eldiario.es

Menú

El coche volador vuelve a la carga en el CES de Las Vegas

La quimera del coche volador sacude con cierta regularidad el mundillo del automóvil, y en esta ocasión ha sido el recién concluido CES de Las Vegas, la feria de electrónica de consumo de referencia

- PUBLICIDAD -
Prototipo de taxi aéreo de la compañía Bell Helicopter.

Prototipo de taxi aéreo de la compañía Bell Helicopter.

Después de volar por nuestros propios medios, impulsándonos con los pies y desplegando los brazos, el segundo sueño más querido de todos es hacerlo a bordo de alguna clase de automóvil como los que nos han mostrado el cine, en La guerra de las galaxias o Blade Runner por ejemplo, y la televisión, si recordamos aquella versión futurista de Los Picapiedra que fue The Jetsons, también conocida como Los supersónicos.

La quimera del coche volador sacude con cierta regularidad el mundillo del automóvil, y en esta ocasión ha sido el recién concluido CES de Las Vegas, la feria de electrónica de consumo de referencia, el que ha albergado las últimas novedades en este campo.

La compañía Bell Helicopter ha desvelado un prototipo de taxi aéreo con capacidad para cuatro personas que espera poner en funcionamiento a mediados de 2020 en alianza con Uber. En Las Vegas solo ha podido verse el simulador de este vehículo que, según la firma, puede despegar y aterrizar de manera vertical.

El taxi volador Volocopter de Intel.

El taxi volador Volocopter de Intel.

Por su parte, Intel ha hecho oficial su asociación con la empresa alemana de taxis voladores Volocopter mediante la presentación de dos modelos diferentes pero que comparten una configuración de dron gigante dotado de 18 rotores eléctricos que mantienen el vehículo en el aire y lo desplazan a una velocidad máxima de 99 km/h.

Su sistema de baterías se distribuye en nueve paquetes, de manera que el coche volador puede seguir funcionando con seguridad si uno o dos paquetes fallan, práctica común en el ámbito de la aviación. Aun así, dispone de un paracaídas balístico que se despliega para poder regresar al suelo en caso de emergencia.

Los asistentes al CES 2018 han contemplado en acción al volocóptero en el propio escenario donde Intel realizaba su conferencia de prensa, aunque se ha mantenido atado al suelo y protegido de los más curiosos detrás de varias rejas. En este vídeo puedes verlo volar brevemente pilotado por el CEO de Intel, Brian Krzanich:

Aunque regresa periódicamente a escena, el coche volador ha estado relativamente tranquilo desde 2012, cuando se conocieron dos proyectos que levantaron mucho revuelo. Uno fue el Hover Car (Coche planeador) de Volkswagen, que más que volar flotaba a escasa distancia del suelo por medio de un sistema de raíles electromagnéticos similar al que emplea el tren que une el centro de la ciudad de Shanghai con el aeropuerto.

El Hover Car, en acción en este vídeo, no ha sido el único en su especie, porque Toyota también ha trabajado en un vehículo que se desplace sin tocar la carretera. Ambos tienen el inconveniente de que el gasto energético de estar suspendido en el aire parece ser superior al que supone vencer la fricción con el asfalto.

En el Salón del Automóvil de Nueva Tork de 2012 se daba a conocer otro coche volador, el TF-X de Terrafugia, una startup impulsada por el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) que ha sido adquirida el pasado verano por Geely, el gigante chino propietario de Volvo. En su día se dijo que el  TF-X costaría alrededor de 250.000 euros, con lo que el invento de Terrafugia sumó un precio asequible al privilegio de ser el primer vehículo autorizado en Estados Unidos tanto a circular por carretera como a surcar los aires.

- PUBLICIDAD -