eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Vara respeta el escrache que le han hecho pero "el que está en política soy yo, no mi familia"

Miembros de Campamento Dignidad se concentraron ayer junto a su casa en Olivenza para protestar por sus "recortes"

- PUBLICIDAD -
Campamento Dignidad escrache Vara

A las puerta de la casa del presidente de la Junta en Olivenza.

El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, ha mostrado esta mañana su respeto a las personas que anoche se concentraron junto a su domicilio en Olivenza, reconociendo su derecho a hacerlo, “aunque a nadie le gusta que le hagan un escrache en su casa porque el que está en política soy yo, no mi familia”, y ha declarado que incluso les invitó a entrar en casa si querían “porque la noche estaba de tormenta”.

“Absoluto respeto, están en su derecho, yo llegué y los saludé porque los conozco a todos por su nombre y apellidos, y respeto su libertad, e incluso les invité a entrar en casa si en algún momento querían porque la noche estaba de tormenta”, ha declarado el presidente esta mañana a pregunta de los periodistas.

Un grupo de activistas de los Campamentos Dignidad de Extremadura protagonizaron una protesta en las puertas de la residencia oliventina del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, por los últimos “recortes sociales” del Gobierno regional que “ha llevado a cabo en materia de renta básica de inserción y en las ayudas al alquiler durante este verano”, según un comunicado de ese movimiento.

El presidente se hizo eco del hecho:

“Han aprovechado", continúa el comunicado, "el período estival de vacaciones, con nocturnidad y alevosía, de espaldas a la mayoría social extremeña que sufre los efectos de la crisis económica. El recorte ha sido nada más y nada menos que de dos millones de euros en cada una de las partidas presupuestarias, y lo han llevado a cabo justo antes de que nuestros gobernantes se fueran de vacaciones, quedando así muy lejos de la promesa de los 86 millones en el presupuesto de renta básica de inserción que Vara hizo antes de las elecciones", añaden en el escrito.

La falta de ingresos impide a muchas familias poder pagar las facturas de luz y agua, así como la hipoteca o el alquiler por lo que “continúan en nuestra región los desahucios sin alternativa habitacional a pesar de la cacareada promesa de la Junta de Extremadura de que acabaría con los desahucios”.

"Asfixia de los trabajadores"

El incumplimiento de los convenios colectivos y abusos laborales “asfixian a los trabajadores y trabajadoras del campo, de la hostelería, de la industria hortofrutícola, del sector audiovisual, de las camareras de hoteles, etc. y cuando se jubilan les quedan pensiones miserables que ni siquiera suben en relación al aumento de los precios (IPC) y que están en grave peligro por los tijeretazos que el gobierno central le está dando a nuestros/as mayores”.

Por ello los Campamentos Dignidad de Extremadura han iniciado con esta protesta en Olivenza una nueva campaña de movilización, “y llamamos a la ciudadanía de Extremadura acudir a la concentración que llevaremos a cabo junto a más colectivos el próximo 7 de septiembre a las 11 horas de la mañana en las puertas de la Asamblea de Extremadura, durante los actos institucionales del día de Extremadura, para exigir verdaderas soluciones a los problemas reales de los extremeños y las extremeñas”

Serían un Plan de Choque contra el paro en Extremadura: garantía de 50.000 nuevos empleos; cumplimiento de la ley contra la exclusión: “¡que Vara cumpla con su promesa electoral de destinar 86 millones a Renta Básica!”; ningún desahucio más, uso social de las viviendas vacías de la SAREB y de los bancos rescatados: ILP de la vivienda ; medidas urgentes para frenar la emigración de las familias. “¡No nos vamos, nos echan! ¡Queremos vivir y trabajar en nuestra tierra!”, y  gratuidad en las medicinas para las personas en paro y con menos recursos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha