eldiario.es

Menú

GALICIA

En marcha la carrera hacia el liderazgo del PSOE gallego con tres aspirantes de la órbita de Sánchez

Las críticas de Gonzalo Caballero a Juan Díaz Villoslada por su pasado laboral en la Xunta en tiempos de Fraga marcan el arranque del proceso de precandidaturas

Xoaquín Fernández Leiceaga, tercer aspirante y portavoz parlamentario, apela a "dejar atrás las divisiones" 

- PUBLICIDAD -
Caballero, Villoslada y Leiceaga

Caballero, Villoslada y Leiceaga

El PSdeG comienza su carrera hacia un nuevo liderazgo. Los tres aspirantes a la secretaría general del partido en las primarias del próximo 8 de octubre han registrado ya sus precandidaturas, a la espera ahora de reunir sus respectivos avales necesarios -más de un millar, el 10% de la militancia- hasta el próximo día 20 y certificar su candidatura. La acreditación de Juan Díaz Villoslada, Xoaquín Fernández Leiceaga y Gonzalo Caballero, los tres de la órbita de Pedro Sánchez, han dado la salida a un recorrido que ya ha tenido su primera polémica en el fin de semana tras la alusión al pasado laboral en los gobiernos de Fraga de un de los inscritos.

Fue el economista vigués Gonzalo Caballero, sobrino del alcalde de la ciudad más poblada de Galicia e históricamente enfrentado con él, quien el domingo dijo que no le convencía que el PSdeG fuera dirigido "por quien fue subdirector general o directora general en los gobiernos de Fraga Iribarne". No era solo un ataque a Villoslada, subdirector general de Administración Local con el PP, sino también a la gestora del partido, ya que su presidenta, la diputada en el Congreso Pilar Cancela, ejerció de directoral general de Relaciones Laborales con los populares. "Los socialistas de base, entonces, estábamos trabajando contra las mayorías absolutas de Fraga en Galicia y de Aznar en Madrid", insistió.

Villoslada, tras registrarse como precandidato, apeló al "juego limpio" y aseguró que le llamaba la "atención" o bien la "falta de conocimiento sobre la función pública y su estructura" por parte de Caballero o, por el contrario, "un comentario que puede ser malintencionado". "El partido precisa una nueva etapa y no abrirla con formas viejas de actuar", añadió después de pedir a los compañeros que sean "constructivos" y no "destructivos". "Llevamos cierto tiempo en esa dinámica y este tipo de formas de usar una biografía o un currículo profesional no creo que sea lo que los militantes quieren", finalizó en el marco de un anuncio de doce compromisos, de los que destacó "la necesidad de reforzar los canales de participación de la militancia, así como la rendición de cuentas por parte de los cargos socialistas".

Gonzalo Caballero, que fue el último en inscribirse, llegó a la sede socialista en Compostela acompañado del abogado Pablo Arangüena y del diputado autonómico José Antonio Quiroga. Lejos de echarse atrás, el candidato vigués insistió que no le "convencía, como militante de base" que el líder del PSdeG sea un antiguo cargo en los gobiernos de Fraga y dijo estar "muy tranquilo" por sus palabras. Además, advirtió que lleva "20 años participando en el debate de ideas" del partido y que continuará así.

"No voy a caer en confusión alguna del proceso, pero hay que definir también qué tipo de proyecto, de referente y de actuación se pretende", añadió, tras proclamarse orgulloso de haber luchado "contra los políticos y también las políticas de la derecha".

El tercer aspirante , Xoaquín Fernández Leiceaga, acudió a primera hora a O Barco de Valdeorras para participar en una protesta contra la supresión de las áreas sanitarias en su papel de portavoz parlamentario del partido. Fue un representante de su candidatura, el concejal amiense Blas García, quien registró su precandidatura. Desde Valdeorras, el que fuera también candidato a la presidencia de la Xunta pidió que el proceso que ahora se abre en la formación venga marcado por "un debate transparente y claro, en el que haya la máxima participación de la militancia". Además, llamó a la unidad como "factor imprescindible para recuperar el papel protagonista que debe tener el Partido Socialista en Galicia", recalcó.

En referencia a las polémicas, Leiceaga reclamó "dejar atrás las divisiones y no preguntarle a nadie qué hizo en los procesos anteriores, sino qué está dispuesto a hacer en el futuro", además de "dejar ya" de ocuparse "de los debates internos para dirigirnos directamente a la sociedad" y "dar solución a sus problemas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha