eldiario.es

Menú

Nuestra sanidad tiene cura

- PUBLICIDAD -

Históricamente cualquier paso que hemos dado desde La Gomera en cuanto a mejora sanitaria ha implicado una larga lucha. Ahí tenemos el nuevo Hospital insular, resultado de años de reivindicaciones. Desde el propio Cabildo quisimos empujar en la misma dirección y cedimos el suelo y urbanizamos el entorno. Cuando parecía que La Gomera había alcanzado un éxito histórico, la realidad vino a demostrar que sólo habíamos dado un paso más dentro de una kilométrica carrera. A partir de entonces el esfuezo y lucha se ha dirigido a conseguir que la Isla cuente con más especialistas, que tanto el hospital como los consultorios repartidos por nuestra complicada geografía, dispongan de más recursos humanos y materiales.

Los problemas de nuestra sanidad no se le esconden a nadie: déficit de especialistas, lejanía, carencia de medios para tratar enfermedades graves, necesidad de recurrir a helicópteros para salvar vidas, falta de planificación y de gestión, listas de espera que no se reducen... En medio de este complicado panorama reivindicamos una sanidad que atienda las particularidades de la Isla. Entre otras, una geografía abrupta que aisla los caseríos y complica las comunicaciones y una población más envejecida que la media del país y que por lo tanto requiere más atenciones.

Los datos hacen que afloren realidades que deben movernos a reaccionar. En estos momentos de los 21.000 habitantes de la Isla, 4.450 son mayores de 65 años, lo que implica el 21% del total, mientras que la media nacional se sitúa en el 16%. De esta cifra casi 2.000 ancianos padecen algún tipo de dependencia. Según los datos que maneja el Cabildo, en 2019 la cifra de habitantes mayores de 65 años llegaría a los 6.000, un 28,5%. En ese momento sería necesario contar con una sanidad más avanzada y en esa línea se debería trabajar desde ahora mismo. 

Defendemos que la salud es un derecho social. No hablamos de una mercancía, un negocio, un privilegio o un premio, sino de personas. Por lo tanto no se deben aplicar criterios basados exclusivamente en números, cifras, ratios y estadísticas. Pedimos que se tenga en cuenta la excepcionalidad y las particularidades de nuestro territorio. Para ello contamos con excelentes profesionales dispuestos a dar lo mejor de sí mismos por los demás.

Tenemos que trabajar todos juntos en la misma línea y dirección. Si en la época de bonanza económica la Isla no dispuso de una sanidad en condiciones, ahora con los recortes que aplica el Partido Popular, las carencias saltan más a la vista. Luchemos para mejorar nuestra Sanidad y evitar el daño que la política antisocial del Estado ha traído consigo sobre los servicios sociales. Las islas no capitalinas sufren doblemente los recortes que hemos vivido en estos últimos años. Al igual que son doblemente sensibles a cualquier tipo de desequilibrio e injusticia. Por eso hoy es necesario reivindicar que el Estado recupere la sensibilidad con Canarias.

Desde hace ya dos décadas el Gobierno canario tiene en sus manos la responsabilidad en cuanto a servicios sanitarios. Por parte del Cabildo hemos demostrado, -dentro de nuestras posibilidades y seguramente más allá de nuestras competencias-, que estamos dispuestos a arrimar el hombro para solucionar los problemas que padece la Isla. Ahí está nuestro apoyo sin fisuras al nuevo Hospital Insular, la cesión que hicimos en su momento del antiguo centro sanitario que ahora vuelve a nuestras manos y reconvertiremos en Residencia de Mayores y Dependientes.

En varias ocasiones hemos abordado este asunto en sesiones plenarias, pidiendo más medios, como por ejemplo ambulancias. Multitud de veces hemos derivado pacientes a centros privados y ha sido el Cabildo el que ha asumido estos gastos con el fin de desatascar el sistema sanitario. Las instituciones insulares hemos cedido parte de lo que percibíamos a través del Régimen Económico y Fiscal (REF) precisamente para mejorar servicios esenciales como la Educación y por supuesto la Sanidad.

Pero todo esfuerzo es poco. Cada cierto tiempo las estadísticas vuelven a sacudirnos. Por ejemplo, las encuestas en las que se refleja que la preocupación de los gomeros con su sanidad está bastante por encima de la media de Canarias. Sin embargo, estamos obligados a ser positivos y creer que la sanidad en nuestra Isla tiene cura. Porque de lo contrario el verdadero problema sería el desánimo y el derrotismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha