eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Parados de Cáceres reivindican 5.000 puestos de trabajo para combatir la precariedad

Critican que el ayuntamiento no ofrece soluciones reales, “más allá de acudir a Cáritas o pedir limosnas”

- PUBLICIDAD -
Grupo De Parados Y Paradas de Cáceres

Grupo de parados y paradas de Cáceres

"Cáceres tiene más de 10.000 parados y lo único que hacen es intentar esconder la pobreza, en lugar de ofrecer soluciones". Con este lema el Grupo de Parados y Paradas de Cáceres ha reivindicado este lunes en la Plaza de América 5.000 puestos de trabajo para la ciudad con el objetivo de "subsanar toda la pobreza y marginación que traen 11 años de crisis".

El colectivo, conformado por una treintena de personas, ha culpado a la política, "que nos ha quitado los derechos y nos oprime". Critica que el Ayuntamiento "no ofrezca soluciones reales más allá de acudir a Cáritas o pedir limosnas", ha criticado su portavoz, Felipe Carballo.

"Yo no quiero limosnas. Soy padre de familia numerosa y quiero un trabajo digno", señala Carballo, que actualmente recibe la renta básica. Apunta que está cansado de que la única salida que le ofrezcan sea la de acudir a los servicios sociales de base.

Ha instado a la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, a que "practique la solidaridad con el pueblo" y que cuando el Ayuntamiento otorgue un permiso de obra a una empresa, "haya una cláusula que obligue a esa empresa a que se contraten vecinos de la capital cacereña".

Paro en Cáceres

Cáceres sumaba, antes del inicio de la campaña de primavera y Semana Santa, un total de 10.088 desempleados, según los datos aportados por la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura.

La mayoría de desempleados se aglutinan en el sector servicios (7.742 parados), seguido del sector de la construcción con 867 desempleados. A nivel provincial, Cáceres supera los 40.000 desempleados, con más de 28.000 en el sector servicios. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha