eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

La ingeniera afroamericana que ha creado un Tinder para contratar sin prejuicios

- PUBLICIDAD -
Stephanie Lampkin ha creado una herramienta que oculta la edad, el sexo y la raza de los candidatos a un puesto

Stephanie Lampkin ha creado una herramienta que oculta la edad, el sexo y la raza de los candidatos

Si un candidato a un puesto de trabajo tiene un nombre que suena afroamericano, lo tiene más difícil para encontrar trabajo. Esa era la conclusión de un estudio que la Oficina Nacional de Investigación Económica, una ONG estadounidense, publicó hace unos años, tras realizar la prueba con nombres como Lakisha o Jamal. Recientemente, una investigación sobre la plataforma de desarrollo colaborativo Github demostró que las contribuciones de mujeres tienden a ser rechazadas más frecuentemente, un problema de discriminación que se ha observado en más ocasiones en la comunidad de código abierto.

Más allá de los estudios, hay quien ha sentido que el sexo o la raza han influido en sus opciones a la hora de encontrar un empleo en sus propias carnes. Es el caso de Stephanie Lampkin. Esta afroamericana aprendió a programar a la tierna edad de 13 años. Tras estudiar una carrera de ingeniería en la prestigiosa Universidad de Stanford y un máster en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, ha trabajado para empresas de la talla de Lockheed Martin, Microsoft o Deloitte.

Sin embargo, tras pasar varios fases del proceso de selección en una compañía de Silicon Valley, le ofrecieron un puesto de ‘marketing’, un hecho que la invitó a pensar que su sexo o su raza habían tenido algo que ver. A lo largo de los años, Lampkin asegura haber conocido a muchos afroamericanos que no tienen LinkedIn por miedo a ser discriminados a la hora de encontrar un puesto de trabajo.

Por eso decidió crear una ‘app’, Blendoor, para evitar el “sesgo inconsciente” que algunos responsables de recursos humanos pueden tener a la hora de seleccionar personal. Una pionera iniciativa que gustó a algunos inversores (recaudó 100.000 dólares, unos 89.000 euros, como capital semilla) y que acaba de tener otra prestigiosa recompensa. Lampkin ha sido incluida en la  lista de 35 innovadores menores de 35 años que publica anualmente el MIT.

Una herramienta para escoger a ciegas…

Algunos gigantes tecnológicos invirtieron solo en 2015 cuantiosas cantidades para impulsar la diversidad de sus oficinas ( Google asignó una partida de 133 millones de euros y Apple de 17 millones), lo que les ha permitido avanzar en la materia en los últimos tiempos. Aún así, el 69 % de todos los trabajadores de Google son hombres y el 5 % de los empleados estadounidenses son negros o hispanos, un  68 % y un 21 % respectivamente en el caso de Apple.

Cuando comenzó a desarrollar su proyecto, Lampkin no quería lanzar una mera herramienta que se limitara a potenciar la diversidad en el 'recruiting' como hace la aplicación Jopwell, utilizada por Salesforce, Adobe o Square. Lo que pretendía era desarrollar una ‘app’ realmente justa que premiara el mérito. Blendoor lo consigue ocultando el nombre, la edad, el sexo y la foto de los que buscan empleo, de forma que las empresas no puedan tener en cuenta ninguno de esas criterios.

Cual Tinder de la selección de personal, la aplicación muestra a los empleadores las destrezas, los intereses, el nivel educativo y el tipo de puesto al que aspira cada candidato. El responsable de recursos humanos puede hacer ‘swipe’ a derecha e izquierda hasta encontrar al candidato idóneo que pasará a la siguiente fase. El aspirante también utiliza el mismo método para intentar conseguir el trabajo de sus sueños.

La idea ha atraído ya a algunas compañías. 5.000 personas se han registrado ya en Blendoor y responsables de la captación de talento  en  19 empresas  de la talla de Twitter, Airbnb, Facebook, Google o Intel ya lo están utilizando.

… y para analizar la diversidad

Ahora bien, si la empresa acaba realizando una entrevista personal al candidato, ¿acaso no puede rechazarle en ese momento por cualquiera de los rasgos que Blendoor se encarga de ocultar? “La hipótesis es que el comportamiento cambia cuando la gente es más consciente de sus acciones porque saben que están siendo vistos y medidos”, ha explicado Lampkin.

Blendoor no solo permite a las empresas encontrar al mejor candidato sin sesgos. Además, la ‘app’ almacenará todos esos datos para elaborar estadísticas sobre qué candidatos pasaron a la entrevista y cuáles fueron contratados finalmente con el fin de que la empresa pueda estudiarlas. Los candidatos que consigan el puesto también podrán evaluar posteriormente si su entorno de trabajo apoya la diversidad. "Blendoor quiere hacer que las empresas sean responsables usando los datos", ha detallado Lampkin.

Además, las compañías incluso pueden comprobar los resultados de sus propias políticas de diversidad. Si una empresa invierte en Black Girls Code, una comunidad que enseña a programar a jóvenes afroamericanas, Blendoor podrá saber cuántas han acabado pasando el filtro después por méritos propios. De esta forma, les animará a continuar promoviendo la diversidad.

También quiere proporcionar esos datos a organizaciones como la National Black MBA Association, una organización dedicada a promover el bienestar económico e intelectual de la comunidad negra, con el fin de mostrarles que sí se puede encontrar trabajo en las grandes compañías tecnológicas.

Más allá de mostrar si el ‘recruiting’ de una empresa es imparcial, Blendoor puede ayudar a que los propios candidatos mejoren su currículum. Si detecta que varios candidatos carecen de una destreza imprescindible para el puesto, les puede sugerir que las mejoren.

“Nuestro objetivo es convertirnos en un estándar de la selección de personal ‘de facto’ en un mundo en el que ya no hablemos sobre la necesidad de diversidad”, ha asegurado Lampkin. Ahora bien, hasta que ese futuro llegue, ¿es la mejor técnica eliminar esos rasgos asumiendo así que son determinantes para encontrar empleo? Habrá que ver si esta novedosa ‘startup’, fundada por una emprendedora reconocida hasta por el MIT, tiene éxito en lograr que las empresas seleccionen a los mejores sin prejuicios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha