eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

La base necesaria

“Quizás lo que nos identifica es que en nuestras propuestas siempre aparece lo primero un código ético que limita el poder, y las ganancias, porque tenemos miedo, un miedo razonable, a caer en la tentación del poder si nos dejan solas”

- PUBLICIDAD -

He comenzado el camino hacia el #20D, esa media noche decidirá tantas cosas. Nunca he comprendido muy bien cómo es posible que firmemos un cheque en blanco durante cuatro años a un grupo de personas para que sean quienes tomen decisiones que afectan a nuestro presente y nuestro futuro mucho más allá de esos cuatro años. Nunca ha sido este sistema democrático, mi sistema democrático, siempre lo he vivido como un mal menor.

Al menos tenemos eso, cuatro años para poder cambiar a los que están. Sin embargo, en 2011 me hice consciente de que hay muchas más personas en este país que no están satisfechas con estas migajas de participación. En 2011 nació EQUO, para mí una propuesta ciudadana tal como la había soñado. Desde la periferia y desde la base social suele ser difícil impulsar algo que logre triunfar, de modo que me subí al carro que llegaba desde la fusión de personas con más peso mediático, para ser parte de la base necesaria. 

Y aquí estoy, siendo parte de la base necesaria, teniendo que poner la cara a veces y teniendo que barrer y colocar las sillas la mayor parte del tiempo (traducido al lenguaje moderno, equivale a actualizar los blogs, mover las redes sociales y diseñar carteles), pasando por debatir documentos, propuestas o programas. Todo ese abanico de participación debe ahora concretarse en 15 días de campaña. 15 días para contagiar, ilusionar a la gente con la que comparto territorio, a esas personas diversas que forman Extremadura. 

Están siendo 15 días de infatigable esfuerzo comunicativo, para que logremos entender que para llegar a la democracia de nuestros sueños, esa democracia participativa que no teme a la transparencia, ni tiene miedo de reconocer que lo que de verdad importa son las Personas, y que para ello lo más urgente es compartir.

Compartir las responsabilidades en la toma de decisiones, compartir el gasto público en el bienestar de quien está indefenso. Compartir los sueños y las esperanzas, las certezas y las dudas. Un compartir que es cooperar. Y por eso me vuelvo a poner en marcha, como si hace seis meses no me hubiera dejado la piel en una campaña electoral. Entonces tuve buenos compañeros de camino, ahora tengo esos mismos y algunos más. Ha cambiado el nombre, pero no han cambiado los objetivos. 

Somos todas tan nuevas, las formaciones y las personas que les damos cuerpo, que nos ha costado perdernos el miedo. A fin de cuentas venimos de sufrir engaño tras engaño y nos cuesta un poco reconocernos. Quizás lo que nos identifica es que en nuestras propuestas siempre aparece lo primero un código ético que limita el poder, y las ganancias, porque tenemos miedo, un miedo razonable, a caer en la tentación del poder si nos dejan solas. Es por eso que aunque sólo se muestren un rostro, o seis, sabemos que somos mucho más, muchas más y hacemos de la transparencia nuestra seña de identidad. 

La medianoche del 4 de diciembre es un paso más, de los muchos que hemos dado... sólo 15 días nos separan de nuestra meta, una democracia mejor, más participativa, más autentica. Juntos PODEMOS.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha