eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

En el último semestre 5.000 jóvenes se han ido de la región o vuelto a casa por problemas de trabajo

3.000 menores de 30 años vuelven a vivir con sus padres por estar en paro o cobrar muy poco

Además 2.000 se han marchado, el 88% a otra comunidad y el 12% al extranjero

- PUBLICIDAD -
Manifestación de Juventud Sin Futuro en Alicante. CC Neil Vega Murrieta vía Flickr

El último observatorio hecho por el Consejo de la Juventud sobre las condiciones de vida y trabajo de los jóvenes extremeños traza un panorama que lejos de la recuperación a la que se apunta todo el mundo, presenta una situación “intolerable” de precariedad laboral y social, sin futuro, que les obliga a marcharse de la región, o resignarse de nuevo en el cobijo familiar en espera de mejoría.

La calificación de intolerable es de la presidenta del Consejo de la Juventud de Extremadura (CJEx), Elena Ruiz, que encabeza un organismo formado por asociaciones de jóvenes tanto de adscripción política como sin ella, y desde el cual pide que se cumpla simplemente el programa europeo de Garantía Juvenil, que obliga en el plazo de cuatro meses a proporcionarles una formación o un empleo de calidad.

Elena Ruiz, presidenta del Consejo de la Juventud de Extremadura

Elena Ruiz, presidenta del Consejo de la Juventud de Extremadura

El informe del Consejo de la Juventud de España, en su mirada a Extremadura, indica que la tasa de paro juvenil, después de unos meses de bajada, ha vuelto a subir y a fecha de cierre de los datos, en enero pasado, era del 44%, la más alta del país junto a Ceuta y Melilla.

Son 41.000 parados, 3.000 más que en el periodo anterior La mitad de ellos, además, son de larga duración, porque llevan buscando trabajo desde hace más de un año.

La precariedad continua dominando en el empleo juvenil extremeño porque es la segunda Comunidad Autónoma con mayor número de trabajadores ocupando puestos de duración horaria inferior a las que estarían dispuestos a desempeñar, un 22% de subocupación, y para los que además se necesita menor formación de la que ellos tienen, con un 63% de sobrecualificación.

También crece la temporalidad, dada en más de la mitad del empleo juvenil de la región y que afecta sobre todo a las mujeres empleadas de hasta 29 años (el 65% la padece).

A la cabeza en emigración, a la cola en independencia e ingresos

El paro o la precariedad del empleo producen consecuencias negativas para la juventud extremeña. En primer lugar es la de menos ingresos del país, de 3.500€ netos anuales de media, pero con 64.000 jóvenes sin ningún tipo de ingresos.

Por eso la tasa de pobreza y/o riesgo de exclusión social juvenil no mejora: afecta al 42%  y sobre todo a las personas más jóvenes, a casi la mitad de quienes tienen entre 16 y 24 años. También ocurre con la mitad de los que están en paro y con el 27% de quienes trabajan. Una situación “intolerable”, como ha señalado la presidenta del CJEx, Elena Ruiz, puesto que la juventud “es también el presente y esto les está afectando en estos momentos”.

No le extraña dados esos datos por tanto que en la región en el último semestre estudiado 3.000 personas menores de 30 hayan vuelto a vivir a su casa familiar, o que sea en la que menos gente joven viva por su cuenta, sólo el 15% de este colectivo.

Además la Comunidad ha perdido a más de 2.000 jóvenes porque afecta más la emigración que en cualquier otra parte de España; de ellos el 88% se han marchado a otras comunidades (1.800 personas), y el 12% al extranjero (225) aunque se calcula que podrían ser unas 100 más. 

Ayudas posibles

La transición a la vida adulta ·es cada vez más costosa” para una juventud depende de la economía familiar. El Consejo de la Juventud de Extremadura calcula que en la región hay alrededor de 38.000 que necesitarían beneficiarse de la Garantía Juvenil, 2.000 más que hace seis meses. “Y tendrían que hacerlo de la medida europea real, consistente en buscar formación o empleo de calidad para las personas paradas menores de 30 años, en un plazo máximo de cuatro meses según lo recomendado desde Europa”, reclaman desde él.

En lo que respecta a la vivienda, para una persona joven asalariada es “inviable emanciparse”  sin sobreendeudarse. En el caso del alquiler tiene que dedicar casi la mitad de sus ingresos (no se recomienda superar el 30%), por lo que necesitaría una ayuda adicional de 1.410 euros anuales o 117 mensuales. Y para tener una en propiedad necesitaría ganar un 34,5% más, es decir, 3.165 euros anuales o 264 mensuales.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha