eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

El meloncillo y el cormorán no podrán buscar refugio en La Mancha

En Extremadura ya salieron del capítulo de especies protegidas, y ahora se pretende en Castilla-La Mancha

Ecologistas en Acción y Adenex no ven razones científicas para perseguirles

“De vez en cuando hay que buscar un culpable para los problemas del campo”

- PUBLICIDAD -
Cormorán grande / Foto: EFE

Cormorán grande / Foto: EFE

El meloncillo y el cormorán grande ya perdieron su protección en Extremadura, y en la vecina Castilla-La Mancha parece esperarles la misma suerte. Ecologistas en Acción de esa comunidad ha considerado una "barbaridad" la petición de la Asociación de Productores de Caza (Aproca) de que se puedan "exterminar" esas dos especies protegidas en Castilla-La Mancha.

Los ecologistas han levantado la voz de alarma, en un comunicado, tras conocer que Aproca ha pedido que ambas sean consideradas especies exóticas y han recordado que son dos especies no cinegéticas y autóctonas. La propuesta se oficializó hace unos días en el Consejo Provincial de Caza de Toledo, donde la representante de esta entidad realizó una petición expresa en ese sentido.

La declaración de especie exótica invasora obligaría a la aprobación de un plan de erradicación y control cuyo fin último, según el Real Decreto estatal que regula las especies exóticas e invasoras, sería la eliminación de estas especies del medio natural.

Con ello el meloncillo y el cormorán extremeños no podrían refugiarse en ese territorio, ya que en nuestra comunidad dejaron de estar protegidos, y pueden eliminarse con unos permisos especiales. En el Parque Nacional de Monfragüe se estarían ya matando meloncillos según Ecologistas en Acción, amparándose en una autorización excepcional que, en opinión de los ecologistas, es "a todas luces irregular".

El nuevo perseguido

El caso más grave sería el del meloncillo, según exponen Antonio Gentil, de Adenex, y Juan Carlos Giraldo, de Ecologistas en Acción Extremadura. Acusados de acabar con liebres, conejos y perdices, estos pequeños depredadores de dos kilos de peso (más pequeños que un gato), son el nuevo “culpable” de los problemas de renta de los agricultores según Giraldo, “igual que antes lo fueran el rabilargo o el zorro”, y también los cazadores ven en ellos a los responsables de la disminución de las especies de caza menor, “cuando la única responsabilidad es la de su sobreexplotación”.

El meloncillo ha proliferado en la provincia de Badajoz y tiene en su contra que es un depredador diurno, por tanto se le ve, “pero en realidad según análisis hechos de sus estómagos, se alimentan preferentemente de insectos, reptiles y roedores, y en menor medida de conejos y liebres ya que apenas hay”, refiere Antonio Gentil de Adenex, que también se opuso a que, hace dos años, saliera del capítulo de especies protegidas en Extremadura.

A partir de entonces se les puede matar con un permiso especial que “se lo dan a todo el mundo, a discreción”, asegura este portavoz de Adenex.

En cuanto al cormorán grande, salió del catálogo de protección hace más tiempo, y se le acusa, en este caso por parte de los pescadores, de esquilmar algunas charcas en la zona de Cáceres “cuando en realidad”, repone Giraldo de Ecologistas en Acción, “el daño sería insignificante y desde luego no a la tenca que vive en aguas no superficiales”; también se le puede cazar con permisos especiales pero son más escasos según ambas organizaciones ecologistas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha