eldiario.es

Menú

Adfilpa dice que el presidente de la colectivo recibió “un trato discriminatorio” por parte de Fred Olsen

La Asociación de Discapacitados Físicos de La Palma señala que, este lunes, empleados de embarque y desembarque de la naviera mostraron “falta de competencia e insensibilidad hacia las personas con discapacidad”.

Una portavoz de la naviera ha indicado a LA PALMA AHORA que “en ningún momento hubo trato discriminatorio”.

- PUBLICIDAD -
En la imagen, Miguel Ángel Rodríguez Rocha.

En la imagen, Miguel Ángel Rodríguez Rocha.

La Asociación de Discapacitados Físicos de La Palma (Adfilpa), en un comunicado, señala que este lunes, 11 de mayo, “el personal de la compañía Fred Olsen ha vuelto "a mostrar su falta de competencia e insensibilidad hacia las personas con discapacidad”. En la nota asegura que “Miguel Ángel Rodríguez Rocha, presidente de Adfilpa, recibió un trato discriminatorio de la compañía por parte del personal de embarque y desembarque del barco 'Bencomo Express' que cubría la ruta de Tenerife (Los Cristianos) hacia el puerto de Santa Cruz de La Palma”.

Según relata Miguel Ángel Rodríguez Rocha, “el barco de la naviera Fred Olsen ‘Bencomo Express’, que además sufrió un retraso de casi una hora, ha incumplido con la normativa vigente (Real Decreto 1544/2007, del 23 de noviembre, con el que se regula las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los medios de transportes para personas con discapacidad, concretamente el anexo II, donde se regula el transporte marítimo”.

Añade que “como es habitual, a la hora de llegar al muelle de Los Cristianos (17:45 horas), notificó al personal de tierra en varias ocasiones que a la hora de subir necesitaba tener acceso cercano al ascensor ya que iba en silla de ruedas. Viendo que embarcaban todos los vehículos que estaban en fila, incluso detrás y otros que llegaron en el momento a sacar tarjetas de embarque, volvimos a preguntar el porqué no se podía acceder aún y cuál era el motivo de dejarnos los últimos, a lo que respondían que esperaban órdenes del personal del barco”.

Indica que “una vez que accedo al barco y estacionado en donde se me indica y bajado del coche, llega la oficial de primera a cargo y me exige, a lo que accedo, que ruede mi vehículo unos centímetros hacia adelante, aun sabiendo la dificultad que tengo para subir y bajar del vehículo”.

Apunta que “cuando me dispongo a subir a la zona de butacas (no fue ninguna sorpresa, ya que ha pasado en otras ocasiones), me notifican que no puedo acceder a la misma, debido a que los pasillos habilitados para el tránsito peatonal -que encima tiene dibujado en todo el trayecto la insignia de una silla de ruedas- se encuentra bloqueada por los vehículos”.

“Para culminar”, subraya, “a la llegada a Santa Cruz de La Palma, no puedo acceder al vehículo, ya que se bloqueó el acceso con los vehículos pesados, teniendo que esperar a que llegaran los responsables de recoger esos vehículos, pudiendo al final bajar del barco a las 23:55 horas”.

“Una vez más me siento discriminado, puesto que habiendo notificado que necesitaba el acceso libre para el ascensor, me han dejado alrededor de 30 minutos  en bodega a la hora de salir y unos 20 minutos a la hora de llegar. Pero aquí nunca hay responsabilidades”, concluye.

Versión de la naviera

Una portavoz de la naviera ha indicado a LA PALMA AHORA que “en ningún momento hubo trato discriminatorio”. Señaló que los responsables del barco han mostrado su sorpresa al tener conocimiento de la referida “queja”. Apuntó que este pasajero “se presentó con su tarjeta de embarque, su vehículo y un remolque”.

Explicó que cuando se va acceder a bordo “primero entran los coches” y, el vehículo en cuestión, “al llevar remolque, se considera de carga”. Por tanto embarcó “cuando lo hizo la carga”. Accedió "directamente" a la bodega del barco y “aparcó en una zona donde, lamentablemente, quitaba espacio para otros vehículos”, por lo que se le indicó que “no podía dejarlo allí y se le dijo: 'Por favor, proceda a retirarlo y póngalo en este otro el lugar'. Fue entonces cuando “alega que el trato no era adecuado”. La citada portavoz insiste en “en que realmente no hubo ningún problema ni nadie le dijo que no podía embarcar”. Subrayó que los barcos de Fred Olsen están adaptados para sillas de ruedas y disponen de "un ascensor para minusválidos”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha