eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

La garantía juvenil, el remedio frente al paro que no cuaja entre los jóvenes extremeños

Un  informe del Consejo de la Juventud muestra que solo dos de cada diez jóvenes extremeños desempleados se inscriben en el Sistema de Garantía Juvenil

Apunta a la falta de información y a la complejidad del registro como causas principales de la escasa participación

- PUBLICIDAD -
Crece el número de jóvenes extremeños en el extranjero

El dato resulta contradictorio. Extremadura es la quinta región de la UE con más paro (hasta el 60% de desempleo joven), pero solo dos de cada diez jóvenes se han inscrito a la garantía juvenil, la herramienta que desea combatir esta tendencia.

El estudio sobre garantía juvenil de Consejo de la Juventud de España muestra cómo pasado un año desde su entrada en funcionamiento la garantía juvenil es una gran desconocida.

La herramienta está destinada a buscar empleo de calidad o formación complementaria en menos de 4 meses a aquellos que acaban de perder su trabajo o terminar sus estudios. Pero la realidad es que el desempleo juvenil no ha bajado en la región.

El informe apunta a la falta de información y a la complejidad del registro como causas principales de la escasa participación. Además advierte que las cifras de casos de éxito se desconocen, falta una evaluación y un seguimiento cualitativo del proyecto que permita su plena implantación.

Ejemplos de buenas prácticas

Hay que tener en cuenta que el sistema de garantía juvenil no es un ente abstracto inoperante, ideado a modo de manual teórico. Ha funcionado en aquellos países como Finlancia que se lo han tomado en serio, explica Elena Ruiz, presidenta del Consejo de la Juventud de Extremadura.

Una de las cuestiones que se pregunta el organismo extremeño es si los gobiernos y administraciones se toman en serio el desempleo entre las personas más jóvenes. Es decir, si los poderes públicos guían sus políticas de manera adecuada en torno a esta cuestión.

Advierte el Consejo de la Juventud de Extremadura que no se traduce en utilizar el dinero que llega de Europa para repetir a modo de 'mantra' las políticas contra el desempleo que no han sido eficaces hasta ahora, como demuestran los propios datos de paro entre los más jóvenes en la región.

Tampoco supone ocupar en el menor tiempo posible con planes de empleo o programas especiales a los jóvenes con el dinero que llega de Europa. Sino acompañarlos y tutorizarlos en todo el proceso. Un seguimiento desde que se inscribe el o la joven, hasta que logra encontrar formación o un empleo. Y todo ello en el plazo de cuatro meses.

Se refiere también a las dificultades que tienen las personas que desean acceder al sistema para rellenar el formulario de garantía juvenil. Además, acuden a las oficinas del Sexpe y son muchos los casos en los que se van sin información.

La garantía juvenil tampoco es un modo de tener mano de obra barata. Una limitación esencial que recoge el informe es la falta de requisitos mínimos sobre la calidad del empleo a ofrecer, puesto que el apoyo a la contratación tendría que ir acompañado de medidas destinadas a reducir la temporalidad, precariedad y mejorar la formación juvenil.

¿Qué está pasando?

La presidenta del CJEx, Elena Ruiz, advierte que aunque es cierto que el paro juvenil es especialmente elevado en la región, éste no puede ser un argumento al que aferrarse parea que al final no funcione.

En todo caso aclara que se puede comenzar a través de un programa piloto, priorizando algún sector de la población joven con mayor riesgo de pobreza en Extremadura, para así progresivamente ir implantando el resto de la garantía juvenil.

Un modelo de Garantía Juvenil como el finlandés implica una asociación público privado que engloba a todos los agentes, y cuyo enfoque integral tiene en el centro a los beneficiarios; "en cambio, en España se ha implementado sin participación de la sociedad civil y actores no gubernamentales, y con enormes déficits debido a que no se ha acometido una reforma integral de unos Servicios Públicos de Empleo que se encuentran desbordados", recoge el informe.

Más de 60 millones

La garantía juvenil surgió tras la Recomendación de 22 de abril de 2013 del Consejo de la Unión Europea, y cuenta con 60 millones de presupuesto anuales desde su establecimiento. Por eso, el Consejo de la Juventud de España ha publicado el Informe de Garantía Juvenil, en el que analiza y aporta una visión crítica sobre el programa en España.

"Lo primero que llama la atención, está relacionado con el proceso de inscripción. Para apuntarte al Sistema de Garantía Juvenil, las personas jóvenes de entre 16 y 29 años tienen que permanecer un mes sin cursar estudios oficiales ni estar trabajando". Critica que a partir de aquí empiezan las complicaciones, porque el registro es sólo mediante un cuestionario online, dispuesto en la página web del Ministerio de Empleo, muy complejo.

"De hecho, el Informe apunta a que hay solicitantes que pasan hasta 3 y 4 semanas para completar su solicitud. Situación que empeora, además, si el joven no dispone de firma electrónica ni de medios de acceso, con lo que jóvenes con menos formación y más necesitados son los menos beneficiados". 

Otro aspecto al que se refiere, es que en España, una vez tramitada la solicitud, no hay plazo para dar una respuesta al joven inscrito, quien en numerosas ocasiones termina desmotivado. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha