Opinión y blogs

eldiario.es

La colección de restos arqueológicos de D. Cayetano Gómez Felipe

El 17 de febrero de 2017 se presentó en el Museo Arqueológico Benahaorita la colección de restos benahoaritas de D. Cayetano Gómez Felipe (1902-1978), natural de Los Llanos de Aridane. Hijo de Don Antonio Gómez Wangüemert, teniente de las Milicias Canarias, y de Doña Juana Segunda Felipe de Armas. Su hermano mayor, Antonio Gómez Felipe, fue un conocido odontólogo y personaje del mundo de la cultura en su ciudad natal. Actualmente un parque del municipio tiene su nombre.

Este coleccionista demostró desde muy joven un particular interés por las antigüedades y pronto comenzó a reunir los objetos que configurarían luego una de las más completas y rigurosas colecciones de su especie en el Archipiélago.

En los años 30, una de las habitaciones de los bajos de su casa en la calle Real de Los Llanos de Aridane, se convierte en un improvisado pequeño museo con libro de visitas incluido. Visitantes locales y extranjeros se acercaron a conocer al joven coleccionista y sus antigüedades, haciéndose eco la prensa del momento.

Seguir leyendo »

Hortensio o cómo darle belleza y alegría a una ciudad

Ese es quizá el sueño que muchos perseguimos para cuando llegan los carnavales a la Isla. Que nos llenen de belleza y alegría las calles de nuestra ciudad; que aquellos que viven el carnaval de verdad pasen por nuestro lado dejándonos un perfume distinto a lo habitual; un perfume nuevo que nos envuelva durante unos segundos y nos haga sentir un poco más felices de lo habitual. Y cada año, cuando llegan estas fechas, uno encuentra ese latir de gestos y costumbres que nos hacen predecir que se acercan unas fiestas que todos esperan con entusiasmo: los colgantes en las calles, las madres comprando telas y baratijas, los mayores preparando sus canciones y sus disfraces, los pequeños buscando el traje que los distinga y represente. Uno sabe que los días grandes se acercan y con ellos caretas y desfiles. Y en los desfiles, figuras ya tradicionales como Hortensio y Luis que durante años bajaron de Los Sauces a Santa Cruz de La Palma a pasear sus trajes, sus galas y sus "prendas”, como decían las abuelas. Se arreglaban, se peinaban, y, cada año, nos traían un momento de alegría y elegancia carnavalera. Me gustaba verlos pasar bailando, sonriendo, repartiendo besos y risas con todo el mundo. Durante años ellos dos nos regalaron ese momento encantador de un carnaval tomado en serio. Luego ya solo vi a Hortensio y me imaginé que se había roto el consorcio de aquel festival de diversión y piedras preciosas. Porque Hortensio, fiel al compromiso entre la ciudad y la alegría que su presencia le aportaba, siguió dándolo todo por una ilusión que muchos hemos compartido con él año tras año.

Ahora me entero de que van a hacer una exposición con los trajes de Hortensio. Catorce trajes de diferentes épocas dedicadas al carnaval como un homenaje a quien se viste y embellece para un público que sólo necesita verlo pasar para sonreír y sentirse algo más feliz. Buena y generosa idea para agradecer la alegría y la belleza que él ha repartido a manos llenas. En Los Sauces se va a inaugurar la exposición el viernes 3 de marzo en La Casa del Quinto para recrear esos trajes y la figura de quien los lleva y adorna con ellos pasacalles y desfiles del carnaval de Santa Cruz de La Palma que aguarda con verdadera curiosidad su acostumbrada aparición y el asombro y la fascinación que despierta con sus ropas, peinados y aderezos. Es ya una costumbre esperar su llegada, verlo pasar a nuestro lado dando vueltas, marcando el rumbo de sus faldas, sobrefaldas y sombrillas, siguiendo la música, real o imaginaria, que suena a su alrededor. No hay en toda la Isla un relumbrón como ese. Ni la Negra Tomasa, a pesar de la publicidad y los fetiches que se comercializan a su costa, puede con el carnaval que Hortensio viene a presentarnos. Y uno no puede dejar de imaginarse las calles de Venecia con miles de Hortensios engalanados con sedas y drapeados, con comparsas de príncipes y duquesas, con tocados del siglo XVIII y pelucas a juego.

Pero las cosas no son como uno las desea y Los Indianos y el tumulto y la polvareda y el desmadre de una fiesta popular llena de encanto que tuvo unos orígenes felices, vino a derivar en estas algaradas donde ya nadie mira ni ve por culpa de los polvos y de lo que no son los polvos. Una manera simplificada de decir que la elegancia y el buen gusto quedaron perdidos en una masa de gente que no piensa en reírse del mundo y con el mundo, sino en seres desacompasados, la mayoría, que solo gusta de beber y de acometer empresas fuera de tono. Todo se muere, lo sé. La nostalgia no vale ya mucho en estos tiempos. Pero yo sigo sintiendo un gran respeto por aquellos carnavaleros que se ponen sus mejores galas para refrescarnos las calles, hacernos sonreír y vivir el carnaval como un sueño más. Un carnaval con Hortensio y sus trajes y sus pelucas y sus pestañas batiéndose en el aire como dos abanicos negros.

Seguir leyendo »

De masones, Dios, ateos y agnósticos

Vivimos en el barrio erróneamente denominado El Zardo, le sobra la zeta pues Sardo con ese era el apellido de un eclesiástico originario de Cerdeña, Italia, que poseyó estos terrenos de medianías por encima de Almatriche, antiguo municipio de San Lorenzo. Y tanto en Gran Canaria como en el piso de La Palma solemos hacer cenas para tertuliar con ocho o diez comensales. Tertulias que incluyen lecturas de relatos y poemas de los presentes. En la última, con estufa, chimenea, buen Rioja e incluso aguardiente de Las Manchas, pasamos un buen rato. La cosa empezó antes de las nueve y acabó a las cinco en punto de la madrugada y a ella asistieron dos masones de distintas logias, un par de empresarias, una trabajadora social, profesoras de primaria y de enseñanza media en activo y jubiladas, y un fotógrafo argentino que ha venido huyendo del clima y la contaminación de Torrejón de Ardoz. Además estaba el escribidor que suscribe, todos en la franja de edad entre los 50 y los 70. Jóvenes viejos o viejos que, con esto del alargamiento de la esperanza de vida, se niegan a dejar de ser jóvenes, abominan del alzheimer. Entre otros temas hablamos de la radicalización de Podemos, de los conflictos del momento, de los ritos de las distintas religiones, de la mala fama de la masonería quizá porque al general Franco le negaron su ingreso y de las actitudes y/o expectativas ante eso que llamamos el más allá.

Cuando murió aquel buen alcalde que fue Juan Rodríguez Doreste, con la catedral repleta, el entonces obispo Ramón Echarren, a quien teníamos por hombre progresista, ni corto ni perezoso anunció que, puesto que el alcalde había manifestado su condición de agnóstico, no iba a realizar los tradicionales actos fúnebres. De modo que pidió que los presentes rezáramos un Padrenuestro, y ahí acabó la cosa, no sin la decepción de buena parte de los reunidos. Porque agnósticos somos quienes dudamos y no podemos afirmar ni negar la existencia de Dios. Agnóstico significa gente sin un conocimiento definitivo y taxativo de la divinidad, y es una respetable. Los agnósticos no afirmamos ni negamos a Dios, porque la idea de Dios es demasiado absoluta y en su nombre se han cometido demasiadas barbaridades.

Somos un país en el cual mayoritariamente nos declaramos cristianos, ya que hemos nacido y crecido en un sistema cultural cristiano. Otra cosa es que haya muchos o pocos practicantes, que en realidad son pocos. Y es que las religiones y los códigos culturales tienen cosas irracionales. Por ejemplo los judíos y los musulmanes no pueden comer cerdo, los chinos aman la carne de perro, los indios del Amazonas comen hormigas, en Tailandia gustan los gusanos, los hindúes no pueden ingerir carne de vaca. En una ocasión un amigo uruguayo de religión judía se puso a comer jamón y yo se lo reproché, a lo que me contestó que en Tel Aviv los supermercados están repletos de jamón español. En el Génesis y en el Levítico el dios de los antiguos hebreos considera al cerdo como ser impuro, bestia contaminante. Muchos siglos más tarde también Alá reveló a su profeta Mahoma que el cerdo es horroroso. ¿Por qué las religiones y los sistemas culturales son tan poco transigentes? ¿Por qué Dios iba a estar preocupado por el cerdo si hace mucho que la enfermedad de la triquinosis está controlada?

Seguir leyendo »

Dimensiones del todo

El ser y la vida

Imaginemos cómo es por dentro. Cada uno a su manera. Imaginemos también las palabras de cada día y que una consecuencia tras otra, de fenómenos absurdos o no, nos lleva más allá del tejado que guarda nuestra cama. Palabras que pueden ser silencio o gritos de esperanza. Es fabuloso ese lugar común y lleno de sentido en el que todos confluimos, en el que se producen encuentros y desencuentros, en el que todos estamos alguna vez. Esos pensamientos que vamos perdiendo o ganando de la noche al amanecer como resultado del incalculable poder de un sistema abrasado por el afán de proyectar una imagen distorsionada de la autenticidad, cuando el raciocinio es superado por la derrota o la victoria. Una bella teoría, para muchos conspiratoria, para asomarnos a algo más. O también la nada, para los que no importa ganar o perder. Esa fábrica de deseos, lugar para los que viajan de aquí para allá desde un desamor hasta un planeta inalcanzable. Un recorrido que empieza y acaba desvaneciéndose sin dejar rastro alguno de nuestra existencia, más allá de ser recordados o no. Pero la nada es algo, al menos un diálogo con la inquietud. La vida del ser y ese ser en la vida, es una consecuencia de múltiples sucesos en el amor y la tristeza de un átomo.

El espacio

Seguir leyendo »

La Ley de las ‘Islas Verdes’ y la improvisación

El poco tiempo transcurrido desde la aprobación de la última modificación de esta Ley –y van siete- empieza a darnos la razón a aquellos que hemos defendido que, en su tramitación, se estaba intentando coger un atajo, rodeado de irregularidades y de falta de previsión y transparencia, para imponer un modelo turístico no adaptado a nuestra realidad, por lo que el remedio puede terminar siendo peor que la enfermedad.

Algunos ya advertíamos que era necesario buscar el máximo acuerdo y consenso posible en su tramitación. Pero los responsables de la cosa, que ahora quieren aparecer como salvadores de la patria, se negaron a escucharnos y terminaron imponiendo un texto, deprisa y corriendo, sin los necesarios informes del Consejo Consultivo de Canarias. Y ahora se encuentran con dos recursos aceptados a trámite por el Tribunal Constitucional, uno de amparo y otro de inconstitucionalidad, y con una investigación iniciada de oficio por la Comisión Europea, en uno caso por la posible vulneración de normativa básica estatal y, en otro, por no respetar la normativa ambiental europea, lo que se vuelve a traducir en inseguridad jurídica para los inversores.

Y hablamos de falta de previsión porque no es casual que los partidos que apoyaban al Gobierno, CC y PSC-PSOE, hayan decidido volver a enmendar la Ley 6/2016, de 27 de septiembre, que modificaba la Ley 6/2002, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística de las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro, modificando de nuevo los artículos 1, 5, 7, 8 y 9 y la Disposición Adicional Primera, así como introduciendo nuevas Disposiciones Adicionales.

Seguir leyendo »

Invéntate tu vida

Lo que aún no te de la vida te lo darán tus sueños. Esto mismo que te estoy escribiendo, lo escribí mientras soñaba. La vida y los sueños se entrelazan hasta que un día no distinguirás lo que es tu vida y lo que son tus sueños, porque habrás hecho que tu vida sea una réplica de tus sueños, y que tus sueños se conviertan en tu vida.

El viernes de la semana pasada, una semana totalmente mágica para mí, a altas horas de la noche, cuando no sé cuantas botellas llevábamos ya bebidas de Juan Rojo, mi vino de Toro, Zamora, y otras tantas de Cava Integral Brut Nature de Llopart, alguien que estaba conmigo me comentó que si yo creía en la otra realidad. Yo le contesté que la otra realidad en la que yo creía tenía infinitas realidades, y que todas ellas estaban en aquel mismo instante y en cualquier otro.

Esto ocurrió durante la mágica tarde noche del viernes en la cata y posterior maridaje de quesos y vinos con Marichu Fresno, y en la que Carlos Catana y Margarita Galván nos interpretaron creaciones suyas de su último trabajo Los versos que se esconden detrás de las miradas, grabado en Guamasa Estudios Tenerife, e inspirado  en textos de poetas palmeros: Domingo Acosta Guión, Severiano Martín Cruz, Félix Francisco Casanova, Juvenal Machín, y un poema de Carlos Catana que él mismo convirtió en canción para dedicárselo al gran poeta Leocadio Ortega, barloventero como el viento. 

Seguir leyendo »

No estamos a salvo en la Tierra, terremotos

La primera vez que tomé conciencia de un terremoto fue el de Agadir, un pueblo costero a trescientos kilómetros de Marrakech. Ocurrió en el año 1960 del siglo pasado. Hubo más de diez mil muertos y desde lugares lejanos enviaron ayudas sanitarias, alimentos… Realizaron tareas de desescombro, enterraron muertos, buscaron partículas de vida.

Me impresionó aquel escenario de desolación, olor a muerte y destrucción. Millares de seres sepultados bajo piedras y piedras, tragados por las ruinas, entre el rumor infernal de buitres y operarios, que sorprendidos al encontrar a una niña después de ocho días, gritaban:  -¡Está viva, está viva! 

Lo recuerdo como una vieja película en blanco y negro, aunque por desgracia después del terremoto de Agadir, han seguido más de un centenar de extrema dureza: el de Valdivia y Chile el mismo año, una década después Perú sufre una sacudida, se lleva sesenta mil almas. Managua, Guatemala, Pekín, El Salvador, India, Japón, Turquía. En el siglo XXI, de nuevo Irán, Pakistán, China Haití, Chile…Y ahora, sometidos al capricho de los dioses, la Tierra se ensaña en las zonas montañosas de Italia con cuatro terremotos y un alud de nieve sepulta un hotel con seres humanos.

Seguir leyendo »

La importancia de la información para el Emprendedor…

La información es muy importante para el emprendedor.

La información es muy importante para el emprendedor.

Las personas que me conocen saben lo que siempre digo de la información, que es poder. No solo es una frase que queda bien: “La información es poder, es mucho más que eso. Se trata de una verdad del tamaño de la cascada de Los Tiles de la que se pueden extraer muchas cosas. 

Antes de lanzar una idea emprendedora para convertirla en proyecto, son varios los ítems que tendremos que estudiar. Paso a relacionarles algunos de ellos: 

Target 

Seguir leyendo »

Querer salir del pozo tirándose de las orejas

Mi amigo León -el hermano de mi también amigo El Charro, aquel que tomaba las botellas de vino y de cava de tres en tres- que estudió económicas en Harvard, e hizo varios másteres, leyó el artículo El sacacorchos, y me llamó por teléfono para hacerme algunos comentarios, al mismo tiempo que me quería hacer un pedido de los vinos mencías que trabajo del Bierzo, de las bodegas Gancedo: Ucedo, Xestal y Gancedo, y los dos godellos con doña Blanca: Herencia del Capricho y Capricho.

León es un enamorado de la Isla desde que la conoció hace unos años cuando vino a pasar una semana con su hermano El Charro. Conoció en esa semana a Ninnette, Lissette y El Chivato Tántrico, y se quiso iniciar en la sexualidad sagrada. Lo hizo con su compañero en la playa de Las Cabras.

León ha recorrido todos los senderos de la Isla; los túneles volcánicos; ha corrido todos los años la Transvulcania; conocido todos los fondos marinos, a pulmón y a botella; competido en todas las travesías a nado en donde no se lo ha puesto fácil a nuestro amigo David Meca; se ha tirado en parapente; ha hecho pesca de altura y submarina; tiene su propia cuadrilla en la caza del muflón; sale a cazar codornices y conejos; ha hecho surfing en todas las playas de la Isla; patinado; esquiado; ha recorrido la Isla en bicicleta, tanto por carretera como por pistas o senderos; ha dado conferencias por todas las plazas del mundo sobre la Isla, tanto de su naturaleza como de su cultura y economía, en lo que es titulado de alto rango.

Seguir leyendo »

La liberación de la mujer, Anaïs Nim y Néstor de la Torre

Desde que en 1949 Simone de Beauvoir publica El segundo sexo entendemos que una mujer no nace sino que se hace según los condicionantes sociales. En los años 60 del pasado siglo hubo felices acontecimientos: saltaron a la luz la revolución sexual, la liberación femenina, las protestas de los hippies y la lucha contra la discriminación racial. La idea de que la mujer viene al mundo para ser esposa, ama de casa y madre estalla en pedazos cuando Betty Friedan publica La mística de la feminidad, 1963. Dos años antes, en 1961, en EEUU son aprobadas las píldoras anticonceptivas, con lo cual ellas asumen el control sobre su cuerpo; la sexualidad se separa de la mera reproducción, lo cual realza el placer y el erotismo, caen en el olvido las prácticas conyugales con la luz apagada y la actitud pasiva de la esposa. Tras siglos de represión y condena de las religiones, llega la libertad sexual a occidente. Mientras, en África y buena parte de Asia la mujer sigue siendo un objeto con pocos derechos, la frecuente mutilación del clítoris la inhabilita para el disfrute. En  1976 Shere Hite publica su informe en el que concluye que las mujeres no necesitan a un hombre para obtener un orgasmo, según su estudio solo el 30 por ciento de las féminas habían experimentado el orgasmo a través del sexo con penetración.

La vida es una vorágine maravillosa, escribió Anaïs Nim el 3 de enero de 1935 en sus diarios. Ella fue un prototipo de mujer liberada, entregada sin tapujos al amor con muchos hombres, y entre ellos nada menos que Henry Miller. Nacida en Francia de padres cubano-españoles, su prosa es caliente, rápida, eléctrica, visceral, sus confesiones en primera persona han sido adoradas por millones de lectores y criticadas por otros tantos. Ella se incorpora como protagonista esencial de sus libros, con una carga autobiográfica fuera de toda duda. La vida es la literatura, y la literatura es la vida: sus experiencias personales, sus nirvanas y sus depresiones, sus atrevimientos de vivir a fondo, sus placeres y ese síndrome de culpa del que resulta difícil escapar, el contraluz de la depresión ocasional y la soledad constituyen el eje de sus libros. Una vida consumida a fondo, de una cama a otra, de una piel a otra, quedan sus valiosos testimonios de personajes que conoció: Lawrence Durrell, Salvador Dalí, Antonin Artaud o el propio Henry Miller. En la preciosa edición de Siruela titulada Diarios amorosos (Incesto, 1932-1934 y Fuego, 1934-1937) hay una cita al pintor grancanario Néstor de la Torre, amigo de Joaquín, el hermano de la autora: “He visto las pinturas de Néstor de la Torre. El primer pintor moderno que me ha apasionado y emocionado profundamente”, 21 de febrero de 1933. Más allá de las ceremonias de posesión, los celos, el síndrome de culpa por las infidelidades, el entendimiento de la pareja abierta, la proliferación de tríos y su enamoramiento de June, la propia mujer de Miller, esta Anaïs que sin duda fue hermosa escandalizó con sus escritos a la sociedad de su época. Incluso se atrevió con uno de los tabúes milenarios de nuestra civilización: el incesto, a través de la relación con su propio padre. La puerta ya estaba casi abierta para que ella se lanzara a vivir cada minuto de su vida, entregada a la pasión, a la alegría de vivir, los encuentros fugaces, la música de jazz, los artistas fracasados, las drogas, las contradicciones. La furia del deseo que el orgasmo solo aplaca fugazmente, el poso de decepciones cuando se constata que todo es efímero. Más allá de los reproches y las consideraciones de la moral establecida, fue decidida, nunca dejó de sentir la necesidad de experimentar, de ir más allá de lo establecido. Delta de Venus, publicado en 1977, cuando ya la autora había muerto, es un libro fundamental dentro de la literatura mundial.

La moral sexual ha sido tan cambiante que se parece poco a la que padecieron nuestros padres en el franquismo; legalizadas las parejas homosexuales, incluso pueden adoptar hijos o tenerlos con vientres de alquiler. Sin embargo, en países de otra concepción cultural, ello te puede llevar a la cárcel e incluso a la muerte. Como decía Bauman, el modelo de familia tradicional ha quedado hecho trizas pues las nuevas generaciones desechan el compromiso, las parejas son poco duraderas, en el mundo desarrollado la natalidad se reduce y ello comporta cambios sociológicos imprevisibles. La mujer que ahora tiene entre 20 y 40 años, a menudo menor preparada que el hombre, tiene el mérito de ser observadora y paciente, en espera de sus oportunidades en la vida ya no se dejará doblegar fácilmente por el varón. Sin embargo, en los colegios y en los institutos de nuestro entorno cuando nos invitan a participar con los alumnos comprobamos que el machismo sigue estando muy presente en la vida de las adolescentes y jovencitas, ahora vigiladas por los nuevos dispositivos tecnológicos por novios posesivos, a menudo violentos. El acoso e incluso la agresión física o verbal no han desaparecido, incluso una parte de estas chicas adoran a esos “matones” jactanciosos, pandilleros, carne de gimnasio a menudo con cerebro plano.

Seguir leyendo »