eldiario.es

Menú

"Al artista hay que pedirle honradez en su trabajo"

PASIÓN POR LA LÍNEA Y MODULACIÓN DEL TRAZO

El pintor José Manuel Tabares exhibe hasta final de mes en la sala 'Hay un mundo por conocer? La Palma' de La Molina Artesanía un total de 24 obras. Es licenciando en Biología y Bellas Artes y un apasionado del arte y su historia.

- PUBLICIDAD -

Pinta prácticamente todos los días, y el domingo que descansa, "sigo pintando en mi mente", confiesa. José Manuel Tabares, un joven artista natural de la Villa de Mazo y residente en Tenerife, se inició en el mundo de la pintura a los 22 años, cuando se licenció en Biología y se matriculó en Bellas Artes, su verdadera pasión. "Desde muy pequeño mi interés por el arte ha sido muy evidente y practiqué con aquellas técnicas que estaban a mi alcance (grafito y lápices de color principalmente)", ha declarado a LA PALMA AHORA. "Recuerdo copiar todos los cómics y álbumes ilustrados que llegaban a mis manos, incluido un libro que tenía mi madre por aquel entonces, 'Cien obras maestras de la pintura'; con ocho o nueve años me dediqué a copiar todos los cuadros que en él aparecían, desde el Greco a Botticelli", recuerda.

El artista José Manuel Tabares en la sala de exposición de La Molina.

El artista José Manuel Tabares en la sala de exposición de La Molina.

José Manuel Tabares exhibe hasta final de mes 24 obras en la sala de arte 'Hay un mundo por conocer? La Palma' de La Molina Artesanía, situada en la calle Apurón de Santa Cruz de La Palma, "un lugar diferente y entrañable que está apostando por nuestra tierra y por la cultura", asegura. Del conjunto de piezas expuestas, 14 se muestran por primera vez en la Isla. En esta exposición se pueden diferenciar tres temáticas: paisajística, retrato e ilustración. "El hilo conductor de todas ellas es la pasión por la línea, la modulación del trazo y cómo interactúa con la mancha', explica. "Algunos pensarán que se trata de dibujos y otros, de pinturas; pero es que diferenciar una cosa de la otra, al menos dialécticamente, es un debate inacabable y que se ha dado a lo largo de toda la historia del arte", sostiene.

Tabares prefiere no aferrarse a ninguna técnica. "Creo que se debe utilizar aquella que mejor se adecúa a lo que se quiere transmitir con una obra. El arte tiene mucho de comunicación y de magia, hay que utilizar todos los recursos necesarios para llevar al público nuestro mensaje", afirma.

A la hora de pintar, este creador natural del barrio macense de San Simón se inspira en "todo lo que me rodea, mis recuerdos y vivencias, la literatura y el cine, los viajes... Actualmente me encuentro trabajando en una serie de obras en la que uno de los detonantes principales para inspirarme ha sido una exposición que vi en el Louvre, en París, 'Santa Ana y la Virgen' de Leonardo Da Vinci", adelanta.

Le atrae tanto el arte figurativo como del abstracto. "Mi naturaleza me acerca más a la figuración pero como espectador disfruto también de la abstracción. Al artista, como a cualquier otro profesional, hay que pedirle honradez en su trabajo. Este es el camino para conseguir buenas obras independientemente de que sean más o menos figurativas o abstractas", defiende.

En la pintura, Tabares tiene "muchísimos" referentes."Soy un apasionado del arte y su historia, así que la lista de nombres es bastante amplia. Mi época favorita es la que transcurre durante el Siglo XIX y continúa hasta 1920. Aquí tenemos momentos capitales como el Impresionismo y el Modernismo español". "La contemplación en directo de obras de determinados artistas también me ha provocado un antes y un después en mi manera de trabajar, tanto técnica como mentalmente (Klimt, Sorolla, Paula Rego, Rothko, Da Vinci, Caravaggio, Bouguereau, Waterhouse, Monet, Velázquez, Degas, Giacometti, Mucha, Norman Rockwell y un largísimo etcétera)", detalla. "Pero además tengo referentes en el mundo del cómic (Craig Thompson, Frederik Peeters, Edmond Baudoin, Hayao Miyazaki, Mitsuru Adachi,...) y de la ilustración (Shaun Tan, Jimmy Liao,...)", agrega.

La pintura acapara una parte importante del tiempo de este creador. "Pinto todos los días, salvo los domingos, aunque algunos no me queda más remedio que seguir pintando para cumplir plazos", indica. La semana pasada Tabares se desplazó a La Palma para inaugurar la exposición y "oxigenarme" pero aún en los días de asueto "en mi mente sigo pintando", reconoce.

José Manuel Tabares se trasladó a Tenerife con su familia cuando estaba a punto de cumplir los 15 años, pero "siempre he sido un enamorado de La Palma y estoy deseando volver tan pronto me sea posible", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha