eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Una campaña nuestra a universitarios y docentes la importancia de la detección precoz de la inteligencia límite

La Fundación Magdalena Moriche pone de manifiesto que los profesionales que más temprano pueden detectar esta problemática en un joven son los profesores, los sanitarios y los psicólogos y trabajadores sociales

Estos jóvenes se integran y tienen un grado de autonomía "bastante grande", pero puntualmente necesitan un apoyo periódico 

Según los últimos estudios, en torno a un dos por ciento de la población española tiene un trastorno de inteligencia límite, un colectivo que precisa de los "recursos necesarios" para abordar su problemática

- PUBLICIDAD -
Clase vacía en un centro

Clase vacía en un centro

La Fundación Magdalena Moriche está interesada en hacer llegar a los actuales y futuro profesionales educativos extremeños la importancia de saber detectar la inteligencia límite en los alumnos, pues en muchos casos se derivan a las entidades especializadas más tarde de lo deseable.

Por ello, esta fundación está sensibilizando, a través de unas jornadas, a los alumnos extremeños de la Facultad de Educación y de la nueva Facultad de Psicología y a principios del próximo año a maestros y profesores de Primaria y Secundaria.

El presidente de la Fundación Magdalena Moriche, José María Iglesias, ha dicho que los profesionales que más temprano pueden detectar esta problemática en un joven son los profesores, los sanitarios y los psicólogos y trabajadores sociales.

El objetivo de la fundación es, en definitiva, que estos profesionales estén "entrenados" y sepan detectar este trastorno. Iglesias ha manifestado que este problema se detecta en la escuela, pero la experiencia actual dicta que los profesores no tienen las habilidades suficientes para poder atisbarla. Otro aspecto "clave" es que los profesionales educativos orienten a las familias de los afectados sobre dónde están los recursos humanos y materiales para atenderlos, los cuales "afortunadamente ya existen" gracias a diversas entidades extremeñas.

Las personas con inteligencia límite tienen una dificultad cognitiva leve, "que les coloca en tierra de nadie" a la hora de las prestaciones y en una situación de "vulnerabilidad" que debe ser "solucionada". También ha dicho que estos jóvenes se integran y tienen un grado de autonomía "bastante grande", pero puntualmente necesitan un apoyo periódico en determinadas circunstancias, facilitado por instituciones como la Fundación Magdalena Moriche.

Según los últimos estudios, en torno a un dos por ciento de la población española tiene un trastorno de inteligencia límite, un colectivo que precisa de los "recursos necesarios" para abordar su problemática. Iglesias ha destacado la implicación de la Junta de Extremadura en estas jornadas, así como el "apoyo" y la "sensibilidad" de las administraciones "en la medida de sus posibilidades", lo que es "de agradecer".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha