eldiario.es

Menú

El coste de pensar diferente

El principal coste por todos conocido es la etiqueta que nos ponen cuando nuestras opiniones o actuaciones no se corresponden con los de la mayoría, y esa etiqueta cierra muchas puertas. Yo he sido etiquetado, y al menos en dos ocasiones, esas etiquetas no me permitieron trabajar en aquello para lo que estaba preparado, pero sigo pensando diferente y aunque sea incorrecto el comentario, tengo claro que los organismos y empresas que hicieron mal uso de esa etiqueta salieron perdiendo, y de ese modo, otros optaron por un mal profesional al dejarse llevar por etiquetas que descalificaban al que piensa diferente, sin darse cuenta que el que piensa diferente también puede aportar soluciones diferentes a los problemas. 

Si indicas que hay que acabar con las subvenciones al deporte profesional, como muchos se entretienen con esos aparente espectáculo, te clasifican de raro, y te van apartando. Del mismo modo cuando opinas que no puede haber reuniones donde las personas vayan a escucharse unas a otras sin tener claro el coste de esas reuniones y si insistes en la necesidad imperiosa de que las reuniones tienen que ser más productivas, también te ignoran, porque no se puede indicar que algunas personas quieren escucharse sin aportar nada, porque entonces la descalificación puede ser bárbara. 

El hecho de no actuar como la mayoría o como la mayoría nos indica, llega a convertirse en una absoluta tontería si desde un punto de vista economicista es considerado. El ejemplo de aquellas personas que teniendo la oportunidad de ser funcionarios y sin embargo han optado por trabajar en la empresa privada, razonando que no todas las personas pueden ser parásitos del resto (en relación directa a los funcionarios), por mucho que alguno de estos realmente se esfuerce cuando trabaja, nos muestra que exceptuando el caso de los sueldos de los altos cargos directivos de la empresa privada, nos muestra, reitero, una injusticia en sueldos y prestaciones entre los administrativos que trabajan para entidades públicas y los que lo hacen para las empresas privadas, lo que se traduce en un alto coste para los que optaron por la empresa privada respecto al empleo público. 

Seguir leyendo »

Tráfico de órganos en las fronteras

Seguimos siendo unos depredadores, una especie que se devora a sí misma.  Nuestro canibalismo es más educado, con corbata y traje, y leyes escritas en papel con la intención de hacer una convivencia más loable, pero que, siempre acaba dejando desfavorecidos a los más débiles.

En plena crisis de los refugiados y de tanta incesantes de fronteras, el tráfico de órganos se ha convertido en otra pauta más en ese desorden inhumano.  En las rutas que acogen su huida diaria o en los lugares en que residen a la espera de alguna noticia que permute su situación, las mafias se aprovechan de la desesperación, el ansia y tanto mañana que no trae nada, así como de toda la confusión que se produce constantemente.   En medio de tanta trinchera de inhumanidad, la venta de órganos se ha apropiado del desconcierto que habita en dichas fronteras y sus alrededores, ofreciendo la posibilidad de regular su situación, mediante el precio de un visado y un pasaje para cruzar a la tierra prometida, a ese lugar ansiado que los va a alejar de donde han salido corriendo y del desorden en que residen actualmente.   Sin embargo, por otro lado, aprovechar la delicada situación de los refugiados para ofrecerles un salvoconducto a cambio de alguno de sus órganos sanos, no parece saciar en manera alguna al devorador económico de las mafias, y han ido mucho más allá.  La desaparición de niños que no están registrados en ningún lugar, solo en el corazón de sus familiares, es otra pauta más para lucrarse y extraer todo beneficio posible de tanto desorden inhumano.  Desaparecen de un día para otro, a veces en grupos de tres y cuatro, luego nadie los ha visto, no hay cuerpos, no hay nada, no existieron, no están registrados, y en otro lugar, lejos, quizás al otro lado de la frontera en que sus familiares desesperados no dejan de buscarlos, se realiza la venta de órganos.  Previamente, en clínicas ilegales se realizan las pruebas de compatibilidad.  Tan sencillo, o la parece, todos dicen que no saben nada, todos dicen que no han visto nada.

Nuestro actual canibalismo no va de devorarnos trozo a trozo, cortando y extrayendo los pedazos, saciando nuestra hambruna; este canibalismo en el que residimos es más indirecto, menos impactante, menos escabroso, igual de inhumano, pero menos escabroso.  Devoramos la vida de otros, no sus cuerpos, la desfiguramos y troceamos, y luego, nos deshacemos de lo que no podemos sacar provecho económico.

Seguir leyendo »

Enterrado en los ojos que un día besó (5)

Al padre de Hiperión, con La ciudad soñada abierta entre sus manos y con  la foto delante de sí  del Ángel Pelirrojo en el Kiosco El Ancla de Los Cancajos, se le empezaron a destapar recuerdos pelirrojos.

Después de las clases de la universidad de verano, unos pocos días antes de empezar el curso en La Complutense, tocaron a la puerta de su despacho, donde preparaba el temario de su asignatura. Se levantó a abrirla. No se creía lo que tenía en frente. La señorita pelirroja, pecosa, de ojos azules y vestido rojo, que había tenido de alumna en la última universidad de verano.

La invitó a pasar. Ella le dijo que había sido alumna suya. Él la interrumpió con mucha amabilidad y le dijo que la recordaba perfectamente, aunque no habían tenido trato personal con ella. Le comentó que estaba interesada en matricularse en la asignatura que él impartía y  quería que la informase. De esta manera fue cómo la tuvo durante todo el primer trimestre en la primera fila de todas sus clases. Era la primera alumna en llegar y la última en irse. Quería perfeccionar el español.

Seguir leyendo »

Cuba, la isla en verso

Siempre soñé con ir a Cuba. Y después de varias tentativas frustradas, por fin llegó la oportunidad: mezclar literatura y ocio. Y tuve suerte porque nos invitaron al Sexto Encuentro de la Isla en Verso en la isla caribeña. Un Congreso de escritores en los que participaron españoles y una decena de países latinoamericanos. El objetivo era interrelacionar la poesía, la cultura , brindar una oportunidad de encuentro y reafirmación de la diversidad.

Kiuder Yero Torres junto con su esposa Yuricel y un grupo de universitarios voluntarios organizaron desde la Habana a Holguín, pasando por Cien fuegos, Las Tunas, Santa Clara, Sierra del Rosario, Pinar del Río y otros lugares... conferencias, presentaciones de libros, recitales poéticos, artistas escénicos, trovadores… la celebración para la música y las artes plásticas con la exposición de fotografías del poeta mexicano Francisco Navarro Ruiz.  

Días pletóricos e intercambio de escritores de una orilla a otra, en las que podría destacar a algunos de ellos, pero ya se sabe que en estos casos siempre se olvida a alguien, así que nombraré solo a un poeta cubano excelente, Roberto Manzano.

Seguir leyendo »

Cuba: la difícil transición, la magua de los canarios y un encuentro de escritores

Volvimos a Cuba 29 años después para una visita muy intensa en la cual recorrimos 2.000 kilómetros de carretera, desde La Habana a Holguín y desde Holguín a Pinar del Río, de extremo a extremo a través de las ciudades más conocidas. Cuba con sus verdes, Cuba con sus huertas y sus vegas y La Habana Vieja, una auténtica joya en restauración. Territorio fraternal donde los cubanos te consideran uno de ellos, aunque esté casi olvidado el enorme aporte de los canarios. La excusa fue un encuentro de escritores, sexta edición de La Isla en Versos, al que acudimos con ayuda del programa Canarias Crea, en el que los participantes de aquí tuvieron protagonismo, y en el que más de 50 escritores latinoamericanos y europeos hicieron sus aportaciones. Se oyó mucha música cubana, hablamos de literatura canaria y hubo versos de autores nuestros. Destacables fueron una poeta de Honduras, 21 años, y una pareja de Costa Rica.

Me gusta la calidez del idioma en los labios de aquella gente, fue estupendo escuchar los acentos de las 15 nacionalidades presentes, la cadencia del español latinoamericano, sus variantes, sus soluciones para esquivar el inglés. Además participaron una brasileña, un noruego, una suiza y un alemán. También estuvieron en el grupo el promotor de arte Diego Casimiro y la soprano Alma Andiux. Y de Cuba siempre nos interesaron tres cosas: el campo, la monumentalidad de La Habana y el estoicismo de los ciudadanos, acostumbrados a sobrevivir con ingenio más allá del injusto y prolongadísimo bloqueo norteamericano. La isla de las cien mil columnas se está rehabilitando, palacetes y casas lucen recientes fachadas, se levantan hoteles y complejos turísticos, y, como escribió Pedro Juan Gutiérrez, el de la ácida Trilogía de La Habana, la gente está dispuesta a “resolver” el día a día con mucha picaresca. No se aprecia una transición política y la económica parece seguir el modelo chino hacia el desarrollo. Sin duda admirable el trabajo que la Revolución ha hecho en educación, sanidad y vivienda, se publica una enormidad de libros y a través de la UNEAC hay movimiento cultural en todas las provincias. Pero, aparte el despegue turístico, no hay cambios: ni la embajada de EEUU en La Habana tiene embajador ni, viceversa, tampoco hay embajador cubano en Washington. Cuando a un miembro del Partido le pregunté si en el futuro podría haber otra agrupación política distinta del PCC, frunció el gesto y respondió que eso se vería, como muy pronto, en veinte años.

En La Periquera de Holguín, en un acto organizado para los descendientes de canarios, el humorista Fito se atrevió a hacer una burla divertida y brutal de las carencias, la dificultad de viajar al exterior, la dificultad de comer carne de res, la dificultad de conseguir bienes. Y es que hay dos tipos de cubanos: los que utilizan el peso convertible, equivalente al euro, y los que se manejan en pesos tradicionales, el convertible equivale a 25 pesos tradicionales. Los salarios son bajos, unos 450 pesos cubanos, es decir, unos 20 euros, pero asoma una incipiente clase media asociada a los visitantes. Los funcionarios intermedios llegan a los 60 euros mensuales, forman la nueva clase emergente quienes alquilan cuartos en sus viviendas al lado de los pésimos y caros hoteles, la gente que monta restaurantes y paladares y que cobra en divisas. Y son los chinos los que proporcionan cientos de guaguas turísticas con aire acondicionado y WC a bordo, son los chinos quienes están colaborando. Las iglesias están abiertas y ahora Navidad es festivo, hay esculturas de san Juan Pablo II en la catedral habanera y en provincias, fue el papa que instó a Cuba a abrirse al mundo, y al mundo a abrirse a Cuba.  

Seguir leyendo »

Enterrado en los ojos que un día besó (4)

El padre de Hiperión, en la terminal de Barajas, vio cómo todos los pasajeros del vuelo de Tenerife salían por la puerta acristalada de la aduana, excepto Mónica, a la que no la dejaba pasar un guardia civil.

Como la primera vez que Alberto Bambute fue al piso de su amigote Chuchú en Madrid y otro (¿habrá sido el mismo?) guardia civil le quiso confiscar el cherne y el gofio para hacer un escaldón. Hablaban y hablaban, al menos eso es lo que parecía desde donde él estaba, y zarandeaban un libro que Mónica llevaba dentro del bolso. La discusión no era por radiocasetes, cigarros, gafas ray ban, calculadoras, botellas de whisky o escaldones. ¡No! Era por un libro.

El padre de Hiperión pensó en hacer lo mismo que hizo Chuchú en aquel otro momento , traspasar la puerta transparente e ir a hablar con el benemérito hombre. El guardia civil, después de mucho tira y afloja, le dejó pasar el libro. Mónica pudo salir de la aduana con el libro dentro del bolso. Subieron al coche y se dirigieron a la Taberna de Chueca. Durante el trayecto Mónica le fue contando el episodio del libro.

Seguir leyendo »

Donde el mar te lleve. Jesús Godoy Ballesteros, in memoriam

Haber nacido justo en el centro de la Península no evitó que hicieras propia esa sensación mezcla de asombro, admiración y respeto que ante la inmensidad del mar sentimos los isleños.

En alguna ocasión hablamos de la influencia que esa gran masa de agua ejerce sobre el hombre, obligándolo, en ocasiones, a cambiar su esquema mental para poder asimilar su propia pequeñez. Esa pequeñez que, a golpe de infortunio, se hace patente de vez en cuando, como el triste episodio del Titanic, sobre el que eras un auténtico experto.

Pese a ello, creías en el hombre, en sus posibilidades. Quizás tu pasión por la ciencia ficción era una manera de proyectar esa esperanza de un mundo mejor en la que creías y te empeñabas en hacer creer a todos los que tuvimos la suerte de haberte conocido - algo que, viniendo de quien por su profesión se enfrenta a diario con la peor cara de la condición humana, tiene mucho mérito.

Seguir leyendo »

El fracaso de Canarias como región

La pregunta es si realmente nuestra autonomía ha servido para construir Canarias o más bien para establecer y perpetuar situaciones de insatisfacción y enfrentamiento entre islas capitalinas e islas llamadas menores. El Cabildo de Gran Canaria se queja de la beligerancia de los políticos de allá, que son todos de la misma fuerza y por tanto reman a golpe doble. Gran Canaria tiene un electorado sin ideología, que históricamente es capaz de dar mayorías absolutas a UCD, al PSOE y al PP, así como de expresar gran apoyo a una fuerza nacionalista de izquierda como fue UPC, Unión del Pueblo Canario, con políticos como Manuel Bermejo, el alcalde, o Sagaseta, el diputado. En el Cabildo grancanario ha habido recientemente presidentes del mismo partido pero claramente antagónicos entre ellos: María Eugenia Márquez, José Macías, José M. Soria y José Miguel Bravo de Laguna. Y siendo antagónicos difícilmente podían construir una línea de continuidad, difícilmente podrían establecer prioridades y objetivos. Gran Canaria no tuvo la suerte de contar con agrupaciones de carnaval en los barrios, que hábilmente engarzadas por Manuel Hermoso, dieron pie a ATI y, de ahí, a Coalición Canaria, un partido político que, pese a retroceder electoralmente, siempre gobierna. Dadas las bondades de nuestro prodigioso sistema electoral, da igual que sea la segunda, la tercera, la cuarta o la quinta fuerza en votos: siempre va a estar en la cúspide, de la misma forma que en El Hierro o La Gomera un diputado se saca con poco y en las islas capitalinas exige mucho. También se ve con estupefacción que los presidentes autonómicos sean de Tenerife desde Adán Martín para acá, con Paulino Rivero, dos mandatos, y ahora con Fernando Clavijo. Parece ser que en el Estatuto de Autonomía se establece que ningún político de Lanzarote, La Palma o Fuerteventura pueda llegar a presidir el territorio. ¿No estaba establecido que habría una rotación en cada legislatura? Lo mismo sucede con la ley de sedes, que ha permitido engrosar los funcionarios y los servicios en un sitio y desmantelarlos en otro. Las principales consejerías radican allá, las minucias aquí. Es un tema recurrente y en la tertulia del mediodía del veterano y hábil Jorge Alemán, en UD Radio, estuvimos debatiéndolo J. Fraguela, Victoria Sabroso, Rosario Valcárcel y yo mismo.

La continuidad política en Tenerife ha permitido el despegue de infraestructuras y servicios. En la TV Canaria los informativos y los espacios que generan opinión tienen su sede allá, la evasión y el divertimento radica acá. No tenemos una buena educación, nuestra sanidad se acerca al tercermundismo, el paro juvenil es estratosférico pero podemos estar orgullosos de nuestra Superburocracia. En esta autonomía hemos construido una clase funcionarial que ha creado una administración compleja, duplicada y hasta triplicada, con conflictos entre las distintas administraciones. El ideal es hacerse funcionario, un sueldito seguro para toda la vida. Y el entramado generado es casi una aberración, el vuelva usted mañana de Larra multiplicado por diez, el pasarse la bola entre unos y otros. Los gobernantes, eufóricos, creen que ya cumplen creando un batiburrillo de leyes y normas reguladoras, una enorme maraña legislativa, cuyos beneficiarios suelen ser los bufetes de abogados y altos funcionarios, secretarios municipales, interventores, etc. que interpretan las leyes y adquieren un poder similar al de los grandes sacerdotes en Egipto.

Lo advirtió Jerónimo Saavedra cuando se despedía de su cargo de Diputado del Común, pues solicitó cambios legales que permitan reformar la administración, y evitar así el solapamiento de competencias autonómicas, insulares y locales. Habló de situaciones lamentables y catastróficas de duplicidad, que incluso se han traducido en pérdida de fondos para la dependencia. El paraíso subtropical es un disparate, una maraña clientelar. Tenemos profesores en paro, médicos mal contratados, escasez de personal sanitario, tenemos varias plantas cerradas en el Hospital Doctor Negrín, tenemos unas listas de espera tercermundistas y, en cambio, disponemos de una legión de sabios cuyo primordial cometido mañanero podría consistir en tomar las cosas con calma. Hubo una dirección general del Libro que duró una sentada, estas cosas no interesan. Los funcionarios son la casta que nos dirige, y disfruta la vida en vuelos de Binter y/o helicóptero presidencial. De estos temas se habla poco porque son políticamente incorrectos y sería demencial hablar del abuso de poder, la negligencia o las dilaciones.

Seguir leyendo »

Eugenio y el volador

En La Palma, como en otros sitios, es habitual acompañar a las fiestas con lanzamientos de cohetes, lo que ha traído alguna vez consecuencias poco deseables. Pero no solo en las celebraciones marcadas por el calendario se lanzan voladores. Se festejan también reuniones y eventos deportivos, iluminando el cielo y llenándolo de estampidos. Un primo mío solía hacerlo cada vez que perdía el equipo de su suegro, quien vivía en la otra ladera del barranco. El abuelo de sus hijos respondía con la misma profusión cuando el resultado era el contrario.

Eugenio Carballo.

Eugenio Carballo.

En una de estas celebraciones, un sonado triunfo del Real Madrid, la mayoría de los asistentes al encuentro, televisado en el Club Náutico, salieron del cuarto donde acababan de ver la retrasmisión. Mientras Isidoro bailaba futbolísticamente, vestido con el uniforme del equipo y enarbolando una señera bufanda, Miguel Perdigón, consagrado pirotécnico, se dispuso a tirar los voladores. Cuando iba a por el tercero se le acercó el Doctor Henríquez deseoso de debutar en la actividad. Lo observé mientras este asimilaba las concienzudas instrucciones, con más concentración que en su primera clase de ginecología. Después de varios asentimientos, que tranquilizaron a su maestro, se dispuso a seguir a rajatabla las instrucciones. Efectivamente, tomó el artefacto con la mano izquierda y acercó un cigarrillo a la mecha. Esperó a que se iniciara la propulsión del cohete, levantó la mano en el momento oportuno y lo liberó.... Todo perfecto, excepto un pequeño detalle: estaba justo debajo del drago superviviente a los aires salados, que se ubica a la entrada del Club. El volador, como no podía ser de otra manera, se incrustó en las ramas peleándose inútilmente por liberarse mientras nosotros corríamos a guarecernos cual en bombardeo de la Segunda Guerra Mundial.  Obviamente un pequeño cohete poco daño puede hacerle a un drago de más de treinta años, pero el causante de aquel estropicio menor estuvo preocupado hasta el día siguiente, en el que lo vio a plena luz. Ni que decir tiene que esa preocupación estuvo fomentada por numerosos comentarios acerca de la sensibilidad del árbol a los efectos del fuego y a la consideración que las autoridades, con posibilidades de sancionar, tenían hacía esa emblemática figura del canarismo.

En la imagen, integrantes del grupo 'La Sirena'.

En la imagen, integrantes del grupo 'La Sirena'.

Si el ganador de aquel partido, o campeonato, hubiera sido el Atlético de Madrid, probablemente el Dr. hubiera tenido otro maestro más avezado que Perdigón (y mira que es difícil): Eugenio Carballo. Los que alguna vez le llevamos flores a su tumba podemos observar, imbatible ante los elementos, una bandera de su equipo del alma, con permiso del Tenisca. La otra gran afición de Eugenio era sus amigos que siempre nos sentimos queridos y arropados por él (su familia y la Virgen de las Nieves estaban en una dimensión aparte). Cuando murió mi padre, nuestro hombre estuvo allí para aconsejar a la desconcertada familia sobre los entresijos de un proceso que él manejaba a la perfección. Y eso se agradece siempre, siempre. Efusivo y apasionado, Eugenio era el prototipo de palmero hasta la médula, implicado en actividades cívicas y religiosas. En las primeras demostró que es compatible la seriedad, atributo que desarrolló con eficacia en su etapa de jefe de la Cruz Roja, con el divertimento. Ha sido el mejor portador de Biscuit que conozco, y el que más provocaba pavor. Bailó los enanos y fue Hermano Mayor de la Cofradía del Santo Entierro, en el único año en que yo participé. Todavía recuerdo que nos metió en la iglesia media hora antes de que comenzaran los oficios. Debidamente ubicados, en dos filas mirando al altar, recibimos la instrucción a golpe de báculo, de arrodillarnos. Hasta aquí bien, pero no contábamos con lo que vendría a continuación: la reconocida voz de Eugenio nos ordenó ponernos brazos en cruz y rezar con él un rosario que, al menos para mí, iba dejando de ser santo a medida que se prolongaba el tiempo en esa incómoda posición. Su fervor religioso lo llevó a Roma, junto con varios devotos más, a transportar un Cristo Yacente para la iglesia de El Salvador. No sé si el recepcionista del hotel italiano, en el que se alojaron, se habrá repuesto del susto que sufrió cuando Eugenio y Fernando Leopoldo entraron en el hall portando lo que parecía, y era, un cadáver.

Seguir leyendo »

Las siglas del Emprendedor…

Hace tiempo que tenía ganas reales de destripar al emprendedor, en el buen sentido de la palabra, si es que puede tenerlo. Emprendedor como vocablo está compuesto por 11 letras que conforman 4 sílabas. Pero permítanme que dejemos las sílabas a un lado y me quede con las letras. 

Así veo el significado letra a letra: 

(E)mprendedor: la letra “ e” se considera como la más predominante en el castellano, aunque esto para el tema que nos ocupa no es muy relevante. La e del Emprendedor es el Entusiasmo. No hay vida emprendedora sin entusiasmo, sin esa admiración apasionada por lo que hacemos. Un emprendedor sin entusiasmo es como una vida sin alma. Los emprendedores tendrán que poseer (y trabajar) este sentimiento con más asiduidad, les irá mejor… 

Seguir leyendo »