eldiario.es

Menú

Juliette Binoche: "Rezo cada noche para que Marine Le Pen no gane en 2017"

La actriz, defensora de los derechos de la mujer y su presencia en la industria del cine, ha charlado con Kinótico [el podcast de cine y series de eldiario.es]

Binoche ha recibido en Madrid el premio Women In Action! 2016, que conceden la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) y Movistar +

- PUBLICIDAD -
La actriz Juliette Binoche, horas antes de la entrega del premio Women In Action! 2016

La actriz Juliette Binoche, horas antes de la entrega del premio Women In Action! 2016 MOVISTAR

A contraluz. Casi como una metáfora. Había que entrecerrar los ojos para ver a Juliette Binoche (París, 1964), que esperaba al entrevistador de espaldas a una ventana luminosa en un hotel céntrico de Madrid. La actriz francesa, a la que no parece importarle el sol de noviembre clavándose en su espalda, ha viajado a Madrid para recibir el premio Women In Action! 2016, un galardón que le conceden la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) y Movistar+ como recompensa a su decidida defensa de la presencia [y los derechos] de las mujeres en la industria audiovisual. El traductor de francés, dispuesto para la ocasión, permanecerá en silencio. La entrevista transcurrirá en inglés. Costará centrar el foco sobre la situación de la mujer, pero una vez ocurra... las respuestas serán nítidas...

¿Cree que los periodistas hacemos las preguntas adecuadas sobre la situación de las mujeres en la industria del cine?

A veces las preguntas que me hacen me parecen demasiado generales. Cuando yo interpreto un personaje soy muy específica, así que me gustaría que me hicieran preguntas más íntimas sobre ese trabajo. Pero al mismo tiempo hay... unos modelos que los periodistas aprenden sobre lo que se debe preguntar a los actores y a los directores, o a los guionistas. A veces siento celos de las preguntas que se les hace a los directores, ¡creo que son más interesantes! Y sin embargo mi tarea es encontrar respuestas que sean más inteligentes que las preguntas. A veces los periodistas me hacen pensar, pero es muy raro.

¿Dónde cree que deben empezar los cambios para que las mujeres y sus preocupaciones amplíen su presencia en el cine?

Lo que busco cuando me ofrecen un guión como actriz es una historia que apele a un espacio muy personal. Y eso tiene que proceder de un lugar muy oculto, dentro de los directores. A veces veo que la gente quiere hacer películas por el mero hecho de hacerlas, para ganar premios o para ser parte del juego, para obtener un reconocimiento. Pero las películas deben servir para expresar sentimientos íntimos. ¡Y son como una exploración! Para mí hacerlas es un círculo, es una obra de varias personas que se unen. Por eso es tan difícil sacarlas adelante. Quiero que haya películas que cambien mi vida, de las que pueda aprender cosas.

¿Dirigen los equipos de rodaje de forma diferente los directores y las directoras?

¡Depende de cada ser humano! La diferencia está en que los hombres están más acostumbrados a tener el poder, y por eso viven ese liderazgo con una mayor relajación. Depende, claro, de la persona de la que hablemos, pero como en general siempre han tenido el poder... nunca han tenido que luchar. ¡Y también depende de otra cosa! A veces es el productor el que tiene el poder. O en las series, el guionista. O algún actor, porque es una gran estrella. Yo diría que en Francia es el director el que tiene el poder. Las mujeres directoras a veces tratan de ser como hombres, porque sienten que no tienen una autoridad natural; otras veces su parte masculina es predominante. La parte femenina suele estar relacionada con la recepción, y la masculina con la donación; ¡y la femenina se relaciona más con ser director, porque los actores ya están ahí para dar!

¿Podemos decir que seguimos avanzando? ¿Hay cada vez más mujeres en la industria?

Sí, y aún así podemos decir también que es solo el principio. Yo cada vez trabajo con más mujeres, y últimamente he hecho películas con muchas: Mia Hansen-Løve, Claire Denis, Isabel Coixet, Chantal Akerman... ¡Paro la verdad es que a mí el sexo no  me importa! Quiero trabajar con alguien que tenga una visión y la capacidad de llevarla a cabo.

Francia puede elegir en 2017 a su primer mujer presidenta... pero esa mujer pertenece a la extrema derecha. ¿Cómo vive esa ambigüedad?

¡No quiero a ninguna mujer como presidenta el año que viene! (Risas) ¡No! ¡No me preocupa el asunto del sexo! ¡No quiero a ninguna mujer al frente de Francia! Tenemos que ser un país de intercambio, un país de influencias. No podemos ser egoístas, tenemos que abrirnos al mundo. 

¿Por qué cree que vivimos este divorcio entre la política tradicional y los votantes? Se acaba de evidenciar en Estados Unidos...

Creo que a veces la gente puede pensar que las soluciones están fuera de sí mismos, así que votan a "papá" para que les resuelva la vida. No se preocupan de evaluar qué pueden cambiar en sus vidas para que cambie el entorno. Tenemos que trabajar mucho en la vertiente social del sistema, porque hay grandes desigualdades. Pero no creo que Trump vaya a arreglar eso. Al contrario. Todos nos quedamos en shock cuando conocimos su victoria. Tenemos una canción en francés que dice "un paso hacia delante, tres pasos hacia atrás". Eso es lo que siento hacia Trump. Es difícil encontrar a alguien que hable de forma tan clara sobre lo mal que trata a las mujeres, sobre la supremacía de la raza blanca, sobre el proteccionismo. Después de Obama es algo muy triste.

Pues quizá ocurra el año que viene en Francia si gana Marine Le Pen...

Le aseguro que rezo cada noche para que eso no ocurra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha