eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

PP, el único que hace propuestas presupuestarias pero levanta un muro: no a la subida de impuestos

Con Cristina Teniente como negociadora, los populares plantean 10 puntos para hablar

La Junta, que dice que esperaba más, espera que por fin tras los Reyes Podemos y Cs digan algo

La subida de impuestos, a las rentas más altas según el PSOE, será posterior y para financiar la sanidad

- PUBLICIDAD -
Presupuestos Extremadura

Delegaciones de la Junta, a la izquierda, con la consejera en el centro, y el PP con Cristina Teniente en la misma posición

Año nuevo, desacuerdo viejo. El Partido Popular ha planteado este miércoles como trinchera presupuestaria que la Junta no suba impuestos el año que viene, un muro o ‘línea roja’ que convertiría en inútiles las negociaciones sobre una decena de puntos que la portavoz popular Cristina Teniente le ha puesto sobre la mesa a la consejera de Hacienda, Pilar Blanco-Morales.

Por lo menos han presentado algo, ha venido a decir la consejera, que sigue echando de menos las ideas que tengan en mente Podemos o Ciudadanos, que en esta ronda de reuniones se han limitado a repetir una reclamación anterior: conocer el plan económico de ajuste, y el detalle de la reforma tributaria que equivale a subida de impuestos.

Será ya después de los Reyes, a partir del 11 de enero, cuando según ha anunciado la formación morada que dirige Álvaro Jaén, se conozcan sus exigencias concretas para favorecer unas nuevas cuentas autonómicas, y que serán las únicas a las que se pueda enganchar el gobierno de Fernández Vara ya que los de los diputados de Podemos son los seis votos fundamentales.

La consejera Blanco-Morales se ha reunido este miércoles con los representantes parlamentarios de PSOY y PP, después de haberlo hecho en las vísperas con Cs y Podemos. La portavoz popular Cristina Teniente ha reiterado que su formación tiene una línea roja en la negociación, como es la subida de impuestos, que "rechaza de plano", por lo que exige a la Junta de Extremadura que diga claro y alto que no habrá tal subida.

Más allá de ese muro que divide a los dos principales partidos de la Asamblea regional, los populares esgrimen  10 puntos de negociación y exigen previamente conocer el plan de ajuste y el anteproyecto de ley de Sostenibilidad del Sistema Sanitario, que es al que está ligada la reforma tributaria anunciada por el Ejecutivo regional para el año que viene.

El PP también ha demandado en su decálogo la eliminación del canon de saneamiento y el mantenimiento de las ayudas sociales para los más desfavorecidos, "blindando" ayudas como las destinadas a pensiones no contributivas, viudedad o de fomento de la natalidad; exigen asimismo más ayudas para autónomos y pymes, que se reconsideren las acciones y planes del sistema de garantía juvenil, y compromisos para llevar a cabo inversiones estratégicas como la Plataforma Logística de Badajoz o los hospitales de Cáceres y Don Benito-Villanueva. No condicionar a materias concretas las inversiones del Plan de Financiación Municipal, o adelantar las inversiones en el Programa Operativo Europeo 2013-2020, son otras de las cuestiones recogidas en el documento, que no son sino "viables, razonables y posibles" según Cristina Teniente. 

Ningún acuerdo probable

La consejera de Hacienda Blanco-Morales se niega, como requiere el PP, a negociar en paralelo los nuevos presupuestos y la subida de impuestos que, sostiene al igual que el portavoz parlamentario socialista Valentín García, será posterior, para las rentas económicas más altas, y con destino a financiar la sanidad.

Y no se ha privado de recordar que en alguna ocasión anterior cuando gobernaba la región el PP, primero aprobó los presupuestos y posteriormente reformas tributarias.

Tanto ella como el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista no quieren dar por segura una futura subida de tributos, solo que “si la hubiera, de llevarse a cabo”, no perjudicaría a las familias con rentas medias y bajas.

Valentín García reprocha al PP, respecto a ese rechazo a la fiscalidad, que "parece que no ha gobernado esta región y se le ha olvidado ya que dejó una deuda de cuatro mil millones de euros y un déficit desbocado, y que hizo regalos fiscales antes de las elecciones que mermaron la capacidad de cuadrar las cuentas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha