eldiario.es

Menú

GALICIA

De Mesa asegura que "no se engañó a nadie" durante la crisis del Prestige

En el macrojuicio que se celebra en A Coruña el entonces delegado del Gobierno ha acusado a la prensa del caos informativo y de las acusaciones de mentiras y manipulaciones que se vertieron sobre la Administración: "no se reflejaba ni se transcribía exactamente lo que yo decía"

- PUBLICIDAD -

El delegado del Gobierno en Galicia durante la catástrofe del Prestige, y actual director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, aseguró que "no se engañó a nadie" al transmitir la información sobre la gestión del siniestro del Prestige. Así lo manifestó durante su declaración en el macrojuicio que se celebra en A Coruña. "La mentira tenía un recorrido muy corto y en 24 horas se podía saber todo, así que no tenía sentido ninguno engañar ni mentir a nadie", dijo a preguntas de varios abogados. Para uno de los mayores protagonistas de aquellas fechas, "la gestión llevada a cabo por las autoridades marítimas españolas fue impecable".

"Ninguna persona del Gobierno tenía la intención de engañar la sociedad gallega porque en 24 horas se podía saber la verdad", insistió Fernández de Mesa, que llegó a acusar a la prensa del caos informativo y de las acusaciones de mentiras y manipulaciones que se vertieron sobre la Administración en aquellos días. "No se reflejaba ni se transcribía exactamente lo que yo decía" se justifica el ex delegado del Gobierno, que aclaró que "a toro pasado todo es muy fácil" e insistió que él sólo se dedicaba a transmitir la información que le trasladaban las autoridades marítimas. "Sólo obedecía", dijo.

Además, De Mesa insistió una y otra vez en que él no tenía "capacidad" alguna para tomar decisiones durante la gestión de la catástrofe, a pesar de que presidía el órgano rector constituido tras el siniestro y a pesar de que llegó a estar imputado. "Ni autoritas ni potestas" dijo. Según el ex delegado del Gobierno, las decisiones correspondían "a la autoridad marítima", en alusión al que era director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, que "no tomaba las decisiones sólo, sino con sus asesores".

Por otra parte, y en respuesta a las declaraciones de la empresa de rescate Smit Salvage, que lo acusó de ser quien "más insistía" en alejar el buque, De Mesa volvió a aclarar que no dio "instrucción alguna a nadie" y eludió cualquier tipo de responsabilidad. Además, aseguró que él dice "la verdad", pero dudó "que otros puedan decir lo mismo", en referencia a otras declaraciones durante el juicio. "Nosotros defendíamos los intereses de España, los intereses de los demás, que cada uno diga...", llegó a manifestar.

El actual director general de la Guardia Civil aseguró también en varias ocasiones que los técnicos encargados de la gestión de la catástrofe "valoraron todas las posibilidades" para disminuir el desastre, pero sí aclaró que "ni legalmente ni por el calado" era posible meter el barco en el puerto de Ferrol ni en el de A Coruña. Además, también aclaró que "ni en España ni en Europa existía un puerto refugio" al que se pudiera llevar el buque, por las "condiciones del mar, del barco y de su gobierno".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha