eldiario.es

Menú

PSOE contra PSOE

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez fulmina a Tomás Gómez pese a la tregua que se habían impuesto tras sus viejas rencillas

Pedro Sánchez fulmina a Tomás Gómez pese a la tregua que se habían impuesto tras sus viejas rencillas

Hazte así que se te ha clavado un puñal, Tomás. Tomás Gómez, me refiero por supuesto. El ya ex-secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE) ha sido fulminado esta mañana por decisión unilateral de Pedro Sánchez. Se ve que al secretario general del PSOE no le ha sentado nada bien eso de que Gómez le dejara plantado esta mañana en la reunión que ambos habían acordado hoy para pactar su dimisión. Una reunión a la que Gómez, viendo la burra pesada, decidió no asistir porque entre ninguna de las opciones que se barajaban parecía estar la de una salida honrosa para él. Lo que a Ferraz le debió calentar bastante, porque poco duró la espera y la respuesta fue bien contundente. 

El cese fulminante de Tomás Gómez y su ejecutiva regional no se dilató mucho. Sobre las 13:00 salió un preocupado César Luena (Secretario de Organización del PSOE) a comunicar a todos los medios allí congregados en la sede nacional del PSOE que se había acabado el cachondeo y que el golpe de autoridad de Pedro Sánchez era efectivo. Que en Madrid sólo había un líder y sería el nacional. Bueno, no con estas palabras. Ojalá, pero no es algo típico en el discurso bienquedista del PSOE. Luena trató de excusar la actuación basándose en la sombra de sospecha judicial que persigue a Gómez debido al asunto del “Tranvía de Parla”. Ese caso por el cual medio equipo de gobierno del ayuntamiento de Parla, cuando Gómez era alcalde, está actualmente imputado. Unos sobrecostes pagados con fondos públicos por la obra faraónica de ese tranvía, cuyo oscuro destino trata de descubrirse aún y que también se enmarca en la operación “Púnica”. Lo cierto es que Tomás Gómez aún no está imputado, y es curioso que se hayan prestado desde Ferraz a bajar el listón para fulminar a cargos públicos. ¿Que fue de eso de que los cargo públicos socialistas no deben dimitir salvo que se les abriera juicio oral? ¿O eso sólo es para las provincias?

Luena anunció también quién será el que dirigirá la comisión gestora que llevará el PSM durante esta travesía: Rafael Simancas. El diputado en el Congreso por Madrid, que vuelve al frente del PSM después de nada menos que 8 años. Después de aquel tan ilustre “Tamayazo” (en el que dos compañeros suyos diputados en la Asamblea de Madrid le traicionaron en la sesión de investidura faltando) que dio la presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre. Esperemos que esta vez tenga mejor ojo para rodearse de gente. 

¿Pero acaso creían que aquí acababa el asunto? Já. Tomás Gómez y sus aliados se guardaban el órdago a mayor. Amotinados en la sede regional del PSM, en Callao, salieron cual gallos de pelea a combatir a su enemigo en una rueda de prensa trepidante. Rodeado de algunos rostros entre pálidos y estupefactos como el de Antonio Miguel Carmona (candidato del PSOE al ayuntamiento de Madrid) y Eva Matarín (miembro de la ejecutiva federal de Pedro Sánchez) salió un Tomás entregado a su afición. “Y yo lo que lamento es que Pedro Sánchez[...] en la debilidad de su liderazgo se suba a caballo de ese desgaste que ha construido la derecha con un solo objetivo: fortalecer su situación interna en el Partido Socialista Obrero Español. Sé que su única motivación es el poder interno” decía Gómez. El que ha reducido a la mitad (de 30.000 a 15.000) el número de militantes del PSM se presentaba como un héroe que amenazaba con llevar a Sánchez y a la ejecutiva federal ante los tribunales si hiciera falta. La portavoz del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, calificaba la decisión -después de que hablara Gómez- como “antidemocrática” y “autoritaria”. Incluso Carmona se atrevía a soltar algunas perlas, reiterando lo que tanto le han recriminado desde las redes sociales: “Pongo mis dos manos en el fuego nuevamente por Tomás Gómez”. 

Pero, ¿acaso creían que todo acaba aquí? A esta historia tan “Juego de Tronos” le faltaba un capítulo más de lo absurdo. El motín se manifiestaba físicamente en una algarada contra la sede del PSOE en Ferraz. Militantes adeptos a Gómez, aproximadamente veinte fanáticos “tomasistas”, quedaron esta tarde -sobre las 19.00- en las puertas de la sede nacional del PSOE. El periodista Antonio Maestre nos iba relatando por twitter cómo se desencadenaba la protesta de los “tomasistas”. Primero se concentraban a gritos en la entrada de Ferraz, pero en la calle. “Fascistas, que sois unos fascistas” gritaban. “Ista, ista, ista... España es tomasista” ladraban. A medida que la prensa se iba acercando al lugar para cubrirlo, aumentaban los gritos, se hacían cada vez más violentas las acusaciones y aumentaba el tono. Los escasos manifestantes querían hacerse notar, hacerse sentir. Así que pensando en salir en la tele lo mejor que se les ocurrió fue tirarse al abordaje como corsarios hambrientos de fama y repercusión. Entraron gritando en la sede. Una señora -la más violenta verbalmente- empezó a pedir entrar en la sede bajo la excusa de querer ir al baño. Sin embargo, sus compañeros “de (ficticias) barricadas” delataron sus planes pidiendo a gritos que bajara Luena, que querían hablar con él. La cosa se fue a peor cuando seguridad les dijo que no podían pasar. “¡Esta es mi casa! ¡Mi casa!” gritó la señora de antes pero esta vez con su carnet de militante en la mano. Alterados algunos llegaron a las manos, pero no fue más allá de simples ademanes de intentar pegarse. PSOE contra PSOE.

Un absurdo total para defender a un líder. ¿Quiénes eran los “hooligans” de Tomás Gómez? Los que le habían acompañado esta mañana, sectores de la militancia con mucho apego al destituido. Comandado por una tal Martu Garrote (@martuniki) el clan ultra aprovechó cada ocasión en la que la prensa conectaba en directo para animar el cotarro. La jefa les dijo “Vamos a Callao”. Y raudos y veloces abandonaron la zona bélica para dirigirse al cuartel regional del PSM. Iban a escoltar a Tomás Gómez de camino a una entrevista que tenía en la Cadena SER -sin literalidad, es real- para demostrar fuerza y unidad.

Ojalá una rebelión menos ridícula cuando el PSOE enmendó el artículo 135 de la Constitución.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha