eldiario.es

Menú

GALICIA

PSdeG, AGE y BNG se unen contra el "secuestro" del Parlamento

Las tres fuerzas de la oposición advierten de que darán "una respuesta conjunta, firme y contundente" si Pilar Rojo no da marcha atrás en el veto a las invitaciones a las sesiones plenarias; el PP los acusa de "exagerar" y ratifica que el criterio de la presidenta será el único que se aplique para admitir o no las personas invitadas

- PUBLICIDAD -
Toda la oposición anuncia una acción conjunta si se limitan los invitados a los plenos

Toda la oposición anuncia una acción conjunta si se limitan los invitados a los plenos

En la pasada legislatura hubo que esperar hasta casi el ecuador del mandato para presenciar un gesto público de unidad de la oposición parlamentaria, entonces formada por PSdeG y BNG, y en el conjunto del período sobraron los dedos de una mano para contar este tipo de acciones conjuntas. La novena legislatura autonómica apenas acaba de comenzar y este lunes el Parlamento ya ha sido escenario de un gesto unitario entre las tres fuerzas de la oposición. Los portavoces de PSdeG, AGE y BNG comparecieron conjuntamente ante la prensa con un mismo mensaje. El estímulo para la unidad se lo había dado tres días antes la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, con su decisión de prohibir que los grupos políticos inviten a la ciudadanía a presenciar las secciones plenarias.

"Este es el Gobierno tripartito, en minoría" y con "agallas", ironizaba por los corredores del Parlamento Xosé Manuel Beiras, portavoz de Alternativa. Lo hizo después de la rueda de prensa en la que, con breves intervenciones, los portavoces anunciaron su intención de desarrollar, en palabras de Francisco Jorquera, una "respuesta conjunta, firme y contundente" a la decisión de Pilar Rojo en caso de que esta "no rectifique" el "secuestro" del Parlamento. "Tiene aún tiempo a rectificar y queremos esperar; si no lo hace, tendréis la oportunidad de constatar en que va a consistir la respuesta", añadió el nacionalista, quien aún "está esperando" a que la conservadora responda a sus llamadas de teléfono.

"La hemos emplazado a que rectifique una decisión aparentemente tomada" y comunicada "de manera verbal", especifica el socialista Abel Losada, que concreta que si todo sigue igual el movimiento de la oposición se producirá "mañana mismo", esto es, en el pleno del Presupuestos, el primero en el que el acceso o no de personas invitadas a la tribuna del salón de plenos depende en exclusiva de Pilar Rojo. "Nos dijo que ella asumía el criterio de decidir quien accedía a la tribuna de convidados del Parlamento". "Ese -lamenta Losada- fue el único criterio expuesto", que para Beiras es muestra de un "despotismo sin ilustración" que exigía "esta coincidencia" entre las tres fuerzas "en la defensa de un Parlamento democrático". Rojo, dice el líder de AGE, debe recordar que preside una Cámara y no es "la directora de un reformatorio o centro conventual del siglo XVIII".


El PP ve "radicalidad" y "exageración"

La respuesta del PP a la unidad de la oposición llegaba minutos después a través de Pedro Puy, quien repartió acusaciones de "tendencia a la exageración" en un tono sensiblemente más airado de lo que es habitual en el portavoz de los conservadores. "La medida de la presidenta es proporcionada y no es una novedad en los Parlamentos que hay en España", dice el popular, quien además asegura que la presidenta "en absoluto limita la entrada de personas", sino que "limita la entrada de personas que no se atengan al Reglamento".

En cualquiera caso, en los casi cuarenta y cinco minutos en que contestó a las preguntas de la prensa Puy no fue capaz de aclarar cuáles serán los criterios a seguir para las prohibiciones preventivas de acceso a las sesiones. Será "el criterio que entenderá ella", la presidenta, a quien le corresponde establecer un "cierto control" para que nadie acuda a "reventar el normal funcionamiento de la institución democrática".

"Parece que quien tiene un tic antidemócrata es quien defiende las instituciones", censura Puy, quien considera que la medida es "la decisión menos radical posible" en un contexto en el que, a su juicio, no cabe "comparar" protestas como las de los afectados por las preferentes con la de los alcaldes del PP que, en 2005, protagonizaron incidentes en el Parlamento contra el Gobierno bipartito. Lo que sí concluye el conservador es que el PSdeG tiene "merecida" la "bienvenida" que "el señor Beiras le dio a la radicalidad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha