eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Confesiones marchan en Cáceres por la paz y contra la violencia religiosa

La marcha, que ha reunido a varios centenares de personas bajo el lema "Unidos por la paz"

El Obispado Coria-Cáceres trabaja en esta iniciativa junto con otras confesiones cristianas, la Comunidad Islámica de Cáceres, la Bahá'í de Extremadura y la Budista del Monasterio "El Olivar del Buda"

- PUBLICIDAD -

La décimo cuarta edición de la Marcha por la Paz ha unido un año más en las calles de Cáceres a diversas confesiones, que han mostrado su rechazo a la violencia en nombre de la religión, que, a su juicio, es un vínculo de paz que debe unir a todos los credos.

Así lo ha indicado antes del inicio del acto el obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, que trabaja conjuntamente con otras confesiones cristianas, la Comunidad Islámica de Cáceres, la Bahá'í de Extremadura y la Budista del Monasterio "El Olivar del Buda". La marcha, que ha reunido a varios centenares de personas bajo el lema "Unidos por la paz", ha recorrido el Paseo de Cánovas y ha concluido con la lectura de un manifiesto elaborado por miembros de todas las confesiones en castellano y árabe.

El prelado ha señalado que en estos momentos y circunstancias le dicen al mundo "que la paz es necesaria más que nunca" "Tenemos que unirnos todos los hombres y todas las religiones para luchar por esta paz", ha insistido. En este sentido, ha señalado que "que la religión lo que pretende siempre es la unión con Dios y eso es siempre vínculo de paz y fuerza para construir la paz".

"Creemos también que todas las religiones podemos juntas expresar este rechazo de todo tipo de violencia, de todo lo que esclaviza al hombre y lo que lleva a que no construyamos esa paz, que es necesaria más que nuca en estos momentos", ha afirmado el obispo. El secretario general de la Comunidad Islámica de Cáceres, Abdel Karim Kerkaou, ha expresado su rechazo a todo tipo de violencia que se comete en nombre de la religión.

"Estamos aquí para decir que los musulmanes pueden tener convivencia con otras religiones; queremos paz, no guerras ni enfrentamientos", ha asegurado. A su juicio, la religión es igual que la libertad, ha señalado, "termina cuando empieza la de otra persona". "Yo no puedo obligar a otra persona a que sea musulmán o cristiana, cada uno puede pensar como quiera, hay que vivir en un mundo pacífico sin guerras ni enfrentamientos", ha insistido. El pastor de la Iglesia Evangélica de la Comunidad de Mérida y Miajadas, Mariano Arellano, ha manifestado que no hay ninguna religión que en su fundamento incite a la violencia.

Lo que sí ocurre dentro y fuera de todas las religiones, ha reconocido, "es que a veces el fundamentalismo, la ignorancia, va comiendo terreno y nos hace que usemos nuestra ideología como arma arrojadiza con la que atacar a otro". La representante de la Comunidad Bahá'i, María Cañas, ha considerado que la razón de ser de la religión es la paz, unir a la gente, "desarrollar la capacidad de amar y las cualidades necesarias para esa unión con Dios y con los demás, para tener una sociedad en paz y resolver los conflictos de una forma pacífica".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha