eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Acebo, el pueblo donde quieren que vivas

Esta localidad de Sierra de Gata (Cáceres), quemada en 2015, ofrece tierras y asesoramiento gratis para nuevos pobladores

Seleccionan proyectos agrícolas, ganaderos, forestales o de transformación, que podrían recibir ayudas oficiales, y exigen empadronarse allí

El proyecto ‘Vivir en Acebo’ ha recibido 800 propuestas y 30 han sido preseleccionadas

- PUBLICIDAD -
Acebo Sierra Gata Caceres

Acebo, entre las colinas de la Sierra de Gata al noroeste de la provincia de Cáceres vivirenacebo.es

Era agosto, hace año y medio de aquello, y en Acebo, Sierra de Gata (Cáceres), se originó un incendio que afectó a una pequeña parte de la comarca pero a casi el 80% de ese término municipal de 57 kilómetros cuadrados. De aquellas cenizas han surgido varios proyectos de regeneración, y recientemente uno del propio Ayuntamiento, ‘Vivir en Acebo’ , que algunos ya han completado a modo de advertencia como ‘Vivir (y trabajar) en Acebo’.

El consistorio que gobierna el PP pidió ideas a un vecino digamos ilustre, Dionisio Romero, ex fundador y director gerente de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, y que hace diez años se trasladó de Madrid a Acebo desde donde realiza trabajos audiovisuales, escribe, y fundamentalmente trabaja en los último tiempos como animador de desarrollo rural con labores para la Junta de Extremadura, Diputación, y en los últimos tiempos como portavoz del Proyecto Mosaico (Junta-Universidad) que pretende cambiar el modelo de explotación agroganadera y forestal de Gata para evitar incendios.

Dionisio Romero Acebo Gata

Dionisio Romero

Desde hace un mes coordina ese proyecto particular del municipio, ‘Vivir en Acebo’, que consiste en ofrecer a nuevos pobladores dispuestos a empadronarse allí tierras gratis –en usufructo, no en propiedad- para desarrollar proyectos agrarios, ganaderos o forestales, aunque también está guiando a personas interesadas en trasladarse a Gata para continuar de momento con sus trabajos anteriores pero que acarician en el futuro ganarse la vida pegados a la tierra.

Mueren 20, nacen dos

El proyecto del pueblo es atraer nuevos residentes, Acebo (590 habitantes oficiales) está en la lista de localidades en peligro de extinción entre 4.955 españolas, la mitad del total, porque tienen menos de 1.000 habitantes; en Acebo cada año mueren 20 personas y nacen “una o dos”, en cuestión de nada “puede desaparecer”, explica el coordinador del programa Dionisio Romero.

El recurso, básicamente el único disponible, es ofrecer terreno gratis para explotar en usufructo, en el monte público (1.860 hectáreas) o en los baldíos (3.200) que es como una comunidad de propietarios derivada de los antiguos terrenos comunales. La inmensa mayoría de los baldíos está abandonada y es “donde el incendio se ha cebado más”, se trata ahora de darle usos agrícolas, ganaderos, y de transformación, quitando de paso carga de biomasa.

Paisaje de pinos devorado por el fuego junto a Acebo / JCD

Paisaje de pinos devorado por el fuego en Acebo, agosto 2015

“Aquí no damos trabajo, no damos casas ni dinero”, advierten desde el proyecto a los despistados. “Ofrecemos tierra para que alguien las trabaje y nuestra originalidad es que además brindamos acompañamiento y asesoramiento técnico y financiero: por ejemplo un veterinario si tienes un proyecto de cabras,  o un ingeniero agrónomo para una idea sobre explotación de castaños”.

Técnicos ganaderos, forestales y agrarios del proyecto Mosaico, si la idea es coherente, ayudan a estudiar el modelo de explotación, variedades, financiación, viabilidad general y disponibilidad de recursos económicos de la política agraria comunitaria (PAC) o de la Junta de Extremadura para apoyar estas ideas.

Hay un programa de ayudas a fondo perdido de 30.000 hasta 70.000 € a menores de 40 años (programa de incorporación de jóvenes agricultores/ganaderos); cofinanciación de proyectos de transformación por parte de la asociación para el desarrollo de Sierra de Gata, Adisgata, y las ayudas de la PAC y Junta de Extremadura.

Oportunidad “de oro”

La inversión principal en cualquier caso tiene que ser la del promotor, y según Romero esta es una oportunidad “de oro” para quien tiene la ocasión o el deseo de emprender una actividad agraria o ganadera, vivir y trabajar en el campo.

La respuesta ha sido “brutal”, han recibido más de 800 correos electrónicos de los que han seleccionado 30 proyectos o personas “que han comprendido de qué se trata esto”. Y es que no todo el mundo lo ha hecho o no han leído bien, por ejemplo han llegado muchos curriculum, desde un arquitecto chino a un peluquero pasando por terapeutas, cineastas, actores, periodistas, médicos o arquitectos.

Pero también hay ingenieros agrónomos o forestales, gente que tiene ya un negocio agroganadero y se trasladarían para Acebo porque les parece un sitio más atractivo, o gente de ciudad con hijos que quieren cambiar de vida y le gustaría vivir en un entorno más natural y disponen de unos ahorros para empezar.

Estos días por ejemplo visitaba la localidad una persona que vende artículos deportivos en una plataforma online y se trasladaría para hacer lo mismo en principio mientras emprende proyectos relacionados con la agroganadería, mientras su mujer, con familia de empresarios de castaños en Ávila, maneja varias líneas productivas.

En el verano, caras nuevas

Cada proyecto tiene su velocidad de desarrollo dependiendo de las circunstancias personales, desde el programa le hacen acompañamiento y seguimiento. Entre los 30 seleccionados hay cabreros, ovejeros, explotaciones de frutales, agricultura ecológica, o de transformación. Alguno llegado de unos chilenos de California “lo hemos cerrado porque era muy arriesgado”.

Pastor Acebo Cáceres

Un pastor de la localidad vivirenacebo.es

Pero el lugar tiene sus límites. Las tierras no son infinitas, ni la carga agraria, ganadera o forestal que se les quiera asignar; tampoco sobran precisamente las viviendas de alquiler, por eso el Ayuntamiento ha publicado un bando llamando a los vecinos que tengan alguna para arrendar. Y por otro lado quieren asegurar que haya una buena convivencia vecinal.

“No se trata de que vengan cien familias”, confiesa Dioniso Romero. “Con unos pocos nuevos pobladores es suficiente porque luego tiene efecto multiplicador en visitas, familias, amigos, y más gente que se puede animar”.

Dan por seguro que en el verano habrá ya caras nuevas en el pueblo. Tres familias relacionadas entre sí llegan en mayo a Acebo para gestionar vivienda y colegio, y en junio a vivir definitivamente adaptando a los niños antes de que empiece la escuela.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha