eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El gobierno de Macri devalúa el peso en Argentina

La eliminación de las restricciones cambiarias que regían desde 2011 supone una importante devaluación de la moneda 

El precio del dólar, que hasta ahora lo establecía el Banco Central, ahora lo fijará el mercado, y se calcula que estará entre un 30% y un 60% por encima del actual

El ministro de Hacienda y Finanzas asegura que intentarán contener el impacto que esta devaluación provocará en la inflación, que ya ronda el 25% anual

La desregulación tiene como objetivo impulsar las inversiones, pero el aumento de precios puede tener un impacto negativo en los indicadores sociales

- PUBLICIDAD -
El Gobierno anunciará hoy fin de las restricciones al mercado cambiario en Argentina

El Gobierno ha anunciado el fin de las restricciones al mercado cambiario en Argentina EFE

Seis días después de asumir la presidencia, Mauricio Macri ha cumplido su principal promesa de campaña: ha quitado las restricciones a la compra de dólares, lo que supone una importante devaluación del peso. La eliminación del llamado 'cepo cambiario' que rige en Argentina desde 2011 seguramente reactivara la oferta y creará un ámbito más propicio a las inversiones. Sin embargo, los efectos negativos vinculados al aumento de la inflación pueden empeorar fuertemente los indicadores sociales.

Se calcula que el coste del dólar se situará entre los 14 y los 15 pesos, más cerca del valor del mercado negro que del oficial, donde hasta ahora cotizaba a menos de 10. El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay ha anunciado que la moneda tendrá en el valor que le dé el mercado cambiario cuando abra por la mañana, ya que el anuncio oficial se ha realizado después de que cerraran tanto el mercado de valores como el cambiario. Sin embargo, ante las expectativas de devaluación, el índice Merval de las principales acciones se situaba aún en terreno negativo, con pérdidas del 2,86%.

La mayor inquietud que genera esta medida es el impacto que pueda tener sobre la inflación, que actualmente está en torno al 25%. De  hecho los precios ya empezaron a incrementarse tras la victoria de Macri por la expectativa inflacionaria y el futuro traslado de los insumos importados al coste de los productos. El ministro Prat-Gay ha asegurado que intentarán paliar este efecto y volver a los precios de referencia de noviembre de este año. Y ha asegurado que buscarán proteger "el salario y la capacidad adquisitiva de los ciudadanos", aunque sin dar detalles del gran "pacto social" que impulsarán para ello.

El objetivo principal del gobierno es impulsar las inversiones. Las de los argentinos que han ido haciendo acopio de dólares durante este tiempo y, según el análisis del ministro, las de las empresas que no veían claro poner su dinero en un país con un desfase en el precio de las divisas o las que habían dejado de hacerlo por la prohibición que regía para las compañías instaladas en el país de enviar dividendos a sus casas matrices.

El cepo y los 11 tipos de dólar

Los argentinos bautizaron 'cepo cambiario' a una serie de restricciones impuestas durante por el Gobierno de Cristina Fernández en 2011 dólares a la compra de divisa extranjera, para atajar una creciente fuga de capitales. Los ahorristas debían conseguir hasta ahora una autorización para destinar un porcentaje de su salario a adquirir dólares o euros. El afán de esquivar estos controles dio origen a un mercado paralelo y un nuevo dólar: el dólar blue, cuya cotización se situaba antes del anuncio un 50% por encima del oficial. Además del blue, había hasta este miércoles muchos más tipos de dólar, dependiendo de las restricciones específicas: para exportar, para comprar con tarjeta de crédito, para turismo... Así hasta once.

Había una cierta unanimidad entre los economistas en que el tipo de cambio oficial estaba "atrasado"; que es lo mismo que decir que el peso argentino estaba sobrevaluado, lo que ocasiona problemas de competitividad de cara a las exportaciones. El gobierno de Macri, en una de sus primeras medidas económicas, ha rebajado o incluso eliminado las retenciones a los exportadores agrarios. También ha subido las tasas de interés, para evitar un interés excesivo en la adquisición de dólares que pudiera reducir aún más las reservas.

Con todo, los argentinos podrán volver a comprar divisas como antes del cepo, hasta un límite de dos millones de dólares al mes. Prat-Gay ha asegurado que el Banco Central ha refozado sus reservas a través de un acuerdo con China y otro con varias entidades bancarias a modo de préstamo local, para esquivar el problema de Argentina y la deuda que reclaman los fondos buitre estadounidenses.

El ministro ha aclarado que el valor del dólar no se descontrolará. "No va a ser la ley de la selva", ha afirmado, tras explicar que el Banco Central comprará o venderá dólares si cree que bajó o subió demasiado. Ahora resta saber el porcentaje de la devaluación, cuando abra el mercado cambiario por la mañana.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha