eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El jefe policial de Colombia espera que "el pan no se queme" en el diálogo con las FARC

- PUBLICIDAD -
El jefe policial de Colombia espera que "el pan no se queme" en el diálogo con las FARC

El jefe policial de Colombia espera que "el pan no se queme" en el diálogo con las FARC

El director de la Policía Nacional colombiana, Rodolfo Palomino, dijo hoy en Costa Rica que espera que "el pan no se queme en la puerta del horno" al referirse a las negociaciones de paz que el Gobierno mantiene con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC).

"El presidente (Juan Manuel) Santos lo ha dicho: Estemos muy atentos, en la puerta del horno se quema el pan. Cuánto quisiéramos que en esta puerta de este horno, en este momento de posible paz, el pan no se nos vaya a quemar", declaró Palomino a los periodistas en Costa Rica, donde participa en la cumbre anual de la Comunidad de Policía de América (Ameripol).

Palomino aseguró que la Policía Nacional de su país "está preparada para una posible paz" y también para ayudar a que el proceso avance favorablemente.

"Hoy lo más apremiante es contribuir de manera significativa para que esa esperada paz se dé", expresó.

El jefe policial dijo que está en contra de la legalización de las drogas y que la reunión de Ameripol sirve para que los países de la región establezcan herramientas para mejorar la lucha conjunta contra el narcotráfico y el crimen organizado.

El Gobierno colombiano y las FARC retomarán el diálogo de paz el próximo 18 de noviembre y tratarán ahora sobre el problema de las drogas ilícitas.

El proceso, iniciado hace casi un año, busca poner fin a medio siglo de conflicto armado y, hasta el momento, las partes han logrado acuerdos sobre desarrollo rural y participación política.

Entre otras cosas, están pendientes de tratar asuntos como el desarmarse, la desmovilización y el narcotráfico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha