eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

El ancho de banda por el mundo: descubre cuál es la conexión más cara del planeta

- PUBLICIDAD -
CloudFlare ha comparado los precios de conexión que paga en cada país

CloudFlare ha comparado los precios de conexión que paga en cada región

Tener acceso a internet a una velocidad decente se ha convertido en una necesidad para cualquier empresa. De hecho, la Unión Europea se ha marcado como objetivo que en 2020 todos los ciudadanos europeos disfrutemos de cobertura de banda ancha de más de 30 Mbps. Sin embargo, dicha velocidad solo llega al 71,2 % de los hogares españoles.

Más allá de los problemas de acceso, mayores en otras regiones del mundo —en América Latina solo el 51 % de la población está conectada y algunos plantean ya si el derecho a internet no debería estar recogido en la Constitución—, la mayor dificultad con la que nos encontramos a la hora de contratar una conexión es el precio. 

Ahora bien, ¿en qué lugares del planeta el ancho de banda es más caro? CloudFlare, una empresa estadounidense que ofrece servicios de seguridad ‘online’ en todo el mundo —dispone de 86 centros de datos en 45 países— acaba de publicar un estudio comparando el precio de la conexión en las diferentes regiones del planeta. 

CloudFlare paga por el tráfico, igual que lo hacen muchas otras compañías que después venden el ADSL. En esencia, los equipos de su red se conectan a los de otra empresa (por ejemplo una operadora) que les ofrece ese servicio de acceso. Así, cuando CloudFlare compra ancho de banda, lo que compra en realidad se conoce como tránsito: paga por la conexión y el paso de los datos de un equipo a otro

A veces dos empresas pueden conectar sus redes sin ningún intermediario. La gran ventaja es que esta interconexión voluntaria, conocida como ‘peering’, es que sale gratis, ya que obviamente las partes del acuerdo no se cobran las unas a las otras. CloudFlare mantiene una política de ‘open peering’, permitiendo así que todas las redes se conecten a la suya.

De esta forma, el coste de tránsito y el porcentaje de ‘peering’ que se lleva a cabo en una región determinada —gratis, recordemos— sirven para que nos hagamos una idea de cuál es el coste efectivo real del ancho de banda en ese sitio. Ese par de datos es precisamente el que ha tenido en cuenta esta compañía estadounidense para realizar una estimación comparativa de los precios de conexión alrededor del mundo.

Para realizar este análisis, CloudFlare ha tomado como referencia el coste de tránsito —el importe de comprar ancho de banda a otro servidor— que paga en dos regiones,  Europa y Norteamérica, ya que es el mismo. El porcentaje de ‘peering’ en nuestro continente es relativamente alto (de un 60 %) gracias a la existencia de organizaciones que operan como puntos neutrales y permiten compartir tráfico a los operadores de servicio (como Espanix o Catnix en España).

En nuestro análisis, vamos a comparar el coste en todas las regiones con el del continente europeo para estudiar en cuáles la conexión es más cara o más barata según la experiencia de CloudFlare.  

La conexión efectiva en Europa está entre las más baratas

La conexión efectiva en Europa está entre las más baratas

Norteamérica, una región algo más cara

Como hemos comentado anteriormente, el coste de tránsito de Norteamérica y de Europa, según CloudFlare, es el mismo. Eso sí, el ‘peering’ es menor al otro lado del charco, tan solo de un 40 %. El porcentaje ha mejorado significativamente respecto al de hace dos años, cuando tan solo era de un 20 a un 25 %. De un modo u otro, lo cierto es que el coste final del ancho de banda sigue siendo 1,5 veces más caro que en Europa.  

En Norteamérica el coste de tránsito es similar al de Europa

En Norteamérica el coste de tránsito es similar al de Europa

Oceanía y Sudamérica, las regiones más caras del planeta

En Australia y Nueva Zelanda, el coste de tránsito está entre los más caros del planeta: su precio es 17 veces mayor que el de Europa y Norteamérica. Aunque su porcentaje de ‘peering’ sea de un 50%, superior al de Estados Unidos y Canadá, es menor que el de otras regiones. De esta forma, el coste efectivo total es 21,25 veces superior al de Europa y el más caro del mundo. Eso sí, excluyendo a Optus y Telstra, dos de los principales operadores, el coste efectivo caería y solo sería 4,25 veces mayor que el europeo.

En Oceanía, el 'peering' es del 50%

En Oceanía, el 'peering' es del 50%

Una situación similar se da en Sudámerica, donde el coste de tránsito es 17 veces mayor que el de Europa. El ‘peering’ es de un 60%, el mismo porcentaje que en el Viejo Continente, lo que explica que el coste real sea también 17 veces superior al europeo. Una de las razones por las que este coste de tránsito es tan alto en la región es que las redes Tier 1  —aquellas en las que el ‘peering’ es  libre— todavía no tienen una cuota significativa. Eso sí, hay diferencias entre países.

Mientras que el mercado brasileño es más barato y tiene mejor ‘peering’, los costes son más elevados en países como Perú y Argentina, donde Telefónica y Telecom Argentina, respectivamente, controlan la última milla —la red que conecta a los usuarios finales— de la mayoría de los usuarios.  Excluyendo a esas dos operadoras de la ecuación, el coste efectivo descendería considerablemente en América Latina y solo sería 4,25 veces mayor que el de Europa.

CloudFlare también se ha encontrado con que en algunos países de la región solo se permite el ‘peering’ a redes constituidas en el país y con licencia. Es el caso de NAP Colombia, un punto de conexión nacional de las redes de empresas que proveen el acceso a internet en ese país.

En Sudamérica, el porcentaje de 'peering' rebaja considerablemente el coste del tránsito

En Sudamérica, el porcentaje de 'peering' rebaja considerablemente el coste del tránsito

África y Asia, precios moderados

El tránsito en el continente africano se sitúa entre los más caros del mundo. En concreto, es 14 veces superior a los de Europa y Estados Unidos, si bien hay grandes diferencias interregionales y CloudFlare aún no dispone de un ‘data center’ en la zona occidental. Pese a ello, el ‘peering’ es del 90 %, lo que provoca que el coste efectivo solo sea 3,5 veces mayor que en Europa.

En África, el 'peering' de CloudFlare es del 90%

El 'peering' de CloudFlare en África es del 90%

En Asia, excluyendo Oriente Medio, el tránsito es 7 veces más caro que el de Europa, si bien el ‘peering’, al igual que en el Viejo Continente, es de un 60%, por lo que el precio final sigue siendo 7 veces mayor. 

Eso sí, también existen grandes diferencias interregionales. En Corea del Sur —donde la conexión a internet es la más rápida del mundo, aunque se prevé que los precios de conexión, controlados por el Gobierno, suban— y en Taiwán, el coste de tránsito se eleva considerablemente por Korea Telecom y HiNet. Excluyendo a esos dos operadores, ese coste final solo sería 3,5 veces mayor que en Europa para CloudFlare.

El 'peering' en Asia es de un 60%, el mismo porcentaje que en Europa

El 'peering' en Asia es de un 60%, el mismo porcentaje que en Europa

Oriente Medio, la más barata

CloudFlare tiene cuatro ‘data centers’ en Oriente Medio. Aunque pueda parecer sorprendente, ha conseguido un ‘peering’ del 100% en esta zona, por lo que no gastan nada en ancho de banda más allá de lo que invierten en suministrar su propio servicio.

En Oriente Medio, el 'peering' es del 100%

En Oriente Medio, el 'peering' es del 100%

Como es posible deducir tras el análisis, Europa es la región en la que el precio de conexión es más bajo según las estimaciones de CloudFlare, con la única excepción de Oriente Medio. Además, los altísimos precios de los operadores en algunas zonas provocan que se dispare el coste, como sucede en Asia u Oceanía.

En el siguiente gráfico puedes repasarlo todo de un solo vistazo:

-----------

Las imágenes de este artículo son propiedad de nrkbeta (1) y  CloudFlare

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha