eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Obama adelanta que frenar el avance de los yihadistas "llevará tiempo"

El presidente ha dicho que el avance del grupo terrorista es "más rápido de lo que los servicios de inteligencia calculaban"

Aunque afirma que "no vamos a dejar que los yihadistas creen un calificato en Siria e Irak", ha reiterado que Estados Unidos no pretende convertirse en la "fuerza aérea iraquí"

El dirigente asegura que Hollande y Cameron apoyan la operación estadounidense en Irak

- PUBLICIDAD -
Obama da un paso al frente y autoriza ataques a yihadistas en el norte de Irak

Estados Unidos no parece dispuesto a entrar en otra guerra con tropas sobre el terreno, pero, como ha subrayado su presidente este sábado, el problema, que pasa para frenar el avance de los yihadistas en el norte de Irak, no se resolverá en "tan solo unas semanas".

"En última instancia, no va a haber una solución militar estadounidense a este problema, tendrá que ser una solución iraquí", apuntó Obama durante una intervención no prevista para abordar la crisis que atraviesa el Kurdistán antes de abandonar Washington por sus vacaciones de verano.

El presidente estadounidense reiteró que su Gobierno no dejará que el terrorismo yihadista se haga con el control en el norte de Irak, pero insistió en que deben ser los iraquíes quienes se responsabilicen de la situación, para lo que contarán, según adelantó, con "asistencia" de EE.UU.

En una entrevista concedida al New York Times este mismo sábado, Obama ha querido establecer límites a la reanudación de las operaciones militares en Irak y ha aclarado que, a pesar de los últimos bombardeos en la zona norte contra posiciones del grupo suní radical Estado Islámico, Estados Unidos no tiene intención de ser "la Fuerza Aérea iraquí".

No obstante, el dirigente informó de que los bombardeos selectivos a posiciones terroristas en el Kurdistán que ordenó esta semana "han destruido de manera exitosa" armas y equipamiento perteneciente a los insurgentes, aunque avisó, no obstante, de que la operación que acaba de comenzar no resolverá el problema en en un plazo breve de tiempo."No hay duda de que su avance, su movimiento en los últimos meses ha sido más rápido que las estimaciones de inteligencia y las expectativas de los políticos", admitió el presidente estadounidense.

"Seguiremos el tiempo que sea necesario" 

Obama también indicó que los gobiernos de Francia y Reino Unido se sumarán al apoyo de la población del Kurdistán, después de que este mismo sábado mantuviera sendas conversaciones con el presidente francés, Francois Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron.

"Seguiremos el tiempo necesario. Tenemos personas que viven en Estados Unidos sirviendo en Irak, incluyendo nuestra embajada en Bagdad, y haremos lo que sea necesario para proteger a nuestro pueblo", dijo el presidente en su mensaje semanal de los sábados.

El presidente quiso justificar que los ataques aéreos, aparte de tratar de proteger a los ciudadanos estadounidenses que se encuentran en Irak, también pretenden "ayudar a las fuerzas iraquíes a romper el asedio y rescatar" a las familias kurdas que están sufriendo las amenazas del Estado Islámico (EI). "Los miles —tal vez decenas de miles— de hombres iraquíes, mujeres y niños que huyeron a la montaña morían de hambre y de sed. La comida y el agua que lanzamos desde el aire les ayudará a sobrevivir", agregó el mandatario en referencia a la operación de ayuda aérea paralela que autorizó junto a los bombardeos selectivos.

Asimismo, Obama reiteró que "no va a permitir" que Estados Unidos entre en otra guerra, pero insistió en que su Gobierno no puede "mirar hacia otro lado "mientras "un sinnúmero de personas inocentes se enfrentan a una masacre", y EE UU tiene "la capacidad de ayudar a evitarla". "Vamos a trabajar con la comunidad internacional para hacer frente a esta crisis humanitaria. Ayudaremos a evitar que estos terroristas tengan un refugio seguro permanente desde donde atacar a Estados Unidos. Y continuaremos instando a las comunidades iraquíes a la conciliación, a unirnos y luchar contra estos terroristas", añadió.

La aviación norteamericana, en cumplimiento de una orden dada por Obama, reanudó el viernes los ataques aéreos en Irak. Con los nuevos bombardeos, Obama se ha convertido en el cuarto presidente consecutivo que ordena intervenir en Irak. Ha aclarado que Estados Unidos no tiene intención de convertirse en "la Fuerza Aérea iraquí", pero ha subrayado también que no van a "dejarles que creen un califato en Siria e Irak", en alusión al territorio que la milicia quiere unificar bajo un único mando radical.

200.000 personas desplazadas

Se calcula que el avance de los yihadistas ha provocado la huida de unas 200.000 personas, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que se encuentran aislados y con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas en las proximidades del monte Sinyar, en el norte de Irak. 

Los bombardeos por parte de EEUU desde "drones" y cazas tuvieron como objetivo diversas posiciones artillería y un convoy de siete vehículos de los yihadistas, precisó el Pentágono. Unos ataques que han sido "altamente efectivos", según consideró el ministro iraquí de Exteriores, el kurdo Hoshiyar Zebari.

Según explicó el presidente, el "próximo paso" pasa por garantizar un "corredor humanitario" para rescatar a esos miles de yazidíes aislados en la montaña, algo que requiere una "coordinación internacional" más amplia que también "llevará algún tiempo".

Este sábado, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, se ha comunicado con el presidente de Irak, Fuad Masum, para expresar el "compromiso de EE.UU. en la protección" de todos los ciudadanos iraquíes ante la "amenaza" de las fuerzas del Estado Islámico (EI), que ya han tomado varias ciudades del país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha