eldiario.es

Menú

Recuperar la dignidad

A los socialistas palmeros les honra haber entendido este mensaje la pasada legislatura y pese a haberles costado la militancia hicieron lo que entendieron mejor para los ciudadanos de La Palma, pactando con el PP.

- PUBLICIDAD -

El pacto que sustenta el Gobierno de Canarias atraviesa una de sus horas críticas. La moción de censura al alcalde de Granadilla de Abona que rompe de facto el pacto municipal tambalea las bases del pacto regional sobre el que se asientan cabildos y ayuntamientos de todas las islas. La lentitud del proceso y la ambigüedad de la dirección de Coalición Canaria con respecto al cese de sus concejales incumplidores no debería dejar lugar a dudas al Partido Socialista Canario a romper o renegociar el pacto en cascada vigente.

Un pacto en cascada siempre ha sido condición nacionalista a la hora de poder entablar negociaciones, dándose la extraña contradicción de que un partido que lleva como bandera defender las singularidades de Canarias y por ende de las islas que la conforman adopte un mecanismo que anula cualquier particularidad política insular y municipal. Haciendo que un incumplimiento en cualquier institución ponga en riesgo la estabilidad de toda la Comunidad.

Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Puerto de la Cruz, Arico, entre otros, han vivido ya los incumplimientos de este pacto casi siempre perpetradas por manos nacionalistas. Con el incumplimiento de Granadilla quizás los líderes y militantes del PSC tengan que preguntarse cuáles son los límites de su dignidad.

Los líderes autonómicos del PSC en estos momentos, sobre todo su mayor representante institucional, Patricia Hernández, vicepresidenta primera, no parece replantearse que quizás el PSOE es un convidado de piedra del Gobierno autonómico. La reciente aprobación del Proyecto de Ley del Suelo ha dejado patente dicha anuencia con los postulados de Coalición Canaria y la escasa capacidad de influencia de los socialistas para dejar su impronta en proyectos de tanto calado. Tan poca capacidad ha tenido Patricia Hernández que las heridas abiertas en el seno del Grupo Parlamentario Socialista siguen supurando. Atrás queda la etapa dorada del socialismo canario de la mano de López Aguilar con un mensaje claro contra la corrupción y el clientelismo de los nacionalistas canarios.

A los socialistas palmeros les honra haber entendido este mensaje la pasada legislatura y pese a haberles costado la militancia hicieron lo que entendieron mejor para los ciudadanos de La Palma, pactando con el Partido Popular frente a los años de gobierno nacionalista en muchas instituciones. Si bien no atendieron a las sabias palabras de Sófocles “más vale caer con honor que ganar con fraude” y todos los principios que habían defendido de independencia y lucha por los intereses de los ciudadanos que los habían elegido fueron traicionados sometiéndose a las directrices del nuevo pacto regional en la presente legislatura y acatando el pacto en cascada. Ahora bien, nunca es tarde para enmendar lo errado y recuperar la dignidad no sólo de un partido sino de una isla como La Palma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha