eldiario.es

Menú

Actitud Gamonal

- PUBLICIDAD -

La actitud Gamonal es la del ciudadano harto y desolado por la desfachatez y la inmundicia de los gobiernos apostados en egocéntricos y narcisistas púlpitos, que solo hablan y hablan, y no escuchan a sus ciudadanos, y que solo usan la tiza para emborronar y pintarrajear en la pizarra social sus excéntricos y banales garabatos, que les traerán cuantiosos y exuberantes fondos monetarios, olvidándose totalmente de quién a sus espaldas, imploran y piden y sostienen en sus manos la necesidad: lágrimas y rabia por la educación vilipendiada, por la cultura soterrada en el cubo de la basura, la sanidad subastada al mejor postor, y los derechos desterrados y desahuciados.

La muchedumbre sostiene su propuesta, fuerte y unida, albergada de rabia y dolor, porque es la rabia y dolor de cada uno de sus integrantes, y es que cada uno de ellos es un ser humano, una decisión, un propósito, un pedacito de desaliento, la necesidad de un posibilidad, el frío del desamparo, el esfuerzo al levantarse tras la caída, los ojos desangelados que se cierren al no poder traer un pedacito de pan a la mesa, desierta y oscura, es además los ojos abiertos y confusos del niño que no comprende por qué las cosas son así, por qué quién tiene que otorgar y esbozar servicios y ayuda a la ciudadanía, atraca y golpea una y otra vez el presente de los mismos, e hipoteca sus futuros.

La actitud Gamonal debe mecerse en los puntos suspensivos, para que no acabe, no sea una noticia más, furtiva y engullida por el atardecer de los periódicos y noticieros que traen otros, nuevos y frescos y más coloridos, otras fastuosas portadas. Debe quedar tallada y tatuada, para que no quede en el pozo sin fondo del olvido, y cada vez, y en cada ocasión, que el grito y la rabia necesite rebuscar en la estantería, alcance a ojear el título del libro 'Barrio burgalés de El Gamonal', y tras cada página escrutada y oteada, atender y sentir que los ciudadanos son la única y esplendorosa posibilidad, que esa onírica eventualidad de correcta convivencia, ese horizonte inalcanzable y mentiroso, deja de serlo, y es alcanzable, conquistado, todo deja de ser como es ahora. Peter Pan vendrá, renombrará y reorganizará todo. Y el ciudadano golpea sobre la mesa y dice que no, que así no, que no proseguirán los sobres bajo la mesa, ni el gasto público e indecente en proyectos rancios e innecesarios, solo como banderas enarboladas en la competición y el envite político de albergar El Poder por parte de unos, y de no dejarlo, por parte de otros.

La actitud Gamonal, no es en ningún caso, lo que ellos quieren que sea, aunque se empeñen, aunque les duela y no soporten descubrir en el espejo como el reflejo intuitivo, frio y certero, les delate esa realidad.

No se trata, de ninguna de las maneras, la actitud Gamonal, de ciudadanos antisistema o terroristas, aunque individuos o grupos aprovechen y desgranen y ejecuten sus formas y designios violentos e inadecuados, de todo hay, y eso es inevitable, pero lo que es evidente, está claro, moleste a quién moleste, es que el grito de la ciudadanía harta y cansada o el puñetazo sobre la mesa para decir y proclamar "basta", no es violencia, si acaso es la exigencia y la necesidad de que se les escuche, que ellos escuchan y atienden, y ejercen y se limitan a las características y deberes impuestos para convivir en sociedad, pero cada vez más, se les coartan los derechos, se les ningunea y trata como rebaños cercados y echados al desierto árido y tétrico, inhumano y sangriento.

La actitud Gamonal es la del ciudadano harto y cansado, es el grito de rabia, y el puñetazo sobre la mesa para decir y proclamar "basta". www.andresexposito.es

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha