eldiario.es

Menú

GALICIA

En Marea llega a su plenario con el reto de acordar modelo político y de liderazgo

El debate sobre las "incompatibilidades" de los miembros de la nueva dirección y la posibilidad de establecer un liderazgo unipersonal se presenta como uno de los puntos más difíciles de acordar entre mareas, partidos y afiliación individual

El documento político ve necesario combinar la "implantación territorial" de En Marea con la "autonomía" de las mareas municipales

- PUBLICIDAD -
Cierre de campaña de En Marea

Acto público de En Marea en la campaña electoral gallega

Cinco meses después del apresurado proceso previo a las elecciones gallegas, En Marea aborda su futuro. El partido instrumental nacido la finales de julio a partir de las mareas municipales y de los partidos que las apoyan -en un proceso no exento de tensiones y con la incorporación al límite por parte de Podemos- se cita este sábado en Santiago para la celebración de su plenario, una asamblea en la que la formación, ahora ya con 14 escaños en el Parlamento gallego, se marca el reto de definir las "reglas" para escoger su primera dirección no provisional y, además, para "fijar el rumbo político" en un documento que "desarrolle posiciones y marque prioridades" de esa nueva dirección.

El proceso asambleario de este sábado, para el cual según el portal de participación de En Marea están inscritas algo más de 1.000 personas, comenzará con un informe de la coordinadora provisional sobre sus gestiones de estos meses. A continuación llegará el debate del reglamento de primarias que, lejos de ser una mera formalidad, será el escenario en el que mareas locales, partidos -como Anova, Esquerda Unida, Cerna y el propio Podemos- e integrantes individuales tengan que mostrar si son capaces de cuadrar el complejo juego de equilibrios para regir un proceso de elección que, según la propuesta de reglamento a debate, se desarrollará entre el 10 de enero y el día 22 del incluso mes.

Este reglamento servirá para elegir el Consello da Marea, un órgano de dirección de 35 personas que, atendiendo al documento base, será constituido a partir de listas "cremallera" en cuanto al género de quienes las compongan, que para concurrir tendrían que reunir 100 avales "con un mínimo de 20 por provincia" y presentar anexa a la lista "una propuesta de líneas de actuación". Entre los "requisitos individuales" para acceder a las candidaturas figura el que se presenta como uno de los puntos que, a priori, suscitará más posiciones encontradas en el plenario: las incompatibilidades de los miembros del Consello, punto en el que la coordinadora provisional no ha podido llegar al consenso, motivo por el cual el documento a debate "recoge las dos líneas de opinión mayoritarias".

Según una de las propuestas formuladas, el único veto a la concurrencia sería para miembros del Comité Electoral de En Marea, "con el objetivo de garantizar la independencia" del órgano que dirige el propio proceso de primarias. La otra, más amplia, recoge esa incompatibilidad y otras dos: que no puedan optar al órgano directivo los cargos electos en el Parlamento, en el Congreso o en el Senado y, además, que si sale elegido alguien que tenga un cargo orgánico en uno de los partidos integrados en En Marea, esa persona "tenga que optar entre uno y otro cargo". Según esta propuesta, serían "miembros natos" del Consello cinco personas designadas por el grupo parlamentario en la Cámara Gallega y otra, por el de las Cortes. Los portavoces de ambos grupos -actualmente, Luís Villares y Alexandra Fernández-, serían según esta propuesta miembros natos del Consello y de su Coordinadora, "con voz y voto".

Más allá del debate de procedimiento, la elección de una o de otra vía supondrá la contraposición de modelos que referentes de En Marea y de las mareas municipales han venido haciendo explícita en las últimas semanas. Así, por ejemplo, desde el entorno de la Marea Atlántica se apuesta por la segunda opción como vía para mantener "liderazgos colectivos", una vía que en los últimos días también ha recibido apoyos por parte de, entre otros, dirigentes de Ezquierda Unida y de algunos miembros de Podemos. Mientras, las voces de la formación que defienden la otra vía -el entorno de Villares, la líder de Podemos Galicia o miembros de Anova, entre otros- señalan la necesidad de no limitar la participación de los cargos institucionales y algunas de ellas señalan la conveniencia de que Luís Villares, candidato a la Xunta y portavoz parlamentario, pueda ahora optar al liderazgo del partido instrumental y así reforzar el papel de la formación como alternativa de gobierno frente al PP.

"Reforzar En Marea como sujeto político"

Tras el debate reglamentario será el turno del documento político sobre una propuesta en la que la coordinadora provisional marca como primer objetivo "reforzar En Marea como sujeto político" en el que las organizaciones que participaron "en el proceso de unidad popular y confluencia", dicen, "ofrezcan su experiencia para la construcción del sujeto nuevo" que "no se somete (...) a la normalización política ni a la homologación con las fuerzas del régimen", señalan. Ese sujeto, profundiza el texto, debe buscar la "ruptura" y al mismo tiempo "construir alternativa de gobierno" desde la oposición, con líneas programáticas como la defensa "de los derechos básicos", una "visión republicana" de la política o el "derecho a decidirlo todo (...) tanto las políticas que afectan directa e indirectamente la vida de las personas como el derecho de autodeterminación".

En este contexto, el documento a debate considera necesario combinar la "implantación territorial de En Marea" con las mareas municipales ya existentes, "garantizando su autonomía" y "facilitando la creación en aquellas localidades donde no estén conformadas aún". No en vano, apuntan, uno de los objetivos más inmediatos de la formación será consolidar" el gobierno de los ayuntamientos de las mareas y "promover una nueva oleada de mareas municipalistas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha