria del carril, y sobre todo engloban un control de crucero adaptativo inteligente (i-ACC), capaz de predecir y reaccionar automáticamente ante la incorporación de otros vehículos delante del nuestro sin respetar la distancia de seguridad, gracias a la información que le suministran el radar y la cámara del coche.

- PUBLICIDAD -