eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Brahimi no tira la toalla pero admite "pocos resultados" en Siria

- PUBLICIDAD -
Brahimi afirma que "no soy de los que abandonan" pese a la falta de avances

Brahimi afirma que "no soy de los que abandonan" pese a la falta de avances

"No soy de los que abandonan". Así de contundente se presentó hoy el mediador internacional que lleva meses intentando frenar la cruenta guerra de Siria, Lajdar Brahimi, quien en medio de los rumores sobre una posible renuncia admitió que no puede presumir de haber logrado grandes resultados.

"Yo no quería este trabajo, no lo necesito, pero si lo estoy haciendo quizá es por un estúpido sentido del deber", afirmó el representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria tras comparecer hoy a puerta cerrada ante los quince miembros del Consejo de Seguridad.

Brahimi, que recogió el verano pasado el testigo que había dejado otro veterano diplomático africano, el exsecretario general de la ONU Kofi Annan, aseguró este martes ante la prensa que el momento en que sienta que su trabajo es "totalmente inservible", entonces no seguirá "ni un minuto más".

El mediador recordó que la otra alternativa posible para que su misión concluya es que así lo decidan la ONU y la Liga Árabe, aunque ambas organizaciones le han reiterado públicamente su apoyo en las últimas semanas. "Y los miembros del Consejo de Seguridad me han pedido generosamente que siga trabajado", añadió.

Brahimi admitió estar "avergonzado" por la falta de progresos, pero al mismo tiempo indicó que ahora el régimen de Bachar al Asad y la oposición se lo piensan dos veces antes de decir que van a ganar la guerra "la próxima semana", e incluso destacó que ambas partes han empezado a hablar de una posible solución política.

El diplomático volvió a reiterar hoy que el Consejo no puede seguir de brazos cruzados mientras los bandos "destrozan" Siria "poco a poco", recordó que a la comunidad internacional no le queda más remedio que seguir ocupándose de esta crisis, e hizo un nuevo llamamiento para que dejen a un lado sus diferencias y actúen "ya".

La "Declaración de Ginebra" acordada en junio pasado menciona en sus puntos principales un "órgano gubernamental con representación de todas las partes para facilitar la transición política en Siria", ante lo cual Brahimi pidió hoy dejarse de "ambigüedades" y pedir un gobierno transitorio "con plenos poderes ejecutivos".

El exministro de Exteriores argelino advirtió que tanto el régimen de Al Asad como la oposición están "destrozando" Siria "poco a poco", unas palabras que sabe que "enfadan" a ambos bandos, pero insistió en que "objetivamente están destrozando el país", con el consiguiente riesgo de contagio a la región de Oriente Medio y al resto del mundo.

Coincidiendo con la comparecencia de Brahimi, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió a denunciar hoy la "guerra brutal" del régimen sirio contra su pueblo y abogó nuevamente por una transición sin Al Asad que lleve a una solución "pacífica, incluyente y democrática".

Obama aprovechó también para llamar a la comunidad internacional a que contribuya con más donaciones para ayudar a las víctimas, un día antes de la celebración en Kuwait de una cumbre de donantes convocada por la ONU, que calcula en 1.500 millones de dólares su plan humanitario para los próximos seis meses.

La Casa Blanca anunció una partida adicional de 155 millones de dólares que se suman a los 365 millones de dólares que había comprometido anteriormente, mientras que la Comisión Europea dijo también que aportará otros 100 millones de euros adicionales a los 100 millones ya desembolsados.

Mientras, sobre el terreno, continúan las atrocidades después de confirmarse hoy la aparición de casi un centenar de cadáveres sin identificar en un río que atraviesa la ciudad de Alepo, el bastión de los rebeldes en el norte del país, según informaron distintos grupos opositores y de derechos humanos.

La mayoría de los cuerpos presentaban señales de tortura y las manos atadas, según la Comisión General de la Revolución Siria, mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó la presencia de al menos 65 cadáveres de edad comprendidas entre los veinte y los treinta años, los cuales tenían disparos en la cabeza.

Al menos 60.000 personas han perdido la vida en el conflicto sirio desde que estalló en marzo de 2011 hasta noviembre de 2012 y unos 612.000 sirios han huido de su país con destino a Jordania, Líbano, Turquía e Irak, principalmente, según los últimos datos de la ONU.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha