eldiario.es

Menú

GALICIA

"Los chavales van al colegio a aprender pero tienen que ir educados de casa, también en la tecnología"

Javier Pedreira, Wicho, explica en el congreso InLugo16 que "no existen los nativos digitales" y alerta de que incluso los jóvenes carecen de herramientas fundamentales para moverse en las redes sociales y, en general, en internet

- PUBLICIDAD -
Javier Pedreira, 'Wicho'

Javier Pedreira, 'Wicho'

Existen los nativos digitales? El término fue acuñado en 2001 por Marc Prensky, que lo usó para denominar el grupo de estudiantes que ya en aquel momento preferían revisar un documento en pantalla en lugar de imprimirlo y para los que era impensable imprimir un correo electrónico en papel para conservarlo. ¿Podemos considerar, pues, nativos digitales a los chicos y chicas de menos de 20 años que se criaron usando internet y smartphones?

Javier Pedreira Wicho está convencido de que no, y así lo explicó en el libro Los nativos digitales no existen. Cómo educar la tus hijos para un mundo digital, que coordina junto con Susana Lluna Beltrán. En la obra alerta de que incluso los jóvenes  carecen de herramientas fundamentales para moverse en las redes sociales y en Internet. De esto hablará este sábado en Lugo, a partir de las 17 horas en una de las sesiones del InLugo2016. Pedreira es el responsable de informática de los Museos Científicos Coruñeses y colabora en varios medios de comunicación. Su blog, Microsiervos, que gestiona junto a Alvaro Ibáñez y Nacho Palou, es una referencia en la blogosfera hispana desde hace una década.

Un chico o una chica, aunque se haya criado utilizando Internet, con smartphones, tablets y otros dispositivos, ¿no es un nativo digital?

Es como si me dices que un niño cualquiera que nace en España domina la lengua porque en su casa se habla castellano. Y no es así. Tendrá una habilidades básicas, simplemente por la comunicación con su familia, pero eso no quiere decir que realmente domine ese idioma. Con la tecnología pasa lo mismo: sin formación no hay dominio.

Es decir, ¿que una cosa es poseer una cierta habilidad manual o reconocer y tener familiaridad con unas determinadas interfaces, pero otra cosa es saber utilizar la red?

Hay una cosa que nos está engañando: los interfaces táctiles que tan de moda se han puesto en los últimos años. Son tan fáciles de manejar que hasta un bebé los sabe usar. Pero eso no es porque los nuevos bebés tengan superpoderes, es porque los interfaces se han adaptado a nosotros. Los bebés se relacionan así con el mundo: tocando. Y los smartphones o las tablets funcionan como el niño espera que funcione el mundo: toca algo y algo sucede. Pero insisto: que los niños y niñas sepan subir fotos, reproducir un vídeo o manejar un programa, no quiere decir que sepan sacarle provecho a la tecnología.

¿Dónde podemos situar los principales defectos en el uso que estos jóvenes hacen de las nuevas tecnologías?

Si te fijas un poco ves que los y las adolescentes no tienen ningún problema a la hora de compartir sus contraseñas, no tienen precauciones a la hora de subir contenidos, no son conscientes de que legalmente no pueden subir una foto de otra persona sin que esta te dé permiso. O suben fotografías de fiestas de botellones, sin pensar que cuando dentro de un tiempo cuando vayan a pedir trabajo a una empresa, todo esto va a estar a la vista. O a la hora de buscar en Google, van directamente al primer resultado que encuentran, sin preguntarse quién publicó esa entrada, por qué, si hay otras versiones posibles. Aunque esto último también es un problema del sistema educativo, que no fomenta casi en absoluto el pensamiento crítico, que es algo que todos deberíamos ejercer.

En este sentido, ¿cuál es el papel que deberían cumplir los centros de enseñanza?

El sistema educativo debería aprender a incorporar estas herramientas como algo transversal, presente en todas las materias. Igual que de pequeño aprendes caligrafía, pero una vez que dominas la técnica el bolígrafo y la escritura se convierten en herramientas que usas en todas las clases, con las nuevas tecnologías pasa algo semejante. Esto normalmente no se hace porque para la mayoría de los políticos invertir en nuevas tecnologías habitualmente ha sido comprar no sé cuántas tablets y ordenadores, soltarlos en el aula y ya. Sin ni siquiera formar al profesorado. Convertir los libros de texto en un pdf no me parece hacer un uso inteligente de las nuevas tecnologías. Sí es bueno para las espaldas de los niños, que no tienen que ir cargados como animales, pero no es un uso demasiado creativo. Se queda muy corto.

¿Y cuál es la responsabilidad de los padres y madres?

¿Qué pasa en las casas? Pues que muchos padres asumen que los niños ya saben manejar las tecnologías y que no hay que estar encima de ellos. Al igual que al colegio se va a aprender, pero hay que ir educado de casa, hay que educar a los niños en el uso de las nuevas tecnologías. Los colegios cumplen otra función: deben enseñarles a sacar más provecho de ellas, pero ciertos elementos básicos corresponden a la familia. El 25% de los niños de 10 años tienen smartphone, y a los 15 el porcentaje ya es del 92%. Pero ya desde mucho antes los niños tienen acceso a las nuevas tecnologías y van a encontrar contenidos inapropiados por muchos filtros que pongas en los dispositivos. En las casas hay que acompañarlos en esto, educarlos, lo que es distinto de vigilarlos, de estar siempre mirando por riba del hombro a ver que hacen. Hay que explicarles las cosas, decirles que pueden encontrar cierto tipo de contenidos no adecuados, que si tienen algún problema pueden hablar con los padres, para evitar situaciones de ciberbullying o de grooming (adultos que se hacen pasar por menores para conseguir fotografías sexuales). Hay que hablar estas cosas, porque si lo que haces cuando encuentras a tu hijo mirando una página porno es chillarle, después cuando tenga un problema no recurrirá a ti. Muchos padres dejan sus hijos muy solos en este tema. En el libro hablamos incluso de huérfanos digitales, porque están muy abandonados.

¿Esta falta de educación digital hace que estemos desaprovechando la oportunidad de que esta generación cuente con unas competencias en un ámbito que es casi tan importante como un buen dominio del inglés?

Sí, o incluso más importante que un buen dominio del inglés. Hay estudios sobre las habilidades que demanda el mercado laboral, que sitúan las competencias digitales cómo algo básico. Todo el acceso a la red y a las nuevas tecnologías es una ventaja enorme para las nuevas generaciones y, en general, para cualquiera. Tenemos la fortuna de estar de esta orilla de la brecha digital: prácticamente todo el mundo tiene conexiones a internet y algún dispositivo para acceder a la red y a estas tecnologías que van a definir el presente y el futuro. Y teniendo esta posibilidad, es un desastre que no estemos permitiendo que nuestros niños y jóvenes le saquen todo el provecho posible a esta oportunidad.

¿Las brechas generacionales, en todo caso, son inevitables? ¿Cada persona, grupo o generación le da a la tecnología un uso diferente?

Las brechas generacionales no son excusa. Hay gente muy mayor que se desarrolla perfectamente con las nuevas tecnologías y hay chavales que no tienen ni idea. Hay brechas, pero es sobre todo una cuestión de actitud, de querer aprender. Si eres padre, y te viene tu hijo hablando de un youtuber, es importante que te preocupes por saber de qué te está hablando.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha