eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Sigue el colapso en el colegio con necesidades especiales de Mérida

El gobierno de Monago ha anunciado la amplición del centro, aunque los padres siguen sin saber cuándo comenzará el curso a cuatro meses de final de curso

- PUBLICIDAD -
Foto de familia de padres y alumnos del Colegio Casa de la Madre de Mérida

Foto de familia de padres y alumnos del Colegio Casa de la Madre de Mérida

Meses atrás la Junta se comprometió a ampliar las instalaciones ante el colapso del centro. Medio año más tarde la el gobierno de Monago ha anunciado su ampliación, a través del Plan de Infraestructuras Educativas, aunque a cuatro meses de que termine el curso no saben nada de las obras. Temen que de nuevo se incie el siguiente año escolar con los mismos problemas.

El alumnado tiene una movilidad reducida por su parálisis, mientras que otros necesitan una atención individualizada, y un espacio suficiente en que desarrollarse. Hay que tener en cuenta que se trata de un centro comarcal pensado para albergar a 20 alumnos, y que en la actualidad triplica esta cifra.

El colapso llevó a la Junta a dar una solución temporal tras las protestas que protagonizaron los padres. Optó por trasladar a una de las clases a un colegio público cercano, lo que ya suma dos clases en este centro. Esta medida, en primer lugar, ha generado una segregación de un alumnado con unas necesidades educativas diferentes, con unas discapacidades psíquicas, físicas o sensoriales especiales, según ponen de manifiesto lo padres.

Según ponen de manifiesto en una carta remitida a la Consejería de Educación, el AMPA del centro viene poniendo conocimiento de la administración las deficiencias y las necesidades del centro desde 2010. Unas deficiencias que según explican están provocando un deterioro en la atención a sus hijos y dificulta la labor de los profesionales que los atienden.

“Nuestros hijos tienen derecho a igualdad de oportunidades, y en las condiciones en las que ahora mismo se encuentra el centro ese derecho se vulnera sistemáticamente”, lamentan.

Según denuncia una de las madres, Susana Fajardo, el próximo año, cuando entren más internos, la situación no solo se verá solventada, sino que empeorará. Hasta ahora, y por falta de espacio, hay despachos que han sido trasladados al pasillo, dos clases han llegado a compartir aula. Además había siempre una clase alumnos en el patio, para solventar el problema de saturación.

Otra de las cuestiones que ha hecho levantar de nuevo la voz a los padres ha sido una circular en la que se les informa de la edad máxima de permanencia en el centro. Se les indica que a partir del curso 2015-206, el alumnado que quiera escolarizarse o continuar en el centro no podrá hacerlo cuando tenga cumplidos los 21 años, o los cumpla en el año natural en el año natural en el que intentan matricularse.

Los chicos podían permanecer en el curso hasta que cumplían los 22, aunque la nueva orden que aplicará la Junta dejará fuera del centro a varios alumnos. Es por ello que los padres entienden que la Junta, en vez de darles una solución final, ha optado por aplicar uno de los principios de la Ley de Educación, que hasta ahora no se cumplía a rajatabla para solucionar los problemas de espacio.

Señalan además que el Centro Especial de Empleo La Encina y el Colegio privado de educación especial Aprosuba-7 no tienen capacidad para acoger a estos alumnos, lo que les obliga a volver a casa, sin alternativas.

Piden soluciones

El documento registrado por el AMPA pide una vez más a la Consejería de Educación la ampliación urgente del centro, dimensionada acorde a la población actual y a la previsión de necesidades futuras. También solicitan las medidas de la Consejería a medio plazo como respuesta al problema de la sobreocupación.

Además, reclaman una asignación presupuestaria para los talleres del programa de transición a la vida adulta que permita su desarrollo, incluyendo dotación suficiente para garantizar las prácticas del alumnado en empresas, entidades e instituciones de la comarca.

Piden también la retirada de la circular que han repartido, informando que sus hijos deben abandonar el centro a los 21 años y plazas en las empresas, entidades e instituciones de Mérida y comarca que garanticen recursos asistenciales, ocupacionales y laborales; junto con una actuación urgente de la administración local y autonómica para resolver el problema de las listas de espera en centros de día y centros ocupacionales y de falta de plazas en centros especiales de empleo.

Lamentan la “grave dejación” hacia un alumnado que necesita el apoyo de todos para poder conseguir la máxima independencia e integración en la sociedad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha