Opinión y blogs

eldiario.es

Declaraciones machistas de los corruptos

Horrorizan las declaraciones machistas de ciertos personajes corruptos.

Individuos que no solo se hacen con el dinero de los contribuyentes de a pie, sino que insultan al colectivo femenino cuando afirman sin sonrojarse que la mujer con la que han convivido durante equis años desconoce sus negocios turbios. Mientras ellos traman pautas mercantiles de envergadura, ellas permanecen en una salita tomando café; y sin rechistar firman cualquier documento sin previa lectura, pongamos por caso, los famosos papeles de Bárcenas.

Tales manifestaciones degradan la conciencia general de la mujer y mi conciencia. Es un hecho reiterado que estos mangantes exculpen a la pareja de robos pactados o en connivencia con su innata perversidad; esquilman entidades con apariencia de legalidad a ojos de los gobernantes de turno hasta que no se demuestra lo contrario. Prefieren hablar de contenido extracontable, cuentas de las que se lucran para saciar sus excesivos lujos reducidas a sistemas de contabilidad relativa.

Seguir leyendo »

Han olvidado toda humanidad

Para tener la condición de ser humano es necesario tener documentos que lo indiquen.  Eso es lo que parece mostrarnos los mandatarios y gobiernos de los países del viejo continente en relación a los migrantes y refugiados que vagan a la intemperie en el frío que asola Europa. 

Han olvidado la importancia de toda vida, y desde sus despachos y colosales salas de reunión, botella de agua en mano, disponen la ausencia de acudir al rescate.  Su condición y ejercicio, en todo caso, se embarra y aferra en proyectar variopintos pretextos, e incluso, en distorsionar la realidad inhumana, evidente y clara, que el actual presente nos muestra, mientras cientos de miles de seres humanos son producto de la violencia, las confiscaciones y la dejadez, de un sistema y de una idea burocrática que no los concibe como seres humanos para prestarles ayuda alguna. 

Han olvidado, botella de agua en mano, toda humanidad cuando la necesidad y urgencia lo está exigiendo, al tiempo que nos bombardean con toda clase de propaganda de democracia, de convivencia laudable en estados sociales perfectos. 

Seguir leyendo »

El sacacorchos

Era de los mayores de nosotros, de los niños de aquella calle, de la que no puedo ni quiero desnudarme, y que por mucho que me mude de calle, de ciudad, de país, siempre seguiré viviendo en ella. Muchas veces me llevó jugando en caballotas, encima de sus hombros, desde donde yo contemplaba la calle, mi mundo, desde otra perspectiva. Una vez, recuerdo que me caí, planeé, desde sus hombros a los adoquines de la calle, como siempre me ocurría, con la cabeza por delante, y quedarme inconsciente. No sabía poner en práctica los consejos de mi tío Óscar, Zarra, que me advertía de poner los brazos por delante, así, mis golpes infantiles iban a dar todos a mi cabeza, la mayor extensión de mi cuerpo.

La calle, al caer la noche, era muy oscura. La iluminación eléctrica era muy débil, aún con la luz de todas las tiendas encendidas que se reflejaban sobre sus adoquines. Delante de la casa de este amigo mayor había una tienda, la de Sergia. Allí estaba él aquella noche con las manos sobre las cejas, mirando hacia el suelo y llorando. “¿Qué le ocurre?”, le pregunté a la hija de Sergia, que estaba intentando consolarlo. “Que se murió su padre”, me contestó Conchita. Yo le dije a ella, que eso  no podía ser, que sería su abuelo el que se había muerto. Yo pensaba que la muerte solo era para los viejos, y no me explicaba que su padre pudiese morir antes que su abuelo. ¡Aún no había visto yo pasar ningún cajoncito blanco por debajo de mi casa camino al cementerio, que luego fueron muchos!

Historias como estas, con final en el Puente de La Galga, la horca, el fosferno, derriscarte con un coche, pegarte un tiro, escuché muchas en mi infancia. Aquel hombre que murió, el padre de mi amigo de infancia, era comerciante, no de los de tener una tienda, sino representaciones. Un acreedor lo estaba presionando, y aquella presión lo llevó a hacer un viaje al Puente de La Galga, del que él y nadie que lo hizo, regresó.

Seguir leyendo »

Grabados de Belmaco: símbolos en la piedra (II)

Si complejo es el tema del significado de los grabados rupestres, aún más oscuro es el apartado de los posibles paralelos de los motivos, ya que esta cuestión entronca directamente con el tema de la procedencia y la fecha de la primera arribada de los benahoaritas a su isla y, en general, de la población prehispánica de Canarias. El principal escollo con que nos topamos es la universalidad de símbolos tan simples como la espiral, los círculos y semicírculos concéntricos o los meandriformes que también aparecen en otras culturas (Europa Atlántica, Egipto, Mar Mediterráneo, Norte de África, América, Australia, etc) muy distantes en el espacio y en el tiempo respecto a su momento de auge en la antigua Benahoare. Actualmente, la mayoría de los investigadores parecen decantarse por un origen bereber.

Los grabados rupestres de Belmaco son de tipo geométrico, destacando el grupo de las espirales, los círculos y semicírculos concéntricos, los meandriformes y los laberintos que, en la gran mayoría de las ocasiones, están completamente entrelazados entre sí, ocupando buena parte de la superficie de las rocas que les sirven de soporte. La extraordinaria perfección y abigarramiento de los paneles nos sugiere la hipótesis de que son bastante antiguos, realizados en un momento inicial del poblamiento insular. La técnica de ejecución fue el picado de anchura y profundidad variables que, a veces, se completaban mediante la abrasión, que proporcionaba una mayor calidad de los motivos.

Cueva y tres paneles de grabados en Belmaco.

Cueva y tres paneles de grabados en Belmaco.

Seguir leyendo »

Violencia de género

Abríamos el Nuevo Año cuando nos llegó de nuevo la triste noticia, el canto de la guadaña: Una mujer había muerto en manos de su novio, amante, marido o conocido.

Y entonces me acordé de un periódico, se llamaba El Caso, un semanario de sucesos que marcó una época. Un periódico que repleto de fotografías mostraba pasiones ajenas, destrucción, violencia, crímenes. Un día el titular de una noticia me quitó el sueño. Estaba aterrorizada, la crónica hablaba de un padre de familia, un “dechado de virtudes” que sin saber el por qué había asesinado con un hacha a sus tres hijos y a su mujer que dormía plácidamente. Aquellos hachazos sonaron durante mi niñez y siguen sonando cada vez que nos dan empujones, nos tiran al suelo, nos dan patadas o nos llaman “putas”.

Eso que ahora se llama guerras románticas, peleas, reconciliaciones abrazadas por amores, odios, insultos que terminan en llantos en hogares infelices. Un plato amargo llamado violencia de género que niega los derechos de las mujeres y reproduce desequilibrio y muerte entre ambos sexos, ya que no es exclusivo de un género. La destrucción de nosotros mismos.  

Seguir leyendo »

Cinco consejos (útiles) para Emprendedores…

¿Ya han comenzado con la operación bikini después de los excesos navideños? Les deseo suerte, pero sobre todo constancia, no abandonen el primer mes… 

Precisamente la constancia podría ser un gran consejo para Emprendedores, pero voy a contarles otros cinco consejos que espero sean de mucha utilidad, para que los apliquen directamente a sus proyectos o empresas. 

1-. No piensen en que su producto es el mejor 

Seguir leyendo »

Un bote de mayonesa y otro de lejía Neutrex

Un bote de mayonesa y otro de lejía Neutrex. Esto fue lo que encontré el pasado viernes cuando fui a depositar en los contenedores de orgánico, aquellos de color canelo (marrón), que se encuentran en El Paso y en Los Llanos, la basura con los restos de comida y asimilables que había seleccionado desde el martes por la mañana. Al tiempo que sentí la típica sensación de hacer el estúpido, me pregunté ¿pero el que tira esto aquí piensa que los contenedores los regala un jeque árabe? Porque si piensa que los compraron con dinero de Europa, también hace el estúpido, porque todos nosotros sufragamos el dinero de Europa. Y con la misma pensé: este es de los que no paga impuestos, de los que vive gracias al esfuerzo de los demás. Y continué con lo mismo: ¿pero no se dan cuenta que con nuestros impuestos le estamos pagando el sueldo a los políticos y técnicos que decidieron la necesidad de colocar esos contenedores?; pero de qué me asusto si atrocidades en los contenedores de recogida selectiva hemos visto un día sí y otro también en nuestras calles. Por tanto hasta aquí nada nuevo. 

Lo atrás comentado, requiere explicar que el quinto contenedor es la mejor solución que la forma de ser de los canarios permite para solucionar definitivamente el problema de los residuos en nuestras islas, y en La Palma en particular, aunque en mi caso requiera un esfuerzo al buscar nuevos espacios en nuestra cocina. Sin embargo, es la separación de los restos de comida y asimilables, conocida como materia orgánica, la salida más económica y ecológica, generadora de ingresos (sí, de dinero) para la Isla, al retornar la materia orgánica a jardines y agricultura gracias al abono orgánico que se genera (compost), de este modo se consume un mínimo de territorio a través de  vertederos, aunque determinadas personas influyentes no lo apoyen porque sus negocios pueden verse ligeramente perjudicados. Es obligatorio indicar que bien con campañas intensivas o a través de multas, todos debemos de colaborar, pero por ahora deberíamos de separar por estar convencidos de sus beneficios.  

Volviendo con lo que nos cuesta, ¿qué desean los cómodos, por no decir otras palabras, que no seleccionan los residuos orgánicos y mezclan su basura, que los 6 millones de euros que costó el tratamiento de los residuos en el Complejo Medioambiental de los Morenos en el año 2014, (desconozco el coste actual), se sigan dedicando a enterar la basura? ¿Que tengamos que pagar multas a Europa por no cumplir con la normativa comunicaría? ¿Que en materia de residuos La Palma tenga que incumplir las leyes? ¿Que no podamos nunca ser una isla sostenible porque necesitamos más y más barrancos donde tirar la basura?; pero ¿cómo es posible que personas inteligentes y admiradas no contribuyan a la producción de compost a partir de la separación de los restos de comida en sus casas, si somos una isla agrícola, que encima necesita del verde para ser atractiva turísticamente? Pues la única respuesta que obtenga a estas cuestiones, es simplemente que no tienen la más mínima confianza en nuestros funcionarios y políticos, de lo contrario no encuentro justificación para no contribuir a la economía y al medio ambiente de la Isla.

Seguir leyendo »

Y colorín colorado

Fellini, después de apurar la última copa de Cava Integral de Llopart con Gunther y Miguel en El Quitapenas bajó por última vez los dos escalones que dan para la calle Real. Le ocurrió lo mismo que al subirlos, unos horas antes, tropezó con el mismo niño que ahora venía  de regreso del Club Náutico. Constantine, Gunther y Miguel, que estaban pendientes de Fellini, sonrieron al recordar las palabras que había dicho Constantine cuando el mismo  tropiezo anterior con aquel niño al subir los escalones: "Este niño, de mayor, será  el próximo Sanedrín de Gunther y Miguel" . Constantine les comentó que no hacía falta más aval sobre su profecía.

Constantine,  Gunther  y Miguel se quedaron esperando a Manolo, El Chivato Tántrico, Ninnette, Lissette, Maguisa, La Mistola, La Hermana de La Rubia Estanquera y Mikel Norel. Fellini partía a hacer la maleta al Patria, donde nada más entrar al zaguán,  le dio un fuerte olor a orín,  y le volvieron a escocer los arañazos que aún tenía en la cara, como le escocieron unas horas antes cuando  se tendió en el lecho del mar en La Playa del Muelle. No había en el suelo del zaguán ninguna meada de Sobaco Ilustrado, el olor provenía de la recepción, en donde estaba El Inductor, con su cara tan rayada como la de Fellini, bueno,  una sola raya menos, con prisas, cierto nerviosismo y arreglando la cuenta.

Fellini le comentó que saldría a Tenerife en el último vuelo, para de madrugada enlazar con Roma. Lo invitó a comer, pero desistió, argumentado que su cometido en la Isla había terminado, y que tenía que salir con las patas al culo no sea que lo trincasen. Fellini se quedó pensativo recordando las palabras que había dicho Constantine hacía unos momentos en la barra del Quitapenas haciendo referencia al crimen de Helena. Se miraron  a la cara, se abrazaron por el lado del corazón, y El Inductor no quiso despedirse de la ciudad sin preguntarle a Fellini que cómo Constantine pudo saber los arañazos que  Sobaco Ilustrado le había hecho en la cara a cada uno, aquella noche en el zaguán del Patria. Fellini le respondió que tenía un don especial, y que tenía seguridad plena en su éxito como actor de cine y teatro en Roma.

Seguir leyendo »

El árbol de los deseos

Hay árboles de Navidad que no deberían ser desmontados. Que deberían permanecer delante de nuestros ojos días y días hasta que grabemos a fuego en nuestra memoria cada uno de los objetos allí representados, cada figura, cada brillo, cada esperanza. Cada una de las palabras que allí se escribieron. Porque hay árboles que se miran y hay árboles que se leen. En la Real Sociedad Cosmológica de Santa Cruz de La Palma idearon un árbol diferente a otros árboles de Navidad. Colgaron pequeños cartones de colores y quien quería podía escribir en ellos un deseo. El árbol fue creciendo día a día y sus ramas se tiñeron de deseos azules, rojos, verdes y amarillos que tintineaban y se movían con el aire que entraba por la puerta.

Los niños escribieron en él. En él algún adulto se atrevió y dejó tendidos sus deseos. Y allí lo vi una tarde. Grande en su humildad, grandioso en su contenido. Y hoy, domingo 8 de enero, último día de estas fiestas que con los años se van volviendo amargas por culpa de la desesperanza, he querido traerlo hasta aquí para que lo lean, lo disfruten, lo hagan suyo, graben esas palabras en su corazón y no olviden que ellas son el resumen exacto de lo que muchos niños desean y añoran; para que piensen en lo que ellos sueñan, lo que ellos creen que alguna fuerza extraña y desconocida podría concederles en este año que comienza.

Les he transcrito la mayoría de esos deseos. Con sus faltas de ortografía, sus errores gramaticales, su magnífica inocencia. Para todos ustedes. 

Seguir leyendo »

Algunos que se fueron en el 2016

Juan Antonio Martín Gómez, Totono.

Juan Antonio Martín Gómez, Totono.

Llega el año con toda esa carga de regeneración que queremos aplicar a nuestras vidas, como si al inaugurar un calendario pudiéramos acceder a un tiempo nuevo, lleno de energía, vitalidad y buenos propósitos, aquel viejo lema de la canción que decía Salud, Dinero y Amor. Cuando un año termina y otro empieza hacemos el balance de deseos, errores y aspiraciones. Los propósitos de enmienda que salen a la superficie, decididos, cómo no, a evitar los errores acontecidos y a enfrentar la vida con nuevos bríos. Claro que, dentro de la civilización del consumo en la que nos encontramos, los publicistas, que no son tontos, nos están vendiendo cualquier cosa apetecible: las mejores dietas para bajar de peso tras los atracones navideños, el momento ideal para ir al gimnasio, la decisión final de aprender definitivamente a hablar en inglés, etc. El afán de mejorarnos sale al paso, y con él afrontamos la idea de disfrutar los días que nos quedan en el planeta Tierra.

Nos adentramos en un tiempo escabroso, inaugurado con el atentado en la discoteca de Estambul. Esta larga y cruenta batalla con el denominado Estado Islámico no ha hecho sino empezar, del mismo modo que es preocupante el porvenir que nos brindan políticos populistas como Marine Le Pen, el británico Nigel Farage, el líder del UKIP, Partido de la Independencia del Reino Unido, Geert Wilders en Holanda, Norbert Hofer en Austria o Viktor Orban en Hungría, además de unos cuantos emergentes en los países escandinavos. La propia Unión Europea está sometida a graves tensiones: los refugiados, la inmigración producto de las guerras y del hambre del Tercer Mundo que tenemos a pocos kilómetros de nosotros, el control de las fronteras. La globalización genera nuevas situaciones, problemas que van apareciendo día tras día, y si bien los humanos somos adaptables a todas las guerras y todos los accidentes de la historia, quedan muchas cosas en el aire. Incluido el creciente separatismo en Cataluña, Flandes, Padania, Baviera, Escocia. Un proceso antiglobalización.

El año que se fue dejó muchas víctimas en el camino; cada uno de los fallecidos tiene una importancia subjetiva para cada cual. Pero sí podemos señalar que figuras del espectáculo, políticos, deportistas, directores de cine y otras personalidades regionales, nacionales y de alcance mundial nos fueron diciendo adiós. Y muchas mujeres víctimas de la violencia machista en el mundo, seres anónimos de los que no se guarda memoria. Algunos de los muertos célebres van desde los cantantes David Bowie, Prince y George Michael, al director de cine italiano Ettore Scola. El líder israelí Shimon Peres se fue de este mundo, pero la muerte más sonada fue la de Fidel Castro, el hombre que quiso mantener el purismo de su revolución allá por 1959 y cuya desaparición podría dar lugar a una transición política cuando su hermano Raúl abandone el poder en 2018, según anuncio del propio Raúl. En el espacio de Canarias, lamentamos la muerte de Juan Carlos Alemán, dirigente histórico del PSC, hombre que dejó buen ejemplo en medio del despropósito habitual de la política canaria, así como recordamos la bonhomía del senador del Partido Popular José Macías. También contamos la desaparición de María Belén Morales, una artista integral, así como de la cubano-canaria Nivaria Tejera, novelista y poeta, autora de la novela corta El Barranco, la mejor aproximación a la guerra civil en nuestras islas. Otros dos canarios, Alejandro Álava Cruz y Xavier Alejandro Curbelo Caro, murieron como parte de la tripulación de un avión que se estrelló en marzo al sur de Rusia. En el ámbito de los deportes, desapareció aquel gran Johan Cruyff, y también marchó el boxeador Cassius Clay, convertido al islam como Mohammad Ali. Las tragedias del año tienen que recordar el drama de todo un equipo de fútbol, el modesto brasileño Chapecoense, que fue exterminado por un evitable accidente aéreo cuando marchaba hacia Colombia. La imprevisión, la fatalidad y el disparate latinoamericano dieron pie a un suceso horrible.

Seguir leyendo »