eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cuba: una transición en diferido

La transicioń cubana diseñada por los hermanos Castro se retransmitirá al mundo en diferido, como un eco del pasado que llega con años de retraso. La calculada hoja de ruta pretende salvar simbólicamente al socialismo, abriendo algunas puertas al capital

La muerte de Fidel Castro y la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos pueden reforzar el ritmo lento de una falsa transición que flota en la política cubana desde el año 2008 

- PUBLICIDAD -

El día que Fidel Castro renunció a la presidencia tomé un avión rumbo a Cuba. El 19 de febrero de 2008, La Habana me recibió en estado de conmoción. Aunque Fidel llevaba años enfermo, el comandante en jefe seguía siendo el líder espiritual de Cuba. El discurso que Fidel Castro publicó entonces en el diario Granma fue un estudiado preámbulo de los nuevos tiempos: "Les comunico que no aspiraré ni aceptaré - repito - no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe".

Hacía apenas un mes que había estado en La Habana, publicando reportajes y haciendo entrevistas. Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, me había dicho que existía relevo generacional. Su plan, que apenas con el paso de los años entendí, estaba en marcha: una transición cocinada a ritmo lento y transmitida en diferido con calculadísima estrategia. "Cuando Fidel se enfermó, Bush y Condoleezza Rice dijeron, no vamos a aceptar a Raúl Castro. Lo han tenido que aceptar. Había gente en Washington que quería invadir Cuba", me había contado Alarcón. El 24 de febrero de 2008 era el día D: el parlamento cubano elegiría al nuevo Jefe de Estado. Y por las grietas de la conmoción general emergía una profunda expectativa de cambio. 

Demabulé durante días por La Habana, afinando oído, buscando detalles de la intuida "transición". Publiqué una crónica titulada  ¿Dónde está Fidel?, escrita tras formular esa  pregunta a personas que estaban en el Malecón habanero. Las respuestas, múltiples y contradictorias, me dibujaron un paisaje político de un país más fidelista que comunista. Rómulo, un ancianito, me respondía que Fidel era “coraje y lucidez”, apuntando a un cartel inmenso con tres caras y una frase: Bush + Aznar = Hitler. "Fidel vive en otro planeta! Ya es hora de que los políticos vuelvan a la Tierra. La juventud no tiene salida", me respondía un grupo de jóvenes.

Fidel era eterno en las calles de La Habana. Hasta en las críticas, Fidel, el entrañable "barbatruco", salía casi indemne. En esa época, Fidel seguía siendo inmortal en el imaginario cubabo. Escuché varias veces un chiste: Fidel no acepta una tortuga de regalo porque "vive 100 años, uno les coge cariño y luego se mueren". Nadie se atrevía a imaginar un futuro sin Fidel. 

Gatopardismo a la cubana

El 24 de febrero, las expectativas de una transición acelerada recibieron un mazazo de realidad. Después de 49 años y 55 días en el poder, la sangre nueva entró en la presidencia cubana. Sangre de la misma sangre: Raúl Castro heredaba el poder, frustando la posibilidad de cambios más profundos, encarnados en figuras como Carlos Lage, Felipe Pérez Roque o Carlos Valenciaga. Cambiar todo para no cambiar nada. La célebre frase que el escritor italiano Giussepe di Lampedusa acuñó en El Gatopardo para la transición italiana del siglo XIX adoptó ropajes tropicales. De Fidel a Castro, y gobierno porque me toca. José Ramón Machado Ventura, de 77 años, era el Primer Vicepresidente. 

Me lancé a la calle en esas primeras 24 horas sin Fidel. Mis interlocutores soltaban frases con transfondo críptico o irónico: "son cambios pero no son cambios", "qué pensabas, que iba a gobernar Bush", "estamos de acuerdo con Raúl". Una amiga fotógrafa transpiraba rabia en la primera madrugada sin Fidel: "¿Tú crees que ese tipo sabe qué es un pen drive, las necesidades del pueblo cubano?". Sin embargo, muchos jóvenes de la vida alternativa de La Habana me sorprendían cerrando filas con Rául. "Ganamos todos", me decía Yannis, reconocida agitadora cultural . Cambiar para que cambie nada, pero manteniendo viva la expectativa del cambio, la posible transición.

Volví a La Habana varias veces en 2008. En diciembre, l os medios del mundo apostaban por cubrir el cincuenta aniversario de la revolución cubana. Y hablaban de la transición cubana. Por entonces, todavía no había entendido algo sobre Cuba. El gobierno apenas manejaba dos relatos o posturas: defender a la revolución o ser capitalista / imperialista. Sin claro oscuros. Rojo o azul. Sin embargo, desde mi primer viaje a Cuba, en el año 2002, había vislumbrado brechas, matices, que no encajaban con ninguno de los dos. Un legado social defendible, una axfisiante falta de libertad. Y algo en medio.

Escribí sobre las elecciones cubanas desde un colegio del barrio popular de Pogolotti, unas peculiares elecciones "con voto único" para elegir a diputados, en las que la mitad de los candidatos surgen de asambleas populares. Conoci la iglesia baptista Ebenezer de Marianao, en La Habana, vinculada a Martin Luther King y al socialismo, que tumbaba el mito de la persecución religiosa en Cuba. Cuando mis textos demontaban clichés negativos sobre Cuba, los trabajadores del Centro de Prensa Internacional (CPI) me daban palmaditas. Cuando los textos se salían del relato revolucionario, los "compañeros" del CPI, siempre simpáticamente, intentaban definirlos como "imperialistas".

No existía lo intermedio, la realidad con sus brechas. El escritor Pedro Juan Gutiérrez, todo un best seller mundial, me reconocía que sus libros no están en la Biblioteca Nacional José Martí, a pesar de que sus textos apenas retratan la vida de la calle. La bloguera Yoani Sánchez intentaba entonces habitar esas brechas. Aunque después adoptó una postura más claramente anti castrista, entonces se limitaba a hablar de lo cotidiano, con voz crítica. Citarla en un artículo despertaba automáticamente suspicacias. Publiqué un reportaje largo, Los Hijos de la Revolución, que resumía mi convivencia con personas nacidas en el año 1959, pros y contras, defensas del réginen y críticas. Repetí el recorrido que la Columna 1 de Fidel Castro hizi en La Habana el 8 de enero de 1959, acompañado del fotógrafo  Ernesto Fernández, que lo cubrió entonces. Charlé con Gabriel García Márquez en el lobby de un hotel ("De Cuba siempre se aprende, chico"). Rechacé un avión del gobierno cubano a Santiago de Cuba, para cubrir el discurso de Raúl Castro. No me interesaba el discurso y relato oficial. Solo lo que pensaba / sentía la gente. No había entendido todavía que no cabía un tercer relato sobre Cuba, apenas el oficial y el antagonista.

No existían oficialmente cosas que yo palpaba, sentía, olía. Los desfiles cool de Havana 7 y la revista The H (apenas distribuida fuera de Cuba). No existían los lectores que leían libros a los trabajadores de las fábricas de habanos que conocí en el año 2002, en la fábrica de Partagás. No existían las obras digitales de Rodolfo Peraza, que se ha había inventado un videojuego crítico, La batalla de los ídolos, que incentivaba destruir párrafos de libros de textos cubanos. No existían los jóvenes que distribuían revistas y fanzines en  pen drives, ordenador a ordenador.

Aunque ninguno fuera explicitamente anti castrista, eran invisibles por el hecho de no abrazaba la revolución. Las  jineteras (prostitutas) o el creciente fenómeno del botellón de los jóvenes tampoco estaban en el relato oficial.  En enero de 2009, los culebrones de la televisión cubana seguían teniendo un arquetipo de villano, el "cuentapropista", como se conoce a quien ha abierto un pequeño negocio. Aparecían en las pantallas de TV fumando mucho, bebiendo alcohol y cogiendo egoistamente taxis.

Tampoco había entendido entonces que la transicioń llegaría al mundo en diferido, como un eco del pasado que nos visita con años de retraso. 

Nostalgia rusa 

Por si a alguien no le había quedado claro que la transición sería lenta y milimétricamente calculada, 2009 fue el año de los rusos en Cuba. Raúl Castro pisaba el Kremlin, 23 años después que Fidel. Mientras Dmitri Medvédev y Raúl Castro firmaban firmaban memorándum de cooperación y apertura a la inversión de Moscú, el pueblo cubano se entregaba a la nostaliga rusa. El cineasta cubano Daniel Díaz Torres filmaba Lisanka, una ficción sobre una historia de amor en plena plena crisis de los misiles de 1962. Dos documentales resucitaron el antiguo amor cubano-soviético,  Los rusos en Cuba (Enrique Colina) y Todo tiempo pasado... ¿fue mejor? (Zoe García Miranda). Mientras, empresas rusas renovaban la flota de aeronavas y autobuses de Cuba. Realidad-ficción. Calculadísimos pasos.

Tampoco entendí entonces que la escenificación del revival consolidaban el ritmo (lento) de los cambios. Y que cerraban la puerta a un posible monopolio del capitalismo made in USA en la islaSi el capitalismo entraba en Cuba, sería tan ruso como estadounidense. La cortina de humo rusa tocaba directamente al corazón del pueblo cubano, que se enamoró en coches Lada o se emocionó con películas rusas en la TVTodo tiempo pasado fue mejor. Especialmente el pasado anterior al periodo especial que vivió Cuba tras el derrumbe soviético de 1991. 

La prefabricada nostaliga rusa fue un preámbulo de la ralentizaciónde de las reformas económicas de Raúl Castro. Todas las reformas económicas emprendidas desde el año 2010 fueron un estudiado equilibrio que abre puertas al capital privado pero sin traicionar simbólicamente al socialismo revolucionario. Los cuentapropistas ya no son los malos de los culebrones. De hecho, a finales de septiembre existían 522. 855 cubanos trabajando por cuenta propia. Sin embargo, tienen todo tipo de limitacines legales. La entrada de capital privado en empresas públicas centralizadas sigue creciendo, pero con lentitud.

Y el relato no se rompe: hasta la victoria siempre, socialismo o muerte, Miami o Habana. No acaban de entrar polifonías, nuevas subjetividades, por las brechas. No hay terceras vías. Ni al gobierno cubano ni a sus enemigos mundiales parece interesarles. A favor o en contra. La geopolítica cubana sigue los cánones fidelistas. Sigue aferrada a América Latina, a pesar de la decadencia de gobiernos aliados como Venezuela o del cambio de signo político en Brasil o Argentina.

Capitalismo, pero no tanto. Narrativas revolucionarias siempre que sea posible aunque las prácticas político económicas ya sean otras. El relato no se rompe. Y la resistencia épica de Cuba frente al embargo del imperio consiguió generar un   merchandising de la revolución atractivo y unos motivos morales más cautivadores  que los de sus enemigos. La visita de Barack Obama a La Habana en 2015 y el inicio del deshielo fue de alguna manera un triunfo de la resistencia castrista. Los hermanos Castro manejaron los tiempos, el relato, lo que se oculta, una transición que seguirá llegando en diferido al mundo. La incertidumbre de Donald Trump, el qué hará el Tío Sam, pueden reforzar esta transición a ralentí. Dudo que Raúl pise el acelerador. Dudo que Trump renuncie al pastel económico de Cuba. Dudo que Fidel fuera un lastre tan grande para las reformas, a pesar de los últimos textos anti imperialistas del columnista en jefe. 

Transición

El destino alejó mi visado para residir en Cuba. Me he perdido el día a día, el calle a calle, de la esperada transición. Buceo en la realidad cubana a través de los medios y de los muchos amigos que siguen allí, que vienen y van. Me llegan ráfagas, micro-escenas de cambio. Guillermo Barberá, el fotógrafo catalán con quien fui por primera vez a Cuba en 2002, se ha casado con una cubana. Sueña con abrir una productora. A veces, algún exiliado me recuerda que el cambió va lento. Que Cuba se abrirá, pero poco a poco.

Lo cierto es que el mundo ha cambiado mucho desde la crisis económica de 2008. Cuba llega tarde a un capitalismo que agoniza en una fase neoliberal de comprobada ineficiencia. El capitalismo llega tarde a Cuba, con recetas caducadas. Y por ahí podría surgir alguna sorpresa, si quienes relevan a Raúl en 2018 entienden el mundo no es ya bipolar y que tanto el capitalismo como el comunismo han fracasado parcialmente. Las izquierdas del mundo busca el post capitalismo de Paul Benson o la ecomomia del bien común. El propio capitalismo filtrea con una economía colaborativa basada en la empatía y el colectivismo que ya existen en el día a día del pueblo cubano. Por eso algunos algunos consideran que Cuba es  el mayor laboratorio de innovación de mundo, un lugar donde la escasez obliga a reinventar de forma colectiva el uso de los objetos, de las infraestructuras. ¿Qué haría el siempre imaginativo pueblo cubano con recursos? ¿No catapultarían la economía colaborativa?  ¿No podía surgir el post capitalismo en Cuba? Difícil saberlo. Difícil que ocurra.    

La transición llegará, pero en diferido. Escucharemos el eco de pequeños cambios, años después, mientras el plan macro político diseñado por los Castro sigue su curso. Restan, eso sí, algunas posibilidades de rumbos imprevistos. La percepción del mundo de los cubanos está cambiando. La televisión ya no marca tanto el ritmo. El  paquete de la semana, un dvd que contiene las novedades de la semana, es la gran ventana al mundo de las nuevas generaciones. Por un puñado de pesos cubanos, cualquier persona puede disfrutar offline lo que pasa en el planeta: artículos, revistas, periódicos, series, juegos, películas... 

Pero el macro relato no se rompe. Hasta la transición siempre. Tengo la impresión de que Cuba es un iceberg, una realidad / ficción que esconde algo. En mi primera visita a Cuba, el Chino Figueredo, el motorista del asalto de Radio Reloj en 1957 que llegó a ser jefe del espionaje cubano, me dijo off the record en su mansión de Miramar que Cuba tenía armas nucleares, de la época de la crisis de los misiles. Después, soltó una carcajada. Imposible creerle. Imposible no dudar. Y así con todo. El Chino se suicidó en 2009, tras visitar a su hijo en Miami. Difícil saber qué pasó. La verdad cubana está siempre en la parte oculta del iceberg.

Sospecho que Raúl Castro sonreirá en 2018, una década después de haber llegado al poder, al ver su hoja de ruta casi cumplida. Una hoja de ruta simbólicamente socialista, abierta al capital. Una hoja de ruta de la que desconocemos buena parte de los detalles. Los iremos viendo tras cortinas perfectamente diseñadas. Una amiga cineasta cubana, en una comida reciente, me contó bromeando que hay gente que piensa que el gobierno cubano está detrás del ilegal paquete de la semana. Tal vez sea parte del plan. Un plan para abrir ventanas controladas y encontrar el papel de Cuba en el mundo mientras el mundo sale de su crisis sistémica. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha