eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

UE y EEUU encaran su segunda ronda de negociaciones para futuro acuerdo TTIP

- PUBLICIDAD -

La Unión Europea y Estados Unidos iniciaron hoy su segunda ronda de negociaciones para establecer entre los dos socios transatlánticos un amplio acuerdo de libre cambio comercial e inversiones (TTIP), que impulsará su crecimiento y empleo.

Las discusiones entre Bruselas y Washington, interrumpidas en octubre debido al cierre temporal de la Administración federal de EEUU por la crisis presupuestaria, se desarrollan a puerta cerrada y están previstas hasta el próximo viernes.

Ese día los jefes negociadores de Bruselas, Ignacio García-Bercero, y de Washington, Dan Mullaney, explicarán los resultados de las conversaciones en una conferencia de prensa, confirmó hoy la portavoz comunitaria Pia Ahrenkilde.

El objetivo de ambos socios es crear la mayor zona de libre comercio del mundo y así impulsar el crecimiento de sus economías y del empleo, además de crear estándares normativos que sirvan de referente a nivel mundial, sin menoscabar su autonomía a la hora de regular ni la protección de sus ciudadanos.

De este pacto transatlántico de comercio e inversiones se espera que abra más los mercados europeos a los productos de EEUU, que en 2012 exportó hacia la UE bienes y servicios por valor de 458.000 millones de dólares.

Se espera que cuando las conversaciones concluyan, el crecimiento del PIB de la Unión Europea aumente en un 0,5 % anual.

Ambos socios, que definen su relación comercial como la más amplia del mundo, comenzaron a negociar en julio pasado este acuerdo, cuyos beneficios radicarán más en la armonización de sus regulaciones y la supresión de barreras no arancelarias que en la propia eliminación de aranceles, ya bajos entre las dos partes (alrededor del 4 % de media).

La Comisión Europea, que negocia en nombre de los Veintiocho, calcula que el 80 % del potencial del acuerdo estará en el recorte de costes impuestos por la burocracia y las diferentes regulaciones, así como en la liberalización del comercio de servicios y del mercado público.

Fuentes comunitarias indicaron que en esta segunda ronda negociadora se tratará de "cubrir el máximo número de temas", al tiempo que señalaron que "se ha conseguido organizar una ronda muy sustancial".

Las conversaciones de esta semana se centrarán, principalmente, en servicios e inversiones, así como en aspectos de regulación y energía, y los equipos negociadores examinarán convergencias y divergencias, de cara a la tercera ronda que se espera comience el próximo 16 de diciembre en Washington.

Por el momento, según las fuentes, la negociación está en fase "exploratoria" y aún no se han intercambiado ofertas sobre tarifas y productos.

Las mismas fuentes adelantaron que probablemente a comienzos de 2014 habrá una "revisión política" de las negociaciones para ver su estado.

Sin embargo, las conversaciones han tenido un complicado inicio, no solo por el cierre temporal de la Administración federal estadounidense el mes pasado sino también por el presunto espionaje por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EEUU a ciudadanos, líderes e instituciones comunitarias.

Fuentes comunitarias han subrayado que "no hay vínculo" entre el escándalo de la NSA y las negociaciones comerciales, y que es un asunto que las dos potencias analizan por una vía separada que no afecta al "buen encaminamiento" del TTIP.

También indicaron que "la protección de datos es para la UE una cuestión de derechos fundamentales, y los derechos fundamentales no se negocian en acuerdos comerciales".

Las mismas fuentes aseguraron que en el marco del futuro tratado no transmitirán datos personales si no es en cumplimiento de la legislación europea.

Por parte de Estados Unidos, su secretario de Estado, John Kerry, señaló al respecto la pasada semana que esta negociación "no debería confundirse" con otras cuestiones que interesan a ambas partes.

Europeos y estadounidenses se enfrentarán a asuntos sensibles para ambas partes, como los relacionados con los productos agrícolas, en especial con los cultivos transgénicos, que en la UE están sometidos a una estricta regulación.

Bruselas y Washington mencionaron hace unos meses que el acuerdo, que afectará a un mercado de 800 millones de consumidores, podría estar cerrado en 2014, pero fuentes diplomáticas no descartan que las conversaciones se prolonguen varios años.

Se espera que el futuro TTIP añada 119.000 millones de euros a la economía europea y 95.000 millones a la de EEUU, así como 100.000 millones más a la del resto del mundo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha