Opinión y blogs

eldiario.es

Cuando Mariano besó a Viri

Mariano Rajoy acerca sus labios a los de su mujer Viri y, de paso, a los de los casi ocho millones de votos que le han dado la victoria en las elecciones. Pienso en esa humedad compartida, en ese beso, en ese instante íntimo ante la multitud que me rodea en la calle Génova. ¿Se habrán tocado lengua?

- Oye, ¿podremos gritar “¡rojos fuera!”?

Se lo preguntan dos postadolescentes que se dirigen a la sede del PP a celebrar la victoria de su partido. En general, lo que me encuentro son los típicos jovenzuelos de la calle Serrano de Madrid o de las calles buenas de cualquier ciudad española. Son “pequeños nicolases” y se les nota felices porque van a poder salir de copas en domingo. También hay señoras y señores de derechas de toda la vida. Solo echo de menos a alguna monja, quizá no hayan venido porque mañana temprano les toca hacer pastas sea quien sea el presidente.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Tertulianos felices, tertulianos jodidos

Niños que preguntan. Niños que imitan al candidato, que lo piropean y que lo abrazan. Familias escogidas que preguntan desde sus casas. Familias que pasan a una especie de semifinal y entonces dejan sus sofás y se van a la tele para seguir preguntando. Periodistas en grupo que preguntan. Candidatas mujeres que aceptan un debate en la tele solo de chicas. Presentadores famosos que pasan un par de días con los candidatos intentando buscar el factor humano. Políticos que bailan coreografías supuestamente improvisadas en la tele. Políticos progresistas que tocan la guitarra en programas donde hay tertulianos pro Pinochet. Políticos que corren con presentadoras. Candidatos que van a los platós de los informativos para someterse a las preguntas del conductor del telediario. Debates airados en segundas vueltas en programas muy carismáticos. Equipos de los candidatos que acusan a algún presentador de apagar el aire acondicionado para molestar a su líder, para justificar que el líder tenía calor. Equipos que tienen ideas alucinantes como darle un ritmo de merengue a su himno histórico e inundan la tele con él. Otros equipos que hacen videos patéticos, horteras o las dos cosas a la vez. Candidatos que tuitean sin parar. Audiencias interesantes, omnipresencia en las televisiones, más en las privadas que en las públicas, dicho sea de paso.

Esto ha sido la campaña audiovisual, la campaña (eso que nos ha tenido en bucle desde después del verano del 2015) televisiva y mediática que ayer tenía su momento de gloria. La noche era crucial. Televisivamente hablando, también. El asunto merecía un final apoteósico como el que nos regalaron desde la tele. Gráficos a tutiplén, pizarras digitales, presentadores en ebullición, conexiones a morir, tertulianos con todos los temas en la cabeza, representantes de los partidos entregados a sus diferentes causas. Datos, datos y datos que fueron jodiéndoles la noche a algunos de los contertulios y arreglándosela a otros, que no podían disimular su alegría. Yo diría, por resumir, que La 1, de TVE era la más triste. Pero sus dos presentadores, María Casado y Sergio Martín, debieron ir alegrándose con los resultados (notarse no se les notaba, no me malinterpreten): el triunfo del PP les daba un respiro, podrían continuar en la cadena pública, con su cuota de pantalla, mirando para otro lado, haciendo como que ejercen el periodismo de servicio público. No fue el caso de una de las tertulianas, Edurne Uriarte, (habitual de Los Desayunos, y ex pareja del ex ministro Wert, por dar dos datos de su biografía) que no pudo disimilar su regocijo cuando los datos de los sondeos a pie de urna dieron paso a los datos de votos escrutados.

A la que también se le notó especialmente contenta fue a Cristina López Schlichting, la periodista de la Cope que imitó a Pablo Iglesias, tras su comparecencia y dijo que suponía que ahora iría en plan OVEJA (lo pongo en mayúsculas por que sonó así en su boca) a verse con Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

El corazón y la plaza de La Gente®

Una simpatizante de Unidos Podemos, en la explanada del Museo Reina Sofía

Todavía no sopla el viento y la plaza ya podría ser una metáfora de España: en las gradas, los jóvenes con las banderas republicanas. En los bancos de piedra, al otro lado, los señores con las arrugas que surcan frentes. Piel de cuero, ceños fruncidos al sol. Son las ocho de la tarde y de la roca en la plaza del museo Reina Sofía sigue subiendo el calor hacia la atmósfera.

Madrid, exterior, noche. Globos lilas, espadas láser multicolor y banderas republicanas a tutiplén. Es el acto de La Gente ® . La pantalla que va a retransmitir el acto de los resultados de Unidos Podemos muestra al público que comienza a llenar la plaza y el público se mira en la pantalla. Un reflejo, un destello, algo aún inasible.

En los bancos de piedra comienza una lección de historia viva con un señor indignado, de nombre Pepe, militante de Podemos, a su nieto Diego, un veinteañero de patillas y pendiente en la oreja:

Seguir leyendo »

Los Oscar de la propaganda electoral

Se acaba la campaña y es momento de hacer balance. En concreto, de los vídeos que nos ha dejado, que en muchas ocasiones han dado más que hablar que los mensajes de los candidatos. En eldiario.es hemos querido premiar el esfuerzo audiovisual que han hecho los partidos para recabar apoyos de cara asl 26J y la originalidad de algunos de esos vídeos.

Así, hemos decidido otorgar nuestros propios Oscar a los mejores vídeos electorales, e incluso hemos repartido algún Razzie al peor spot de la campaña. A continuación os dejamos los ganadores de este certamen en el que se ha colado también una estrella invitada con premio especial del jurado.

Fue uno de los primeros vídeos de esta campaña y de los que más repercusión ha tenido. Ciudadanos eligió un bar como escenario para su spot y lo llenó de personajes que dialogaban entre ellos hasta que uno pedía el voto para el partido naranja en un discurso de tintes épicos.

Seguir leyendo »

Mariano, te puedo

VALENCIA, PARQUE DE LA CABECERA, 24 DE JUNIO, 19:30

Todavía quedan votantes del PP en Valencia. Los he visto. Y, aunque parezca increíble, biológicamente son idénticos a nosotros: tienen cara, pies, manos, juanetes e incluso algunos sufren de digestión pesada. En el parque de Cabecera, donde Mariano Rajoy va a celebrar su mitin de cierre de campaña, sudan como perros y yo sudo con ellos también. Y bailan “Torero” y yo bailo con ellos también. Y se abrazan y, qué coño, yo me abrazo con ellos también.

Compruebo que son seres humanos tan imbéciles como yo.

Seguir leyendo »

Entrevista (falsa) a Jorge Fernández Díaz

Son las dos y media de la madrugada del miércoles. Regreso a casa tras cenar con varios amigos cuando veo a un hombre visiblemente beodo tirado en un callejón.

Señor, ¿se encuentra bien?

¡No me violes!

Seguir leyendo »

Es importante saberse las cosas

31 Comentarios

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ante la periodista Susanna Griso.

¿Sabían de ese programa de “Dos noches y un día” que da Antena 3 y en el que Susanna Griso pasa un par de días con los candidatos a la presidencia? Yo no, pero eldiario.es me invitó a ver su última entrega, en la que Griso acompaña 48 horas a Mariano Rajoy durante la campaña.

No sabía qué me iba a encontrar, pero teniendo en cuenta cómo trata Atresmedia al Partido Popular y a Ciudadanos, sí que sabía lo que no me iba a encontrar.

Susanna llega el primer día a la Moncloa y el primero en recibirla es un perro muy majo que se llama Rico (me sorprende el nombre, aunque por otro lado... Pobre no se iba a llamar). Casi tres horas después de llegar, Mariano sale del Consejo de Ministros, y aunque Griso lleva todo ese tiempo esperando está fresca como una lechuga y le saluda risueña: está feliz. No han pasado ni dos minutos de programa y ya la admiro, porque lo que yo le hubiera preguntado antes de nada a Rajoy es que, si había Consejo de Ministros, qué necesidad había de citarme a las 10 de mañana. Pero bueno, quizás por eso ella se dedica a presentar programas y yo a protestar todo el día. Por eso ella está ahora riendo a lo que dice Mariano cada 20 segundos y yo tengo los ojos vueltos patrás cada 10.

Seguir leyendo »

Rajoy le dice cosas a Susanna Griso

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ante la periodista Susanna Griso.

Hay planes que ya de inicio no te apetecen mucho. Hay otros planes que no te apetecen nada. Luego está el plan de pasar dos días y una noche con Mariano Rajoy. Y al final del camino está el plan de ver a Rajoy en Dos días y una noche, el espacio de Antena 3 que presenta Susanna Griso con total desenvoltura, para después escribir sobre el programa. Según mi punto de vista, claro, que para eso soy la autora de estas crónicas.

El tema es que llegué ya sin ganas. Quizá es que estoy saturada: recordad que ayer vi también al presidente en funciones en El Hormiguero. Creo que he pasado más tiempo viendo a Rajoy y demás en estas últimas semanas que a gente de mi propia familia. Llegué, decía, con poco fuelle. Había tenido que interrumpir una cena divertidísima de la noche de San Juan para plantarme delante de la tele, con mi iPad al lado para vigilar tuiter, y mi libreta gigante para tomar notas a toda velocidad. Y entonces apareció Susanna Griso en el que sería su último par de días con un candidato a la presidencia. Las razones por las que la cadena ha dejado el programa de Rajoy para la última semana, justo tres días antes de las elecciones las desconozco. Puede que sea premeditado o puede que no, en todo caso están en su derecho a organizar estos especiales como quieran.

El programa consistió en Rajoy haciendo y diciendo cosas mientras Susanna lo sigue y lo escucha. Esto en principio está bien, siempre y cuando las cosas que se dicen y se hacen sean divertidas, diferentes, con enjundia, sofisticadas, extravagantes, originales, poco convencionales, exageradas… No sé, con un poco de vidilla. Entonces sí, entonces todo el mundo se entretiene. Pero si tu acompañante es un registrador de la propiedad, que no se caracteriza por su salero, levantar el asunto es complicado. 

Seguir leyendo »

Entrevista (falsa) a Mariano Rajoy

El director de campaña del Partido Popular me cita en la sede de Génova para entrevistar a Mariano Rajoy. Una vez allí, una mujer me guía hasta una sala donde hay un monitor de plasma apagado y un tipo de traje sentado a su lado.

Buenos días. ¿Es usted el periodista de eldiario.es?

Sí.

Seguir leyendo »

Rajoy y la chispa, TVE y la nada

Mariano Rajoy en el Hormiguero. / PP

Esta iba a ser una crónica simpática sobre el paso de Mariano Rajoy por El Hormiguero, de no haber sido porque la fiesta me la boicoteó ayer TVE con su infame comportamiento informativo, que voy a contar al detalle al final del artículo. Pero vamos por partes. El Hormiguero es un programa de entretenimiento en el que su presentador, el showman Pablo Motos NO tiene por qué hacerle una entrevista periodística ni rigurosa ni incisiva, al líder de turno. Vaya esto por delante, por todas las bofetadas tuiteras y no tuiteras que le han caído con estas entrevistas. Que si estaba muy masajeador con Rivera y muy estilete con Iglesias, etc. Lo de anoche, en cualquier caso, fue especial: hasta las hormigas Trancas y Barrancas, que suelen reservarse el papel de policías malotes, estuvieron dulces. Un dato: Rajoy ha decidido no ir hoy a la SER. Donde estén Trancas y Barrancas que se quite Pepa Bueno.

Mariano, que acudía a este espacio por primera vez salió sin corbata a ritmo de merengue, le dio la mano a Motos, se sentó, el presentador le llamó presidente y a partir de ese momento la entrevista fue un paseo por un senderito para él. El tono, la actitud corporal, las pausas, los enunciados de Pablo Motos eran más suaves, más tenues, más contemporizadores que los que vimos en las entrevistas anteriores, incluida la de Albert Rivera.

Hubo por parte de Motos una hostia inicial a Pablo Iglesias con el asunto del referéndum de Cataluña, que digamos le sirvió a Rajoy para lucirse de lo lindo. Y a mi me gustó especialmente esa manera de introducir esa lacra social que nos abate: la corrupción. “Tengo que hablar de un tema que es muy desagradable pero que está en todas partes”, dijo Motos, para preguntarle después, “de todos los casos, ¿cuál ha sido el más doloroso?”. Rajoy dijo que todos.

Seguir leyendo »