eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

La Garganta de los Infiernos está de cumpleaños

Hace 20 años que la Reserva Natural del Valle del Jerte es Paraje Protegido

Es el destino de Extremadura más visitado tras el Parque Nacional de Monfragüe

- PUBLICIDAD -
Reserva Natural Garganta de los Infiernos, Valle del Jerte / GobEx

Reserva Natural Garganta de los Infiernos, Valle del Jerte / GobEx

Elija un calzado adecuado , lo mejor botas con buen agarre para trotar por riscos y patear caminos de musgo y helechos. Anúdese bien los cordones, meta agua en la mochila y un sombrero para capear fríos, soles o vientos. Es la indumentaria que va a necesitar para participar en el 20 cumpleaños de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, un paraje protegido desde 1994 que tras el Parque Nacional de Monfragüe es el que más visitas recibe en Extremadura.

El aniversario se está celebrando con una semana de eventos que se extenderá hasta mediados de este mes. Pero el paisaje está ahí todo el año esperando que cada cual elija la fecha en la que más le cuadre recorrerlo. Cualquier estación es buena, todo depende de sus preferencias y de su resistencia a las inclemencias del tiempo.

A la hora de ponerse en camino opciones hay para todos los gustos, desde rutas para los menos entrenados hasta otras con más complejidad para quienes quieren poner a prueba su fortaleza. Hay, también, recorridos especiales para aventureros con limitaciones de movilidad o para quienes prefieren empaparse de naturaleza a lomos de un caballo o sobre la amortiguación de un todoterreno.

La emoción en cualquier caso está asegurada porque el escenario no deja indiferente a nadie.

Un homenaje de sensaciones

La Garganta de los Infiernos es un festival para los sentidos en todas y cada una de sus cerca de 7.000 hectáreas que abarcan los términos municipales de Cabezuela, Jerte y Tornavacas en el cacereño Valle del Jerte. Su indiscutible valor ecológico se lo confieren los ecosistemas de bosque de ribera, caducifolio y de alta montaña, sus impresionantes cascadas y piscinas naturales de agua congelada o los glaciares por los que se mueven las cabras montesas. No es difícil encontrarse con alguna mientras se buscan las alturas. Tampoco sorprender a alguna nutria mientras se escucha el cantar de las aguas o tener por compañero de viaje alimoches, águilas y buitres sobrevolando sobre la cabeza.

A ras de tierra puede, incluso, que se tope con algún acebo o tejo, dos ejemplos de flora que ya no abundan pero que siguen haciéndose hueco en este rincón de Extremadura.

Amantes del senderismo, del rafting, del parapente y de la escalada ya lo han convertido en uno de sus destinos preferidos. También aquellos que no quieren más que evadirse de la cotidianidad y recargar pilas en medio de esta batería de naturaleza.

Si aún no se ha iniciado en esta aventura un buen referente para planificarla es el Centro de Interpretación de la Garganta de los Infiernos, al que se accede desde el kilómetro 368 de la N-110 antes de llegar a la localidad de Jerte. Su personal le orientará sobre los recorridos que mejor se adaptan a sus expectativas, cuentan con guías para acompañarle y con un itinerario visual a base de paneles que dan una primera idea sobre lo que puede encontrar si finalmente decide echarse a la montaña.

Tanto si elige ir solo como acompañado , los circuitos están bien señalizados y si se siguen las instrucciones y se va bien equipado será difícil tener algún contratiempo.

Como datos para ir abriendo boca conviene saber que las máximas altitudes del paraje se encuentran en Castilfrío y la Cuerda de los Infiernillos, con 2.324 y 2.281 metros respectivamente. Los puntos más populares son las marmitas gigantes que la erosión del agua ha ido creando en Los Pilones, zona excepcional para amantes del chapuzón frío y sin anestesia; el puente de Carlos V por el que el Emperador pasó en su retiro hacia el monasterio de Yuste y el Chorrero de la Virgen, un mirador único para disfrutar del sobrevuelo de rapaces. Para buscadores de flora, desde los 300 metros de altura sepan que se puede encontrar el robledal que imprime singularidad a la zona.

El Gobierno extremeño ha destinado un millón de euros a mejorar este entorno coincidiendo con el 20 aniversario. El dinero se empleará en rutas, senderos, puentes, fuentes y en los centros de interpretación de Jerte y Cabezuela. También en la edición de material divulgativo y en la conservación de los valores naturales.

Merece la pena que revise su agenda y reserve hueco para celebrar este cumpleaños. La Garganta de los Infiernos se lo agradecerá regalándole todo un homenaje de sensaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha