eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

El 85% de los extremeños duerme peor en verano por el calor

Aire acondicionado, ventiladores y ventanas abiertas tampoco serían solución según un doctor

- PUBLICIDAD -
La población vasca duerme 6,8 horas de media, por debajo del umbral recomendado

Los extremeños se sitúan entre los que peor duermen en época estival, en concreto el 85 por ciento afirma que le cuesta conciliar el sueño en época veraniega debido principalmente a las altas temperaturas y a la modificación de los horarios, según una encuesta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO).

La encuesta también revela que los hombres extremeños se ven afectados por este insomnio en mayor medida que las extremeñas

En verano en Extremadura se superan los 35 grados durante el día y difícilmente bajan de 24 grados por las noches en algunos puntos.

Ante esta situación, muchas personas recurren al aire acondicionado, los ventiladores o las ventanas abiertas, a pesar de que "tampoco son beneficiosos para una correcta higiene del sueño", según indica el doctor Rafael Del Río, jefe de la Unidad de Sueño del Hospital Vithas Nuestra Señora de América.

La temperatura juega un papel clave en la conciliación del sueño; de hecho, se recomienda que la habitación se mantenga a entre 18 y 22 grados y con una humedad de entre el 50 y el 70º.

Del Río señala que las situaciones extremas de calor pueden "alterar nuestra temperatura corporal que desciende al acostarnos para facilitar el sueño" y "como consecuencia se producen diversos despertares durante la noche".

Para conseguir un ambiente lo más fresco posible al llegar a la cama, este especialista recomienda ventilar la habitación a primera hora del día durante un corto espacio de tiempo y evitar la entrada de sol.

Otras recomendaciones para sobrellevar el calor durante la noche son realizar una cena ligera, dormir con ropa transpirable y de algodón y la toma de preparados farmacéuticos de plantas medicinales.

El aire, lo peor

En ningún caso aconseja el uso del aire acondicionado puesto que "puede provocar problemas de garganta, resfriados y contracturas musculares", además de que el ruido que provocan estos aparatos "puede causar una fragmentación del sueño y empeorar su calidad".

Por ello, a su juicio, lo mejor es encender el aire acondicionado antes de irnos a la cama para conseguir un ambiente fresco que permanezca durante las primeras horas de la noche.

Otro factor que influye en el sueño durante el verano es la modificación de los horarios debida al mayor número de horas de luz que "altera los ritmos circadianos".

"La jornada se vuelve más larga y hace que nos acostemos más tarde. Si le añadimos la siesta del mediodía puede resultar imposible dormir durante la noche", subraya el doctor Del Río.

Cuatro de cada diez personas duermen siesta y seis de cada diez se acuestan más tarde en verano, según datos de INFITO.

"Deben restringirse las siestas y, en todo caso, acortar su duración a 30 minutos", ha mencionado el especialista, para quien conviene además acostarse a la misma hora o dejar pasar al menos dos horas entre la cena y el irse a dormir.

También pueden ser útiles las técnicas de relajación, como baños, ejercicios de meditación, o de respiración pausada, así como tomar plantas medicinales de dispensación farmacéutica como la pasiflora o la amapola de California que contribuyen a una relajación psíquica y somática que facilita el sueño, y no tienen efectos secundarios.

El 45% de los extremeños recurren a plantas medicinales de dispensación farmacéutica para conciliar el sueño, según la encuesta de INFITO.

Para dormir bien INFITO aconseja, igualmente, estar hidratados bebiendo al menos un litro y medio de agua al día; no consumir bebidas con cafeína antes de ir a dormir; y evitar la ingesta de alcohol, sobre todo durante la cena, porque activa el organismo e interrumpe el sueño.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha