eldiario.es

Cabral: ¿Monte comunal o macrocentro comercial?

Varios colectivos de Vigo, como A Ría non se Vende, Equo, BNG, Izquierda Unida o la Asociación de Afectados de Liñeiriños, mantienen una firme oposición a la expropiación de montes comunales para la construcción de un espacio comercial de la multinacional inglesa Eurofund Investments. 

Espacio que ocupa el proxecto del macrocentro comercial de Cabral

Espacio que ocupa el proxecto del macrocentro comercial de Cabral

Las protestas de los colectivos contrarios a la expropiación de 300.000 metros cuadrados de montes comunales en la zona de Cabral, en Vigo, para la construcción de un macroespacio comercial de la multinacional inglesa Eurofund Investments obligaron este domingo a la suspensión de la asamblea de comuneros que debatía el acuerdo. Varios colectivos de la ciudad de Vigo, como A Ría non se Vende, Equo, BNG, Izquierda Unida o la Asociación de Afectados de Liñeiriños, mantienen una firme oposición al proyecto, y sobre todo al procedimiento que se pretendía seguir para la aprobación de la venta de los terrenos.

Los comuneros denuncian que no fueron informados de los detalles del proyecto y que se quería realizar una presentación pública e, inmediatamente, una votación a mano alzada, sin tiempo apenas para estudiar la información. Y reivindican mayor "transparencia", que se abra un plazo para su estudio y que la votación final se haga en urna. Las protestas de los colectivos ecologistas y de parte de los propios comuneros, con gritos como "el monte no se vende" o "el presidente no es de Cabral", forzaron la suspensión de la reunión, celebrada en el auditorio del Instituto Ferial de Vigo (Ifevi) y a la que asistieron más de medio millar de personas. La asamblea se volverá a convocar para estudiar el acuerdo y debatir la venta de los terrenos.

La multinacional Eurofund Investiments quiere levantar un macrocentro comercial y de ocio en terrenos del parque de Liñeiriños, de los que una parte corresponden a propietarios privados y otra a montes comunales. A Ría non se Vende denuncia que el origen de esta operación está "en el aberrante proceso de redacción del PGOM de Vigo, rechazado, alegado y recurrido en su contra por gran parte de los vecinos", que dejó estos terrenos en un comienzo clasificados como suelo rústico de especial protección forestal "en el punto de mira de la especulación". Con el PGOM este espacio pasó a estar clasificado cómo urbanizable, "dando paso a esta operación de auténtico pelotazo urbanístico que cuenta con la complicidad del Ayuntamiento de Vigo y la presunta colaboración de la directiva de la Comunidad de Montes de Cabral", denuncia el colectivo.

Al igual que en otros proyectos semejantes, uno de los argumentos que defienden sus promotores, aprovechando la situación de crisis económica, es el de la creación de puestos de trabajo, unos tres mil contando con la construcción del edificio. Para los opositores al macrocentro de Puerto Cabral, esta cifra es completamente "irreal", y afirman que el número de empleos que proporcionarían las obras sería muy inferior: "lo estamos viendo en las obras del nuevo hospital, también hablaban de tres mil empleos y en realidad son muchos menos", dice Loli Tobío, de Equo Pontevedra.

Estos grupos defienden por una parte que este tipo de macrocentros comerciales no generan riqueza en aquellos lugares en los que se instalan y que "un bosque bien gestionado podría dar beneficios constantes no sólo a los comuneros sino a gente de toda la comarca. La gestión de los múltiples productos forestales en madera, frutos, setas, espacios de ocio y esparcimiento, etc. puede ser una fuente de empleo local, sostenible y perdurable". Además, recuerdan el daño que podría producir en el pequeño y mediano comercio de la ciudad. "Las grandes áres emplean a mucha menos gente que el pequeño comercio. Y empleo de peor calidad", afirma Loli Tobío. A este respeto Equo e IU califican a Eurofond de "ejemplo de compañía que diseña centros comerciales con el modelo norteamericano de libertad absoluta de horarios” y que este centro comercial "será la tumba del pequeño y mediano comercio en Vigo".

A Ría non se Vende denuncia que, de llevarse adelante Puerto Cabral, "eliminaría masa forestal necesaria como pulmón para la atmósfera de una ciudad ya bastante polucionada, afectaría al patrimonio arqueológico, social y cultural, a los recursos económicos asociados al monte, al paisaje y a la propia memoria vital de los vecinos y vecinas de la zona". Y recuerdan que los montes comunales "tienen una función ecológica y socio-económica derivada de sus recursos y no pertenecen solamente a una generación, llegaron a nosotros gracias a los esfuerzos de nuestros ancestros y es nuestro deber cuidarlos y transmitirlos en el mejor estado posible a las generaciones que vendrán". Estos colectivos concluyen que "todos los habitantes de la comarca somos beneficiarios del monte de Liñairiños”. Ademáis el sendero panorámico de Vigo cruza los terrenos, entre otras rutas del Cinturón verde de la ciudad".

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -
- PUBLICIDAD -