eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Altos funcionarios de la Consejería de Educación buscan una salida para después del 24-M

Las oposiciones para inspector, o director de centro, son algunas de las ‘puertas’ que quieren usar

Los sindicatos coinciden en que es legal pero “no está bien”

“Hay altos funcionarios que trabajan pared con pared con quienes van a examinarles”

- PUBLICIDAD -
Cantabria, séptima comunidad en la clasificación de 'excelencia educativa', según un estudio

Mar arbolada en la Consejería de Educación. La proximidad de las elecciones autonómicas del 24 de mayo, por si se produjera un cambio en el partido de gobierno, ha llevado a algunos altos funcionarios de ese departamento a buscarse salidas de futuro como las oposiciones que se han convocado para el cuerpo de inspectores de educación, o más recientemente, a buscar un lugar como director de algún centro educativo.

Acaban de publicarse las listas de quienes aspiran a ser director de centro. Es como un concurso de méritos al que se puede presentar cualquiera con un mínimo de requisitos, como llevar cinco años de funcionario docente, y que se resuelve por un comité de selección formado en su mayoría por personas nombradas por las direcciones provinciales de Educación, acompañadas por profesores y personal no docente del mismo centro.

En las listas de admitidos provisionales figuran altos funcionarios –jefes de servicio—en la Consejería de Educación, en algunos casos de los departamentos que gestionan en parte la organización de estos procesos selectivos.

Los sindicatos consultados por eldiarioex no ven ninguna incompatibilidad ni inconveniente legal, tienen derecho a presentarse, pero coinciden en general en que “no suena bien”. “Yo creo”, afirma uno de estos responsables sindicales, “que llegado este caso hay que elegir entre ser político, como personal de libre designación, o funcionario directivo”.

No tienen ninguna duda los portavoces sindicales, abundantes en un sector como el de la educación que junto a la sanidad cuenta con la estructura más fuerte de lucha por las conquistas laborales, de que las formalidades legales y de transparencia, o de igualdad de oportunidades, van a quedar salvadas, entre otras cosas porque ”nosotros estaremos atentos”, y también lo estarán otros aspirantes como se ha demostrado en otro caso, el de la oposición para inspector de educación, el cuerpo de más prestigio y nivel al que puede aspirar un docente.

Recusación del tribunal de inspectores

En la oposición de inspector también figuran como aspirantes varios jefes de servicio de la Consejería de Educación. Algunos, como refieren de nuevo fuentes sindicales, “trabajan en un despacho, pared con pared, con responsables de la Consejería que van a formar parte de los tribunales”.

Las oposiciones a inspector están paralizadas. Más allá de esa recusación por amistad o compañerismo que pudiera plantearse, y que en medios educativos está sobre la mesa, la reclamación ha encontrado la vía más fácil y viable de rechazar tribunales por la edad de sus componentes.

En la relación de opositores a inspector de educación hay como mínimo dos actuales jefes de servicio, los cuales superaron el primer y segundo ejercicio; con posterioridad a la paralización del proceso, alguno de esos nombres aparece en la recientemente publicada lista de candidatos a director de centro, un cargo que “tampoco la gente se da de tortas por conseguirlo”, conceden fuentes sindicales, pero que dura al menos un período de cuatro años prorrogable por otros ocho, y exime parcialmente de dar clases.

La coincidencia de paralizarse la oposición de inspectores, y la aparición de algunos nombres en la lista de aspirantes a director, se ha leído en esos niveles del mundo educativo extremeño de una forma inequívoca: “Están buscando una salida para después de las elecciones; o no están seguros de que siga gobernando el mismo partido, o pase lo que pase no quieren seguir en la Consejería”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha