eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Autobuses eléctricos que se recargan a la velocidad del rayo

La multinacional sueca ABB desarrolla un sistema de recarga capaz de transferir 2.5Kw/h a la batería de un autobús urbano en los 15 segundos que dura una parada.

Ginebra adoptará la tecnología de forma inminente a modo de escaparate en una de las líneas más utilizadas.

- PUBLICIDAD -
La línea 23 de autobuses públicos de Ginebra, adoptará este sistema el año próximo.

La línea 23 de autobuses públicos de Ginebra, adoptará este sistema el año próximo.

La relación entre autonomía y eficiencia cuando se habla de vehículos de propulsión exclusivamente eléctrica, circula hasta ahora en una progresión siempre catastrófica en términos de eficiencia. O bien hay que echar gasolina y llevar puesto un motor de combustión tradicional (peso y más peso), o el paquete de baterías se incrementa hasta el absurdo cepillándose el maletero la capacidad dinámica del automóvil.

Y aunque resultara paradójico, esta relación se venía convirtiendo en aún más ineficaz cuanto más grande era el vehículo a mover. No sólo es que un autobús por ejemplo, disponga de más espacio para las baterías: es que echar a rodar su enorme masa, los convierte en uno de los experimentos actuales menos satisfactorios, como probablemente hayas confirmado si has viajado en alguna de las exóticas líneas de autobuses eléctricos que circulan en el centro de algunas grandes ciudades.

Ha sido ABB, una empresa sueca experta en la electrificación de líneas de tren en todo el mundo, la que ha puesto solución con un megacargador compuesto por una batería flash, un sistema de transferencia de carga por inducción muy novedoso, y unas nuevas baterías embarcadas con menos voltaje por celda.

El pantógrafo transfiere por inducción 2,5Kw/h durante las paradas regulares del autobús.

El pantógrafo transfiere por inducción 2,5Kw/h durante las paradas regulares del autobús.

El primer elemento, se encuentra en una parada de bus cualquiera. Para evitar picos en la red de la que se alimenta, va guardando la corriente para descargarla en torrente cuando llega el autobús. En el tiempo en el que se detiene para la subida y bajada de viajeros, una suerte de enorme pantógrafo rectangular, transfiere el equivalente a la carga necesaria para las siguientes tres o cuatro paradas. Y así hasta completar si fuera necesario los 73Kw/h máximo que la batería a bordo del autobús es capaz de almacenar.

Para que todo esto funcione y no salte por lo aires el acumulador, el pantógrafo y las baterías, ABB ha sustituido el carbono de los ánodos por nanocristales mezcla de litio y titanio. Un compuesto formidable para facilitar la carga.

Fácil de adaptar a líneas ya existentes, el sistema puede ser adaptado a otros usos en vehículos que se detengan regularmente, como taxis o furgones de reparto eléctricos. Y después de la experiencia piloto en Ginebra, el fabricante espera que el sistema se popularice por su favorable relación peso/energía y seguridad del sistema.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha